Thursday, Jul. 18, 2019

Internet, eso que descoloca a la pyme tradicional

Internet, eso que descoloca a la pyme tradicional

Pink Elephant with Corrective LensesPor supuesto que primero deberíamos aclara qué queremos decir cuando hablamos de “pyme tradicional”. Por simplificar me voy a referir a aquella cuyo negocio no es nativo en Internet y que ya tiene un cierto recorrido en el tiempo. Vamos, el 95% de la tarta. En ella veríamos a un equipo directivo que define su plan de gestión y se guía por ciertas intenciones estratégicas, estén o no documentadas en su biblia particular. Y claro, la inmensa mayoría de estas “pymes tradicionales” buscan y se preocupan por un buen sistema de gestión “avanzado”. No es nada raro ver las correspondientes certificaciones junto a la marca de la empresa.

Pues bien, definida de esa forma, mucha empresa se siente desconcertada ante Internet. ¿Cómo se percibe Internet? Recurrimos a esas frases lapidarias que de vez en cuando escuchamos:

  • Joder, no hay manera de aclararse en ese follón del facebook, el google y el tuenti. Eso es para los que tenéis tiempo libre.
  • Perooooo, ¿eso para qué vale? Aquí no tenemos tiempo para tonterías, bastante tenemos con aguantar.
  • Mis clientes no compran aire, quieren productos fiables y competitivos en precio.
  • ¿Internet? No en mi negocio, aquí no tiene sentido.
  • Eso es para jóvenes y para negocios que se dedican a vender bienes de consumo. Esto es diferente, es una empresa industrial.

Y podríamos seguir con frases parecidas. De ahí se pueden deducir dos aspectos bien diferentes:

  1. Meto la cabeza debajo de la tierra, hago como el avestruz y me niego a que Internet penetre en mi empresa. Es decir: no quiero. No quiero ni saber del asunto. Internet en mi empresa ni está si se la espera.
  2. No soy capaz de ver la forma en que Internet puede afectar a mi negocio. Está ahí porque lo escucho y lo veo, pero me sobrepasa.

En cualquiera de los dos casos, siendo diferentes, hay que andar con mucha sutileza. Porque aterrizar como elefante en cacharrería vendiendo la pócima mágica -Internet- que llevará a tu empresa a una mejor posición competitiva no funciona nunca. Primero porque levantamos barreras en nuestro interlocutor, que nos percibe las más de las veces como vendedores de humo. Segundo porque tenemos que usar el lenguaje que ya maneja la pyme, no el nuestro (o, al menos no el nuestro en exclusiva). Es un ejercicio básico de empatía.

Creo que hacen falta más puentes entre Internet y la pyme tradicional. Siempre me viene a la cabeza aquel video ya viejuno del monje al que le cuesta evolucionar del pergamino al libro, por muchas ventajas que nosotros veamos en esta nueva tecnología. El libro, algo tan sencillo de usar. Depende. Internet puede resultar “natural” para quien ha nacido con ello bajo del brazo, pero no para quienes han construido la competitividad de sus negocios sobre otros pilares. En este caso Internet es más una amenaza que una oportunidad, porque:

  • no la controlo y no sé cómo manejarme en este nuevo escenario
  • han aparecido nuevos entrantes en mi sector que modifican los modelos de negocio tradicionales y me sacan del mercado

Así pues, necesitamos metodología “soft” para que Internet se incorpore en la estrategia de la empresa. Y hay tres planos muy diferentes:

  1. La cualificación, la adquisición de competencias relacionadas con Internet y lo digital. Ojo, porque siempre partimos de trabajar una aptitud y acabamos hablando de actitud.
  2. El uso “corriente” de las tecnologías de información en la empresa, una realidad evidente que está en lo operativo y que conviene revisar para aprender de lo que ya sabemos.
  3. La incorporación de Internet a la reflexión estratégica y al propio modelo de negocio a fin de mirarla como un mínimos sentido finalista: ¿para qué queremos Internet?

Un proyecto que se aproxime a la pyme y quiera hablar de Internet necesita trabajar esos tres planos. Y debe hacerlo con mano izquierda, eso tan útil y tan difícil de definir en una metodología 😉

Más reflexiones relacionadas con este asunto en este mismo blog:

Share This Article

Related News

La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Vehículos autónomos y dilemas morales
Las dosis justas de orden y desorden

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(5) comentarios

  1. Juan Luis
    06/02/2014 at 11:46

    Yo creo que en Internet pasa una cosa, y es que es mejor no estar a estar de mala manera.

  2. Iván
    07/02/2014 at 11:11

    A veces creo que muchas empresas tradicionles lo ven como el sitio donde hay que estar para enseñar la empresa ( web) para comunicar las cosas que se hacen y mostrar los productos. En muchos casos, y a las pruebas me remito, apenas se va más allá de eso. En muchos casos lo cierto es que la no presencia activa en internet es algo que puede no repercutir directamente sobre la cuenta de resultados a corto plazo. Creo que en muchos casos se necesita tener un "aliado" dentro de las organizaciones para que nos ayude a ir dando pequeños pasos. Largo camino por hacer, y eso que ya llevamos unos años con internet :)

  3. Pingback: Internet, eso que descoloca a la pyme tradicion...

  4. Pingback: Internet, eso que descoloca a la pyme tradicion...

  5. Pingback: Internet, eso que descoloca a la pyme tradicion...

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies