information of medicines

Sunday, Mar. 26, 2017

Basque Industry 4.0, necesitamos una mirada crítica

Basque Industry 4.0, necesitamos una mirada crítica

basque industry 4.0

Estamos ya en la tercera edición de Basque Industry 4.0. Ahí es nada, hoy 16 de noviembre de 2016. Una apuesta que parece clara y decidida por parte de las instituciones de este rincón del sur de Islandia por el futuro de la industria. O será 4.0 o no será, parecería un buen mantra para entender de qué va la cosa. Y aunque las 5S y su actualización digital sigan sacando las vergüenzas que todos escondemos de falta de eficiencia en la base de nuestros talleres, lo 4.0 no cabe duda de que es futuro pero también presente.

Pasa el tiempo con esto de lo 4.0 y sigo echando en falta hablar más de personas. Hace unos días Raúl Hernández publicaba un post en su blog a cuenta de lo que eran o no eran las llamadas empresas de base tecnológica. También Guillermo Dorronsoro en otro post nos ilustraba con datos de por dónde parece que debe insistir la educación para conseguir una ciudadanía mejor preparada de cara a lo que se nos avecina. Y yo en mis trece de entender que la tecnología sigue siendo un medio para un fin. Y yo en mis trece de que tenemos que poner sobre la mesa los fines. Y yo en mis trece de que hay que aplicar dosis elevadas de pensamiento crítico sobre todo este gran (¿único grande y libre?) movimiento de la industria 4.0. ¿No tiene sentido hablar de industria 4.0 en un Congreso sobre Economía Social y Solidaria? ¿Por qué no?

Dos detalles para empezar. El primero: ¿no conviene desde ya incorporar una mesa que analice el empleo? Pero no para decir lo de siempre, lo de que se necesitan tales o cuales perfiles. No, una mesa que plantee nuevos rumbos para los vínculos persona-empresa, persona-máquina o persona-líder por poner tres ejemplos. Una mesa que juegue con la imaginación, que no se quede obnubilada por un tecnologicismo demasiado peligroso para la condición humana. Y el segundo: ¿no estamos construyendo un modelo de hombres para hombres? De cara al evento de este próximo día 16, las mujeres ponentes representan el 20% de la contribución. Que alguien dirá que menos es nada, pero para hablar de futuro poco parece, ¿no?

Creo sinceramente que se está volcando demasiado el asunto de lo 4.0 alrededor de la tecnología. Sí, claro, yo estudié psicología y no ingeniería. Pero todo este embelesamiento tecnófilo me recuerda demasiado a una moda más. Negar la evolución tecnológica no tiene sentido. Pero poner a la tecnología en el centro es estrechar demasiado la mirada cuando hay aspectos muy importantes relacionados con los nuevos modelos de gestión a los que conduce o a un marco de relaciones humanas que puede cuestionar el statu quo. Echo en falta una mirada más elevada.

Por supuesto que lo tecnológico marca diferencias. Por supuesto que emergen nuevas posibilidades. Pero resulta que el cuello de botella va a seguir siendo, según parece, el humano que somos. Nos vamos a convertir en algo así como un obstáculo en la carrera frenética por ver quién es más industria 4.0. Humanos que no dan la talla, que no pueden competir con sus máquinas; humanos que no son suficientemente flexibles, que estropean el paradisíaco escenario del progreso basado en la tecnología.

M2M, Machine To Machine. ¡Humanos fuera! Analítica más allá de la razón. Dejemos a un lado las causas y decidamos según correlaciones de datos. Fábricas que no necesitan “puestos de trabajo” sino puestos-máquina. Que exagero. Ya. Pero puede que haya que exagerar del otro extremo para balancear el análisis. Porque la fe en la tecnología se puede dar de bruces con un cisma social. Igual que emerge una nueva ciudadanía crítica con sus instituciones y en busca de nuevas rutas de convivencia, no estaría de más incorporar mesas a un evento como este, que es ya el tercero de la saga, en las que se hablara del nuevo modelo de institución empresa al que aboca esta supuesta cuarta revolución industrial. Por dar una idea, vamos.

Ah, y no seré yo quien no diga que estos eventos no son necesarios y que ayudan a encarar el futuro. Pero ya puestos, un poco de por favor, ¿no? 😉

Share This Article

Related News

El desencuentro esperado entre personas empleadas y empresas empleadoras
12 lecciones aprendidas en 12 años de transformación digital
Homenaje a Wikipedia

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(10) comentarios

  1. Raúl Hernández González
    16/11/2016 at 10:43

    Probablemente sea la gran pregunta. ¿Cómo es una sociedad donde prima la "industria 4.0"? ¿Qué pasa con las personas que se quedan fuera, cómo viven?

    Esta es una reflexión que más nos vale ir haciendo, porque si no nos encontraremos con "el pastel" más pronto que tarde. La cuestión es "quién tiene que hacer la reflexión". No van a ser las empresas (que ellas van a lo suyo, cosa que no me parece mal).

    Y es un debate que probablemente hay que "forzar", porque la dinámica del mercado nos lleva a ignorarlo hasta que es demasiado tarde

  2. Venan
    16/11/2016 at 15:01

    No eres el único que se plantea ese debate, Genís Roca lleva ya años hablando de el mal uso que se le está dando a esos términos y la excusa que suponen para encubrir otras malas prácticas y recientemente ha aparecido un artículo en el que se habla de ello:
    http://www.lavanguardia.com/economia/management/20161005/41776083553/transformacion-digital-comodin-reducir-plantilla.html

    Tú haces el mismo trabajo que antes realizabas sin tanta tecnología y sigues siendo una persona válida y competente que utiliza las herramientas en su provecho y como sistemas de productividad profesional y personal, no eres una persona dedicada a alimentar una tecnología. Usas los medios y amplías tus conocimientos en aquello que necesitas para tu desempeño. Somos personas y queremos empresas para las personas, nosotros podemos hacer cosas que ninguna máquina puede.

  3. Alberto
    16/11/2016 at 15:14

    Muy bueno y claro, Julen. Lo has bordado, en mi opinión

  4. Juanjo Brizuela
    17/11/2016 at 09:49

    Espero que no pero como estemos más cerca de Terminator que de otra historia, terminaremos como ciborgs y no es plan :(

  5. Pingback: El recurrente problema de género alrededor de la tecnología | Consultoría artesana en red

  6. Pingback: El recurrente problema de género alrededor de la tecnología – Mujeres visibles

  7. Yuri
    22/11/2016 at 11:32

    Creo que Industria 4.0 no solo son robots... pero bueno, como este post se centra en ello, ahí va mi reflexión al respecto.

    En relación a este tema (¡El tema!), veo que en realidad existe gran inquietud... pero como nadie sabe qué hacer, simplemente no se habla en público. ¿De qué sirve crear un psicosis? Es más "bonito y positivo" mirando el futuro del progreso que afrontar al problema inminente como fruto de este... aunque esto suena a irresponsabilidad :- /.

    En uno de los vídeos se hablaba de que "Trabajo 4.0" en lugar de "Industria 4.0" e incluso en lugar de "Revolución 4.0" se habla de "Evolución 4.0". Personalmente me gusta más esta manera de afrontar el "progreso".

    Con todo este cambio que se está dando y se va a ir dando, parece bastante notable que la visión de "los trabajos de nivel bajo en las fábricas" sencillamente desaparezcan. La fábrica será un lugar donde solo trabajen los Ingenieros y Técnicos expertos de alto nivel (muy creativos, porque se acabó hacer planos y operaciones repetitivos). Casi nos dará la misma sensación o respecto cuando uno nos dice "trabajo en una fábrica" que "trabajo en la NASA".

    ¿Qué pasa con las personas que no tienen competencia para estar en "la nueva fábrica" ni están capacitados para otros ámbitos? No hay más que una respuesta... tenemos que capacitarnos para el nuevo mercado laboral. Es la cruda realidad, pero que tenemos que ser conscientes todos: mayores, no tan mayores y jóvenes.

    El sistema educativo.... ¿son conscientes de todo esto? (es una pregunta retórica :- D ). Si a mis hijos estoy explicando lo que yo aprendí a su edad, que entiendo todo lo que aprenden... algo no funciona :- /.

    Volviendo a las empresas industriales... me pregunto si en el futuro habría alguna normativa asemejarle a Medioambiental, en lo que respecta a las personas. O por contra, primará el crecimiento económico a costa de todo.

    Aquí, creo que los valores del cooperativismo puede recuperar fuerza dando el nuevo sentido: "El Principio de soberanía en el trabajo, considera al trabajo como factor transformador de la Naturaleza de la sociedad y del propio ser humano, por consiguiente renuncia a la contratación sistemática de trabajadores asalariados".

    ¿Qué sucedería si en lugar de "...renuncia a la contratación sistemática de trabajadores asalariados" hablamos de "..renuncia a la robotización sistemática"?

    Aunque es cierto que tenemos que seguir siendo competitivos, sin dar enfoque de hacer una empresa-industria de caridad, para aquellos que no encajen (ni quieren estar) en la empresa-industria del futuro... ¿podría existir empresas-industrias de crecimiento personal?...¿y que sus productos con "sello social" sean altamente valorados a estilo "eco" e incluso se vean "cool" como para soportar el alto coste?...

    Me cuesta ver algo que encaje todo esto, pero supongo que tendremos que empezar a "imaginar" desde la esencia, como ser humano... porque ya hay mucha gente pensando y 'trabajando' en la tecnología y solo de ella. De momento, si se organizan congresos y conferencias tipo "Human 4.0 vs Industria 4.0" ya sería un buen comienzo. Porque inquietudes y reflexiones en este tema abundan. Ahora lo que hace falta son acciones.

    Julen, es tu culpa que termino haciendo un comentario tan largo y un tanto caótico. Como siempre, me invitas a pensar y a expresar :-D. ¡Gracias!

    • Julen
      07/12/2016 at 21:52

      Disculpa que no te haya contestado antes. Dejé tu comentario marcado porque... tiene mucha miga :-)

      No estaría mal habilitar espacios de reflexión colectiva sobre esto de human vs industrial en lo que ahora es 4.0 pero que no es sino una carrera por la eficiencia donde el humano es un recurso que compite como gasto contra "inversiones" en robotización y cosas por el estilo.

      En fin, como bien señalas, que se reflexione sobre el rumbo que está tomando todo esto porque no pinta positivo para la gente de a pie que curra en una fábrica.

  8. Pingback: equiliqua » El matiz del branding en la Industria 4.0.

  9. Pingback: Anotaciones para nuevas realidades (XXV): ¿O será 4.0 o no será? | IG | In-formación

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies