Thursday, Jul. 18, 2019

A vueltas con el poder de la narración

A vueltas con el poder de la narración

Storytelling at West Lothian librariesHubo un tiempo en que la distancia más corta entre dos puntos fue la línea recta. Pero como aburría tanta simplicidad, la gente inventó cuentos. Transitar por una larga carretera monótona, con un permanente final allá enfrente a lo lejos, era un insulto a la emoción. Entre personas nada fue nunca plano. A partir de un hecho siempre hubo interpretaciones y según la forma en que se contara acababa o no por formar parte del acerbo cultural.

Anthony Giddens explicó en su día que las estructuras de autorreproducen. La estructura permite la acción y cuando esta sucede, como daño colateral, la estructura se refuerza. Solo por hacer, se evidencian y solidifican las estructuras. Pero, claro, además de “hacer” nos queda el poder de contarlo. Y siguiendo con Giddens vamos a considerar un valor positivo en el “poder”, como capacidad de una persona para intervenir causalmente en los acontecimientos. Hacer y contar lo que sucedió. O lo que no sucedió pero sentimos que sucedió. Porque la realidad aumentada puede que no sea real.

Cuando se cuenta, se recrea la experiencia. Alvaro Andoin se lo pregunta a Kepa Acero. Y Kepa le contesta que es una especie de segunda capa sobre la realidad. Pero quizá cuando te pones a contarlo lo que narras empieza a adquirir cierto aire de ensoñación. Aunque sea un video de la realidad. Porque al editarlo todo cambia. Hay una distancia respecto a los hechos y las líneas rectas acaban por curvarse. Siempre sucede igual.

Vivimos en un permanente síndrome de Estocolmo. Atrapados por la realidad nos la contamos desde la ficción. Vemos series en la televisión y admitimos videojuegos donde simular es parte del aprendizaje para la realidad. Un entorno “controlado” para que luego, en la realidad, reproduzcamos lo aprendido en la ficción. Porque todo gira en torno a un único y gran eje: captar nuestra atención.

La economía de la atención tiene estas cosas. Hay que captar audiencia. Seas actriz o presidente de los Estados Unidos. Como dice Christian Salmon en Storytelling:

El presidente es un guionista, el realizador y el principal actor de una secuencia política que dura el tiempo de un mandato, al estilo de las series de gran audiencia como 24 o El ala oeste de la Casa Blanca.

Y terminamos con otra cita que el mismo Salmon recoge de Lynn Smith en un artículo de Los Angeles Times, Not the same old story:

Y el storytelling ha llegado al punto de rivalizar con el pensamiento lógico para comprender la jurisprudencia, la geografía, la enfermedad o la guerra. […] Las historias se han vuelto tan convincentes que algunos crítico temen que e conviertan en sustitutos peligrosos de los hechos y los argumentos racionales. […] Historias seductoras pueden convertirse en mentiras o propaganda. La gente se miente a sí misma con sus propias historias.

Dentro de un rato me voy a recoger a Josi Sierra para ir a escuchar a Alvaro lo que nos tenga que contar sobre digital storytelling. Seguro que aprendemos. Si te interesan estas cosas, en este blog puedes leer:

Share This Article

Related News

La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Vehículos autónomos y dilemas morales
Las dosis justas de orden y desorden

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(12) comentarios

  1. Juanjo Brizuela
    07/02/2012 at 11:01

    Me gustan las historias porque permiten introducir al que escucha en el relato y llegar a participar en él.
    No me gustan las historias porque a veces para llegar al punto final no es necesario dar tantos recovecos y quizá no llegues al punto final sino a otro bien diferente

    • Julen
      10/02/2012 at 07:40

      Juanjo, eso son las historias, unas cautivan y otras aburren. Es parte de la gracia, ¿no?

  2. J. G. del Sol
    08/02/2012 at 19:00

    ¿Hechos? Pero si también hay que contarlos, se convierten en "stories", ¿no? ¿Hay un límite antes de las ecuaciones fundamentales de la Naturaleza? ¡Incluso éstas se escriben mejor con unos lenguajes -matemáticos- que con otros, en función de lo que queramos!

    Por cierto, manía con el inglés, para hablar de algo tan de todas las culturas como los cuentacuentos,...

    • Julen
      10/02/2012 at 07:34

      Mak, cierto lo del inglés. Contaremos un cuento para ver cómo lo vamos dejando atrás. Sabes que no me gustan estos palabros, pero bueno, ya hay otro reto por delante, encontrar el vocabulario adecuado. Cuentacuentos, a ver cómo lo vamos extendiendo.

  3. Álvaro Andoin
    09/02/2012 at 12:20

    Tú lo has dicho en el título Julen: "a vueltas" con el poder de la narración. Es un proceso inacabado e inacabable. Por eso es tan rico creo yo. Por supuesto que se puede, y se utiliza, para manipular. ¿Quién no "manipula" la realidad de algún modo? ¿Qué es nuestro yo sino una invención para poder navegar y comprender este mundo?

    Estoy bastante de acuerdo con Robert Poynton cuando sostiene que la creación es una especia de lucha contra nosotros mismos http://robertpoynton.com/?p=695 Aunque esa lucha genere muchas historias, mi conclusión es que crear buenas historias es super difícil. Eternos aprendices somos.

    • Julen
      10/02/2012 at 07:26

      @Álvaro, por eso, porque no es tan fácil, creo que atrae. Un cierto grado de dificultad siempre es motivante, ¿no?

  4. Estibaliz Hernandez
    09/02/2012 at 17:53

    Creo que las historias hacen más "humana" cualquier tipo de comunicación. Dan la voz al protagonista en primera persona y a la vez, captan la atención del receptor, sea lector u oyente, porque el que cuenta, transmite con pasión su historia y además sigue un hilo narrativo con un inicio, un desarrollo y un fin que nos mantiene expectantes hasta el final. Es verdad que es complicado encontrar/construir historias con sentido, pero cuando lo conseguimos se produce un efecto catalizador con efectos colaterales positivos para todas las partes.

    • Julen
      10/02/2012 at 07:24

      Esti, lo de humanizar es quizá la razón de todo esto. De todas formas, Iván me decía el otro día que quizá se perdía autenticidad si la elaboración era excesiva. Seguramente que hay que encontrar el justo medio entre la historia que transmita pero que no suponga una "cosmética" excesiva que aleja de la realidad. Algo haremos con todo esto ;-)

  5. Álvaro Andoin
    12/02/2012 at 20:56

    Creo mucho en ese bálsamo y en los efectos positivos a los que te refieres para todas las partes Estibaliz. Tenemos muchas historias comunes y creo que debemos poner más énfasis no solo en compartirlas, si no en el hecho o momento de "compartir".

  6. Pingback: Narrativa digital: el mapa y los contenidos de la ruta | Consultoría artesana en red

  7. Pingback: Algunos apuntes sobre narrativa digital | Consultoría artesana en red

  8. Pingback: Saber de nuestros clientes, ese oscuro objeto de deseo | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies