Wednesday, Sep. 20, 2017

El recurrente problema de género alrededor de la tecnología

Escrito por:

|

18/11/2016


Categorías:

Etiquetas: ,

El recurrente problema de género alrededor de la tecnología

Miradas que mataban
En Aprendices se ha abierto un hilo de discusión (curioso que surja de otro tema y no inicialmente de la cuestión de género) a partir de que Jaio la espía nos recordara que LibreCon contaba en la edición de este año solo con tres mujeres como ponentes frente ¡53 hombres! Buff, qué exageración, ¿no? Es más de lo mismo, algo que se repite. No, no progresamos adecuadamente. Pasa el tiempo y se reproducen comportamientos para mí incomprensibles. Lo digo en el sentido de que la imagen que proyecta en este caso LibreCon ante la sociedad es lamentable. Entre sus líneas de trabajo, por mucho que digan lo contrario, no está la cuestión de género. Y si lo fuera, no cabe duda de que lo hacen fatal y tienen un suspenso monumental.

El miércoles pasado publicaba aquí mismo un artículo a cuenta de lo que para mí es exceso de presencia tecnológica en la iniciativa Basque Industry 4.0. Y ya citaba la cuestión de género, que no es tan acusada en este caso. Quiero pensar que porque la Administración Pública tiene más presión y está interiorizando el género como objetivo transversal. Allí las mujeres constituyen, como decía, el 20%. Pero ya veis que tampoco es para tirar cohetes. Si LibreCon se mueve con un 5% de presencia femenina, Basque Industry 4.0 está en el 20%. Mejor, pero a todas luces insuficiente.

Parece que los datos de matrícula en carreras relacionadas con la tecnología son preocupantes. No hay semilla luego no hay fruto. Y nos vamos a prácticas sociales -en el hilo de Aprendices hay contribuciones muy interesantes en este sentido- que a través de inocentes juguetes comienzan a escarbar en la brecha de género. Todo, como se ve, muy bien armado para que las consecuencias sean las que son. Así que el problema no es ni mucho menos fácil de resolver. Pero, como siempre digo, lo primero es plantearlo como problema para que se defina un plan de trabajo. Si no hay problema no hay solución. Y LibreCon, con una salvaje desproporción del 95% de ponentes hombres, ahonda en la brecha. Y de qué manera.

Como tantas otras veces resolver un problema tan complejo y con tantas aristas requerirá acciones desde frentes diversos. Mientras eso llega pudiera ser que haya que ponerse burro y parar los pies a quienes no tienen en cuenta esta variable en su gestión. Puede ser no acudir como ponente a un evento como LibreCon o similar en desproporción de género (algo que apunta Lorena Fernández en un mensaje del hilo de Aprendices), no soltar un euro público para quienes no cumplan unos mínimos o que los propios hombres que participan como ponentes reivindiquen la cuestión en sus charlas. Y no sé si es también ponerse burro, pero sigo pensando que las cuotas son necesarias. En LibreCon, según informaba Eneko Astigarraga, solo una mujer ha presentado paper. Esa es la consecuencia. Es lógico que así sea. Si solo se invita a un 5% de mujeres como ponentes. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? Insisto, para mí, lo de los papers es el síntoma. Darle la vuelta a la tortilla puede ser convertir la cuestión de género en cuestión obligatoria en cualquier evento. Y no solo en forma de “deseo” sino de realidad.

Corremos el riesgo de que llegue a ser cansino. Pero no hay otra, no hay que desfallecer, cada cual en nuestro entorno tenemos que seguir en la brecha. Denunciar, proponer cambios y también aplaudir a quienes ya lo incorporan en sus prácticas. Soy consciente de que hablo más del problema que de la solución, quizá porque esta requiere trabajar en muy diferentes líneas. Pero es que pasa el tiempo y sigue sucediendo lo mismo. ¿De verdad que se está progresando?

Share This Article

Related News

Micromachismos inocentes, ¿o no tanto?
10 ideas del taller de Aprendices hacia la paridad de género en tecnología
Mujeres y tecnología, 10 ideas para una primera parte

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(17) comentarios

  1. Ana Erostarbe
    18/11/2016 at 09:24

    Julen, lo primero, gracias por poner este tema sobre el tapete. Comparto frustración y preguntas. Comparto la idea de que ya es hora de que se incorpore la visión de género al diseño de programas de eventos. Como un criterio más. Es evidente que en el caso de LibreCon, no lo ha sido y ahí están los resultados. Seguro que con muchas argumentaciones detrás. Pero, todos sabemos, querer es poder y quizá con un simple movimiento en los criterios de selección, que desconozco, se hubiera conseguido mover ese vergonzoso e hiriente porcentaje para con las mujeres.
    Yo, de nuevo, pongo el acento sobre las Administraciones y su obligación de vigilar qué se hace con el dinero. No se puede, por un lado, poner recursos de toda la sociedad, para promover la igualdad, sensibilizar y bla, bla, bla..., y por otro, financiar eventos que son abiertamente sexistas como el que nos ocupa. Hora de exigir coherencia en el uso de los recursos públicos.

    • Julen
      19/11/2016 at 08:07

      Ana, este recurrente asunto de falta de mujeres en eventos requiere, sí o sí, un ejercicio de denuncia como paso inicial. Así que hay que seguir al loro porque siguen dándose casos. Y luego, como parece que es el caso, cuando la cuestión de género dice que en el mundo de las tecnologías las cifras son lamentables, abordarlo como una cuestión a trabajar. Si no hacemos lo primero, lo segundo es menos probable que suceda. Y ahí estamos. En este caso, además, conocemos gente con sensibilidad por la cuestión de género que está dentro del programa de LibreCon. Quiero pensar que algo se removerá con el simple hecho de denunciarlo. Tiempo al tiempo. Pues eso, aquí seguimos :-)

  2. Hernán Rodríguez
    18/11/2016 at 09:44

    En mi opinión, las cuotas de género o la discriminación positiva, por sí solas, no son más que parches que incluso pueden tener un efecto boomerang muy peligroso.

    Este es un problema que sigo más de cerca con la falta de mujeres en ingeniería en general y en ciencias de la computación en particular. Las cifras son muy parecidas a la baja presencia de mujeres en consejos de dirección, puestos directivos, ministerios y muchos etc.Tampoco nos olvidemos de la desigualdad en los salarios, que es algo muy difícil de entender y que se me antoja más fácil de resolver. Esto cambiaría mucho el panorama.

    Las cuotas de género son una solución a corto que si no va acompañado por un cambio drástico en el sistema educativo nunca llegaría a una solución definitiva. Si desde pequeños seguimos separando a niños y niñas en diferentes clases o incluso diferentes colegios, ¿como esperamos que se vean como iguales de mayores? La educación diferenciada, me parece, es uno de los orígenes del problema.

    Y no todo es responsabilidad del sistema educativo. Los padres, como primer y mayor ejemplo de nuestros hijos, somos los que debemos enseñarles que no hay diferencias entre sexos, en cuanto a igualdad y responsabilidades. Si las tareas de la casa y el cuidado de los hijos es compartido de verdad, avanzaremos mucho en igualdad.

    En fin, no quiero simplificar ya que el tema es muy complejo y no se arregla ni se explica en tres párrafos. Solo quería expresar que deberíamos ir al fondo de la cuestión y no quedarnos solo en arreglos cosméticos que a la larga no solucionan nada.

    • Julen
      19/11/2016 at 08:02

      Estoy de acuerdo. Las cuotas: no solo, pero también. Las leyes son parte de nuestra sociedad y hay que decidir cuáles son pertinentes según momentos. Hoy creo que deben existir normas que impongan cuotas. Pero, dices bien, hay cuestiones de fondo que sí o sí hay que abordar y que seguramente son más poderosas. Pero mientras la cultura cambia, la ley debería imponer ciertas obligaciones.

  3. Amaia
    18/11/2016 at 10:18

    Hola Julen,
    No pensaba yo que a estas alturas iba a comprender lo necesaria que es la lucha de mujeres que visibiliza estas desigualdades y que nos recuerdan cómo nos afecta la gota china de colocarnos en roles que no se ajustan a nuestro esfuerzo, igual de respetable, incluso admirable, que el de nuestros compañeros. He tardado en darme cuenta, pero creo que ya he despertado.
    Gracias por recordarlo Julen.
    Pienso que desde Librecon pueden argumentar el hecho de que no haya mujeres que hayan presentado papers para explicar por qué no han invitado mujeres y me he acordado de un post que compartió en Facebook una amiga y colega: https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10211269345839071&substory_index=38&id=1522263735

    Lo mejor, son comentarios como este que hace al post otras mujer: "para nada me siento llamada por ese hombre, ni por ese dedo, ni por ese mensaje".

    A darles caña a ver si se enteran!
    Salud,

    • Julen
      19/11/2016 at 07:59

      Amaia, las llamadas a la épica y hasta a la guerra son muy habituales en el lenguaje empresarial. Esos alegatos dicen mucho de hasta qué punto lo que se tienen por detrás son unos estereotipos calados hasta la médula. De ahí que el primer paso sea la denuncia. Luego, claro está, hay que arremangarse :-)

  4. Iker Sagasti Markina
    18/11/2016 at 11:11

    Tienes toda la razón del mundo Julen, la cuestión de género en el mundo tecnológico es un gran debe que tenemos, tanto desde la base como después. Los datos que aportan Pablo Garaizar y Dani sobre mujeres en sus clases universitarias STEM (4 de 75, cumple ese 5%) como en los papers recibidos en Librecon (1 de 45), así como en la realidad en muchas empresas del sector tecnológico más técnico, dice que no estamos en el buen camino. Y por lo que comentan desde las universidades y centros FP, en el horizonte no se vislumbra anticiclón.

    Si que me consta que desde Librecon se ha intentado invitar a muchas más mujeres de las presentes en el programa inicial, pero por compromisos de agenda no van a estar presentes, aunque en cualquier caso no creo que hubiese habido paridad. En la dicotomía planteada sobre el huevo o la gallina, si no estoy equivocado, en Librecon fueron antes los papers, que los invitados por la organización, pero no creo que eso indique nada tampoco. El problema es el que es, y ningún argumento justifica la (lamentable) situación.

    Gracias por la reflexión y estoy de acuerdo a que no hemos hecho los deberes lo suficientemente bien en este sentido.

    A modo de curiosidad, comentar que en nuestra empresa aplicamos discriminación positiva en la contratación, pero aun así, la proporción de CV's que llegan, se asemeja a las cifras anteriormente indicadas :/

    ¿Es la cuota la solución? Quizás si, no lo tengo claro del todo... ¿por que si no hay, de donde sacamos los profesionales que requiere el sector? Difícil debate y difícil solución a corto plazo.

    • Julen
      19/11/2016 at 07:56

      Aupa, Iker.

      El problema es evidente porque los datos son que son. ¿Debe la cuestión de género situarse como una prioridad para el mundo tecnológico? Yo diría que sí, pero la realidad me dice que no está sucediendo. Soy consciente de que las cuotas levantan ampollas y ya he escrito de ello en este blog, pero para mí no hay otra. Y, por supuesto, que no debe ser la única medida. Le decía a Eneko que sé que denunciar la cuestión de género en un congreso como el vuestro duele. Pero, lo siento, tengo que hacerlo. Porque cada vez que no aparece como un problema, el problema se agrava. Estoy seguro de que el hecho de que levantemos la voz hace un poco más probable que se le dedique atención.

      Le contestaba también a Eneko vía Twitter el otro día que si hay una mujer entre no sé cuántos papers y, a la vez, el número de mujeres que dan alguna ponencia es del 5% es muy probable que el año siguiente se siga en los mismos números o peores. En lo primero no puedo influir de forma directa 8envía paper quien quiere) pero en lo segundo sí puedo plantear una política más activa, ¿no?

      Lo dicho, sé que duele porque estaréis poniendo esfuerzo, pero la realidad es la que es y creo que hay que denunciarla.

  5. Jaio
    18/11/2016 at 22:51

    Gracias, Julen!!! Por este y otros artículos como este.

    • Julen
      19/11/2016 at 13:17

      De nada, joven. Aquí en la brecha. Menos mal que levantaste la liebre porque si no, otra que se nos cuela ;-)

  6. Eneko Astigarraga
    19/11/2016 at 01:50

    Kaixo Julen, graias por el apunte.

    como os comentaba en twitter (https://twitter.com/eastigarraga/status/798846983041519616) tanto LIBRECON como ESLE están abiertas a propuestas de futuro.

    La propuesta de "call for papers" era tambien abierta y tuvo un periodo amplio de recepción de propuestas de ponencia, pero lamentablemente se recibió una única propuesta por parte de una mujer, que además fue aprobada.

    Pero es verdad que como vosotros y otras organizaciones, en Librecon y en ESLE, tenemos un problema de género. La participación, ponencias, presencia, ... de mujeres es mucho menor que la de los hombres. Es una realidad generalizada, recurrente, en eventos, organizaciones, iniciativas, entidades formativas, instituciones, ... ligadas a las TIC y a la tecnología en general.

    Desgraciadamente, no es el único problema recurrente al que nos enfrentamos. Tambien, por ejemplo, tenemos un problema con el euskera. Somos un país bilingüe, pero en el call for papers no se recibió ninguna ponencia en euskera, y en Librecon no tendremos ninguna en euskera (quiza alguna en RSC space).

    Tambien problemas recurrentes con la localización de eventos. Ediciones de Librecon, y otros eventos tecnológicos, se han celebrado en Bilbao, y otras ciudades y territorios, ... de Euskadi se sienten discriminadas.
    Tambien con el presupuesto, que es muy limitado, que nos gustaría que fuera mayor y poder hacer muchas más cosas.
    Por ejemplo actividades para otro tipo de segmentos de edad, kids, silvers, ... que tuvieron sitio en 2015 en Santiago, pero que en Bilbao no ha podido ser, ...

    También con nuestra principal razón de ser, la mayoría de los eventos, organizaciones, instituciones, ... casi no tienen en cuenta el software abierto, no tenemos casi presencia, Aquí sí, aqui es donde hacemos el esfuerzo en Librecon.

    Como tu post, tratar de cambiar las cosas es, desde su inicio, el espíritu de ESLE (http://esle.eus/) y tambien de LIBRECON (http://librecon.io/). Aunque poniendo el foco, centrandonos, en el open source y las tecnologías abiertas, lo cual no quiere decir que no tengamos que estar abiertos a mejorar en otras muchas cosas y ámbitos (mujer, euskera, territorio, ...) .

    No llegamos a todo, pero como os comentaba, demas de con ESLE y LIBRECON,, hay interesantes iniciativas en diferentes ámbitos con las que se puede colaborar, y os animamos, Django Girls (http://djangogirls.org), Librezale (http://librezale.eus/), Sustatu (http://sustatu.eus/) , UEU (http://www.ueu.eus/), etc. que son referencia y merecen ser tenidas en cuenta cada una en su ámbito; sexo, idioma, edad, situación laboral, ...

    Lo dicho, LIBRECON y ESLE están abiertas a propuestas de mejora. Y en este sentido, aunque el programa de las salas "Tech Space", "Inspiration Space" y "Open Space", está cerrado, creo que en "RSC Space" tenemos sitio para ponencias, comunicaciones, ligadas a la temática de la conferencia, las tardes del 22 y 23 (máx 10 minutos) y podemos tratar de mejorar el desequilibrio existente.
    En nombre de ESLE, la asociación vasca de empresas de software libre, promotores de LIBRECON, me comprometo a tratar de gestionar propuestas recibidas antes del 21 a las 12:00, por esta vía o contactando directamente con ESLE.

    aldez aurretik, eskerrik asko!

    • Julen
      19/11/2016 at 07:47

      Kaixo, Eneko.

      Es evidente que hay muchas y distintas discriminaciones. La lista es larga y por tanto trabajo no nos va a faltar. Cada cual decide y elige, en ese sentido, a cuáles prestar atención y cómo cree que puede contribuir a mitigarlas. Nadie tiene la capacidad de "darle a todos los palos". Hay que elegir. En mi blog, un tema del que escribo de vez en cuando es la cuestión de género. Y verás que no tengo entre mis temas el euskera, la democratización de la geografía de los eventos u otras causas que tendrían tanta o más relevancia.

      Soy consciente de que meter el dedo en el ojo de quien seguramente ha dedicado un esfuerzo a organizar algo en lo que cree puede sentar mal. Me he cargado un comentario en este mismo post con el que fliparías. Pero, dicho esto, ¿debemos callar? No, porque desde mi punto de vista hacemos daño a la sociedad. Porque reproducimos esquemas que ahondan en la brecha. Y hasta ahí llego.

      ¿Qué se puede hacer? Lo más lógico sería poner encima de la mesa este tema del género y trabajarlo. Igual que hay empleos feminizados (los cuidados por ejemplo) donde quizá en un congreso sobre la cuestión podría suceder que el 95% de las ponencias fueran de mujeres y entonces, también, habría que combatirlo. El mundo de la tecnología (para mí) tiene un problema de género. Los datos, Eneko, son lo que son.

      Dicho todo lo anterior, estoy convencido de que en ESLE y el mundo en el que te mueves hay sensibilidad con la cuestión de género. Bueno, quiero creerlo. Pero la realidad me manda un directo al mentón cuando veo la tremenda desproporción de las cifras en LibreCon. Trabajo, como digo, hay mucho por delante y cada cual tenemos que elegir a qué dedicamos nuestros esfuerzos. Siento hacer de mosca cojonera. Pero lo seguiré haciendo.

  7. Pingback: Un post especial sobre género y tecnología #LibreCon | Consultoría artesana en red

  8. Josu Orbe
    26/11/2016 at 11:47

    Como se ha tocado el tema de la educación quiero aportar también aquí unos datos referidos a Bachillerato y Formación Profesional.

    Con la LOGSE se definían cuatro bachilleratos (Artístico, Humanidades, Cientifico y Tecnológico) en el Tecnológico el numero de mujeres era cercano a cero.

    Con la LOE el Científico y el Tecnológico se unen diferenciándose en asignaturas optativas en ese caso, al menos en nuestro centro, el número de mujeres aumenta pero se decantan claramente hacia las optativas de científico-sanitario (orientadas a Biologia, Medicina, Enfermería,...). Por cierto, hay una clara modificación cuando la UPV decide poner Fisioterapia: algunos chicos optan por ciencias.

    En tecnología... cercanas a cero.

    En las familias industriales de la FP más de lo mismo. Y la cuestión es que las empresas de hoy en día están perfectamente preparadas para recibir mujeres y algunas muy interesadas en su inclusión. El trabajo industrial ya no es tanto de buzo azul, que también, sino más de bata blanca. Los salarios en el sector industrial son en general mejores que en el sector servicios al que se suelen orientar las chicas. Pues ni así.

    Y llevamos años trabajando en la orientación específica de chicas hacia el sector industrial y no hay manera.

    Y voy a poner el dedo en la llaga. Quizás, a pesar de los esfuerzos de las instituciones que preveen lo que nos viene encima (pongamos Basque Industry 4.0), lo que no mola es la industria en sí. ¿Quizás lo que la industria nos recuerda en el subconsciente (sobre todo a padres y madres porque los chicos y chicas de hoy en día son más de Zubiarte y alrededores) es el Bilbao gris, o el Goierri fabril en vez de los modernos Parques Tecnológicos de verde y cristal y así mediatizamos las posibles vocaciones tecnológicas femeninas de nuestras jóvenes?

    ¿Quizás por eso no queremos que nuestras hijas se embarquen en el oscuro mundo de la taladrina, de los accionadores neumáticos o incluso de la programación de sistemas?

    Y no digo que a todas y todos nos tiene que gustar la tecnología pero que muy pocas opten por esos sectores indica algo más, indica que nos encontramos ante una serie de barreras históricas que son muy difíciles de derribar pero que en principio las tienen que intentar romper, con toda la ayuda que les podamos aportar desde otros ámbitos (familia, escuela, instituciones ...) las propias mujeres y en mi entorno desgraciadamente, muchas veces no veo ese interés ¿o quizás esa necesidad?

    Y chicas ¿Porqué os conformaís con tener peores sueldos y en peores condiciones que los chicos y aunque os guste la tecnología optaís por temas, a vuestro entender, no al mío, más "rosas"? ¿Dónde están las mujeres guerreras, alegres y combativas del sur de Islandia?

    Puestos a elegir colores a mi me gusta más el morado que el rosa.

    • Julen
      07/12/2016 at 21:44

      Disculpa, que no te había contestado, Josu.

      Gracias por tu punto de vista "desde la trinchera" de la FP. En enero en el taller de Aprendices nos ponemos las pilas. Guarda estos argumentos para entonces :-)

  9. Pingback: Mujeres y tecnología, 10 ideas para una primera parte | Consultoría artesana en red

  10. Pingback: 10 ideas del taller de Aprendices hacia la paridad de género en tecnología | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies