information of medicines

Tuesday, Dec. 6, 2016

La paradoja del hiperconsumo: el mercado del alma

Escrito por:

|

26/01/2010


Categorías:

Etiquetas: , ,

Sí, ya sé que me repito y me deslizo por una espiral que me devuelve al punto de inicio, aún más reforzado si cabe. Gilles Lipovetsky, en La felicidad paradójica:

Cuanto más obtiene el hiperconsumidor un poder que no conocía hasta entonces, más extiende el mercado su influencia tentacular, más autoadministrado está el comprador y más extrodeterminación hay vinculada al orden comercial.

Es la misma idea que ayer manejaba hablando de Internet. Somos lo que quieren que seamos, jugando con el mercado de las emociones y la felicidad. Ante nosotros un inmenso océano azul: Señoras y señores, les presento al más grande y poderoso mercado jamás concebido. Sí, hablamos del mercado del alma.

La comercialización de nuestras vidas necesita conversaciones desmedidas. No hay éxito si no se consigue desmesura. Vas a convertirte en la mejor máquina de extimidad jamás conocida. Necesitamos tu materia prima. Dinos, cuéntanos quién eres. Nuestras máquinas de la felicidad necesitan quintales de emociones para transformarlas en códigos de barras.

Sólo queda conseguir que la película sea de risa. Los finales tristes no venden.

——–

La foto en Flickr es de jorgecab.

Share This Article

Related News

Un imprescindible: el congreso de economía social y solidaria
Tecnologías de futuro y justicia social
Ya lo sabíamos: la banca siempre gana

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(12) comentarios

  1. Aitor Bediaga
    26/01/2010 at 18:29

    Hoy he estado pensando sobre IKEA. Estaba pensando que como consumidor de muebles de Ikea, el montar mis propios muebles es una "cosa guay", algo que me produce satisfacción.... comprarlos, transportarlos, montarlos y finalmente verlos puestos en su sitio gracias al sudor de tu frente.... Al instante he pensado si no es esta satisfacción algo que nos ha vendido Ikea y no es algo real, que lo normal sería que no tuviese ninguna satisfacción montar un mueble... no se... pienso que somos demasiado influenciables por el mercado....

  2. Iván
    28/01/2010 at 13:16

    muy buena Aitor esas reflexiones que te curras,eres un crack
    y Adidas dice cosas como Impossible is nothing creo
    otro dice Life is Good
    y otros Ideas for life
    bueno,el caso es que creo que la pajolera mental empresa,consumidor,mensajes empieza y termina donde quieres o queramos que empiece o termine,muchas veces claro que los marketinianos quieren vender,pero lo cierto es que debemos tener la capacidad para decidir que queremos consumir

    yo soy un chapuzas,así que ni maldita gracia que me puede hacer montar un mueblecito de Ikea,por mucho que digan ,Bienvenido a la República de tu casa ,me estaría acordando de sus creadores,diseñadores durante mucho tiempo
    es decir,debería llamar a algun chapuza o a algúno de esos que disfruta montando la casa de tu vida jjaja

  3. Pingback: Consultoría artesana en red » Sobre el turismo abierto y el mercado de la infelicidad

  4. Pingback: La obligación de ser felizJosé Arahal · Coach, Estratega y Formador

  5. Pingback: Consultoría artesana en red » Procomún vía ColaBoraBora: propiedad, acceso y compartir

  6. Pingback: Consultoría artesana en red » Instituciones e interfaces en crisis

  7. Pingback: Consultoría artesana en red » La cultura del (no) esfuerzo

  8. Pingback: Consultoría artesana en red » Antropólogos y no ingenieros para interpretar

  9. Pingback: Consultoría artesana en red » La conveniencia de no siempre hacer lo que debes

  10. Pingback: Consultoría artesana en red » Prototipos de felicidad en el bazar

  11. Pingback: Los estadounidenses ante el cambio climático. « productor de sostenibilidad

  12. Pingback: Empleo, profesión y pasión, un nuevo homo economicus | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies