Wednesday, Apr. 23, 2014

Algunos apuntes sobre narrativa digital

Algunos apuntes sobre narrativa digital

Un mundo por explorar, un mundo que semeja un pozo sin fondo. Cuanto más te sumerges más posibilidades se abren. Me refiero al relato digital, eso que en terminología anglosajona denominaríamos digital storytelling. Mezcla de “lo de toda la vida” (contar cuentos) y de las alternativas que los soportes digitales nos proporcionan (un mundo en constante cambio y por redescubrir a cada instante).

El uso de relatos para comunicar mejor e influir en quien escucha se adentra en la noche de los tiempos. Las parábolas de Jesucristo no eran sino ejemplos para hacer pensar y sacar moraleja. Los cuentos que hemos escuchado de pequeños siguen el mismo esquema: una historia que intenta cautivar para que caigamos en la cuenta de que algo está pasando en segundo plano. El guión cautiva, después toca pensar cuál es el mensaje que llega por detrás.

Hace ya unos meses que Alvaro Andoin realizó tres sesiones sobre “digital storytelling” en las respectivas sedes de Enpresa Digitala en Donostia, Zamudio y Miñano. Allí nos reunimos mucha gente. En mi caso, que acudí a la de Donostia y algo conté, me quedé impresionado por la cantidad de gente interesada es escuchar a Alvaro. El tema admite múltiples enfoques y Alvaro supo utilizar experiencias personales para hilar un guión ameno y bien construido. Algo que, curiosamente, utiliza Sennett en sus libros “académicos”.

Por otra parte, en la experiencia de MIK, Estíbaliz Hernández junto con otros colegas de investigación, han llevado a cabo varios proyectos relacionados con el uso de narrativas en el trabajo. El objetivo en estos proyectos ha sido evidente: facilitar la transferencia de conocimiento. La metodología que han utilizado es muy sencilla y pasa por identificar factores críticos de éxito en la actividad profesional de que se trate, buscar relatos con potencia narrativa y después construir la pieza que ayude a aprehender conocimiento.

¿Qué ocurre cuando a todo eso le añadimos el adjetivo “digital” por delante? Que deslumbra por las enormes posibilidades que añade al relato. Pero también es cierto que el exceso de relato en la red -infoxicación que nunca parece dejar de crecer- genera dificultades para lo básico y prioritario: captar la atención. Así que “digital” encierra la paradoja de que permite construir relatos más cautivadores pero, a la vez, genera por doquier un exceso de intentos de cautivar.

Christian Salmon, entre otros autores, ha profundizado en su libro Storytelling en el extendido uso de la narrativa para modelar mentes. Nos ofrece ejemplos sacados de la política americana y también del mundo empresarial. El meollo tiene que ver con la autenticidad, con tender un punto de contacto emocional con quien escucha y hacer que se integre en la historia. Pero esto, en el campo empresarial sobre todo, nos acerca a la permanente contradicción de fondo, la que nos lleva como un imán a las puertas del capitalismo emocional. Dice Christian Salmon:

Para Boltanski y Chiapello, el neomanagement desarrolla “prácticas que quieren llevar a la gente a que hagan, ellos mismos, y como bajo el efecto de una decisión voluntaria y autónoma, lo que se desea que hagan, tomando prestadas las figuras típicas de una gramática de la autenticidad: la de las relaciones espontáneas y amistosas, de la confianza, de la demanda de ayuda o de consejo, de la atención al malestar o al sufrimiento, de la simpatía, incluso del amor”.

De ahí deriva la pregunta: ¿cómo rechazar en efecto una invitación a la autenticidad? El relato, ficción para explicar la realidad. Nosotros estamos pensando usar las narrativas en el proyecto de comunidades de práctica que tenemos en marcha en el Gobierno Vasco. Sin ir más lejos, este miércoles pasado llevamos a cabo un taller para explicar la técnica. Incluso tenemos un grupo embrionario de trabajo en la universidad para profundizar en el uso de las narrativas. Josi Sierra asistió en marzo pasado a un congreso internacional que se desarrolló en Valencia sobre digital storytelling y estamos ahora preparando un poster para participar en un próximo congreso sobre mapas conceptuales que se desarrollará en Malta en septiembre y donde queremos exponer nuestras ideas sobre digital storytelling. Es decir, que atrae y distrae, que interesa y cautiva a la vez que exige distancia crítica.

Supongo que todo esto no deja de ser “lo de siempre”. Contar historias, cautivar, atraer la atención. ¿Quién no quiere eso? Lógico que se hurgue a su alrededor, ¿no? Os dejo aquí con unas explicaciones recogidas en Conocity donde Joe Lambert, director del Center for Digital Storytelling de California, conversa con Esperanza Román y Carmen Gregori Signes. Josi elaboró en su momento el video y el mapa conceptual que lo acompaña.

Share This Article

Related News

Mucho dato, poca decisión, ¿un error?
PYME industrial: cuando lo digital con sangre entra
The Food Mirror ya tiene su App

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.