Wednesday, Jul. 17, 2019

Narrativa e intrahistoria, el paisaje como ideología

Paisaje en ExtinciónAyer estuve aprendiendo con Aritz y con José Luis, de Ubiqa, ciertos rudimentos del manejo de una cámara de video. Bueno, de un aparato que sirve para grabar video. El chisme en cuestión es una cosa llamada iPhone. Algo que hace unos años (yo al menos) no pudiera podido haber imaginado que fuera la herramienta con la que grabar video. Pero estamos en 2011 y ciertas cosas han progresado. No todas.

Como contaba ayer, este aprendizaje básico tiene que ver con Rodamos Suave Suave, el nuevo proyecto en que andamos metidos. Mis 46 años me dejan lejos de ser un screenager, que diría Douglas Rushkoff. Mi hemisferio izquierdo galopa desbocado relegando al derecho a un segundo plano algo humillante. Pero la intención es recuperar capacidades escondidas en los recovecos de ese órgano tan complejo que llamamos cerebro. Me agarro a mis lecturas de Gilles Lipovetsky o de Christian Salmon, a mis conversaciones con toda la gente del mundo de la cultura y el arte que viven de manera cotidiana lo audiovisual, como la propia gente de Ubiqa, AMASTE o ZEMOS98. Y de ahí creo que me llega la necesidad de narrar de otra manera.

Precisamente en el marco del Festival ZEMOS98 de este año leía ayer El paisaje como ideología, un artículo firmado por Juan Luis Sánchez. En él juega con la idea de un paisaje que no solo narra una intrahistoria que puede quedar más o menos oculta si no aplicas una mirada crítica, sino que va más allá para interpretar el paisaje como ideología.

Un polo petroquímico en la Bahía de Algeciras es una una bandera clavada sobre nuestra propia tierra, una conquista, una derrota, y un punto de partida para José Luis Tirado. Cepsa, Endesa, Gas Natural. En la playa, los vecinos que quieren tomar el sol esquivan las sombras de las chimeneas del polo químico que se comenzó a instalar en la época franquista del desarrollismo, dicen que para impresionar al Reino Unido haciendo algo que se viera desde Gibraltar.

¿Cómo narrar lo que uno observa en lo cotidiano?, ¿cómo captar esos momentos? Cuando dentro de unos días recorra Cádiz y deje la costa para rodar hacia la sierra, ¿cómo entender el paisaje que uno va encontrando? ¿Se puede narrar o simplemente está ahí, al margen de cómo yo lo interprete? Construir la narración e incorporar imágenes y sensaciones es una manera de embelesar a quien observa. Porque deja de observar y se incorpora a la narración para ser también, de alguna forma, parte de ella. Pero el paisaje sigue estando ahí, inmóvil y en permanente reconstrucción.

Y ese paisaje se empequeñece a través de una pantalla. Se reduce, se fija, se eliminan elementos que distraen. Una cámara en la mano, me decía José Luis, necesita una previsualización anterior. No hay que hacer movimientos erráticos. Sólo hay que saber qué quieres transmitir. Pero el propio paisaje transmite. Y el humano lo interpreta para ¿agregar o quitar valor? ¿El propio paisaje está ahí y narra con una imagen fija? El polo petroquímico de la Bahía Algeciras cuenta una manera de entender el progreso, el mercado y hasta la felicidad. Sigue contando Juan Luis Sánchez en su artículo a cuenta del trabajo de José Luis Tirado:

Tirado no ha podido evitar construir otro plano, el del texto en pantalla, avasalladoramente literal, directo, claro, posicionado, didáctico, casi sin piruetas literarias ni conceptuales; una especie de aclaración: no me importa ’manchar’ mi ópera, pero que todo el mundo entienda el mensaje.

Dos planos: por una parte el paisaje con “su” realidad y, por otra, el ser humano que interpreta, tergiversa, denuncia o poetiza. Una narración para conectar con otra gente. ¿El paisaje conecta de por sí con otros paisajes? ¿Se juntan los paisajes de la misma ideología? Curioso galimatías en el que la salida se indica con un cartel que dice “recursividad”.

Share This Article

Related News

Estupidez colectiva: mierda por arrobas
El Hierro visto a través de “Hierro”, la serie
Menos mal que Felipe VI es caballero de la Orden Jarretera

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(1) comentario

  1. Pingback: Consultoría artesana en red » La actitud: abierto por defecto

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies