information of medicines

Tuesday, Sep. 27, 2016

Empresas invulnerables

Escrito por:

|

21/12/2012


Categorías:

Etiquetas: , ,

Empresas invulnerables

Cachorros de la MorganaHay un video en TED que me ha removido las neuronas en los últimos días. Se trata de The power of vulnerability, de Brene Brown. Os aconsejo que si tenéis un rato lo veáis con calma y que saquéis vuestras propias conclusiones. En el fondo se trata de poner sobre la mesa esa parte que nos acompaña por ser humanos: no estamos a salvo de desgracias. La cuestión es cómo las aceptamos y de qué forma las gestionamos.

Algo que siempre me ha parecido de buena ley es reconocer nuestras imperfecciones. En este mundo de grandes gestas épicas, de excelencia y competitividad, el lenguaje de la vulnerabilidad no parece tener mucha cabida. La carrera por hacerse invulnerable, por alcanzar un estado tal de perfección que no haya competidor que nos haga sombra, ha sido el norte para muchas organizaciones.

Armadas de potentes campañas de marketing y de una pelea constante por conseguir cuotas de mercado, las empresas, al crecer, pierden humanidad. Reconocer errores y aceptar que es lógico que de vez en cuando las cosas salgan mal es reconocer debilidad. Y eso en una cultura empresarial plena de machos alfa y belicosidad no tiene cabida. Así que el discurso imperante es el de mostrar cualidades y ocultar como sea los defectos. Todo para amedrentar al rival.

Aceptar la vulnerabilidad es un ejercicio de humildad. Pero también lo es de cercanía, de empatía, de conexión con la realidad. Muchas organizaciones se deshumanizan porque no pueden aceptar ser vulnerables. No pueden aceptar que harán las cosas mal de vez en cuando. La mejora continua -hoy convertida en obsesión por innovación radical- exige sacrificios en el altar de la competitividad. Uno de de ellos es el de la humildad.

En mis clases suelo hablar de que conviene socializar miseria. Creo que cuando me equivoco y lo escribo para compartirlo gano en humanidad. Y creo que las empresas deberían aceptar que la ciudadanía anda mosca con las instituciones que se han despegado de lo cotidiano para hablar solo el lenguaje de la excelencia. No aceptan ser vulnerables porque aceptan el axioma de que la competitividad empresarial se parece más a una guerra que a cualquier otra cosa.

Share This Article

Related News

Compyte, herramienta para medir y mejorar la competitividad de las PYMEs
Smart cities que son ¿demasiado inteligentes?
Innovación mediante las abuelas

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(13) comentarios

  1. Posaderos
    21/12/2012 at 11:43

    Totalmente de acuerdo contigo Julen en cuán difícil es reconocer y aceptar nuestras imperfecciones, tal vez debido a esta competitividad ascendente dentro del mundo actual. Desde mi punto de vista la conexión entre empresas (quizás difícil por pensar que vamos a quitar parte del negocio de esa empresa o descubrir sus imperfecciones o puntos fuertes) es el secreto de una cooperación que pueda traer más frutos en el futuro.
    Magnífico vídeo y post!

    • Julen
      24/12/2012 at 07:51

      Yo suelo decir que tenemos que, de alguna forma, sentirnos a gusto con nuestros defectos. Tanta presión por ser los mejores de los mejores no siempre conduce a un buen resultado. Un poco más de humildad no nos viene mal a nadie ;-)

  2. Paz Garde
    21/12/2012 at 12:05

    Este es probablemente mi video preferido de los que he visto hasta ahora en TED.

    Y creo que en este momento, especialmente complicado, muchos de nosotros estamos creando desde “la vulnerabilidad” y precisamente por eso están apareciendo Las Redes como suma de potencialidad y vulnerabilidad y tal vez, con el tiempo, muchas organizaciones terminen siendo pescadas por La RED.

    Un abrazo y Feliz Navidad Julen

    • Julen
      24/12/2012 at 07:50

      Hola, Paz.
      Ya ves que coincidimos en gustos ;-)
      En mi experiencia profesional debo decir que cuando he tenido problemas y los he compartido creo haber crecido. Demasiadas veces parece que hay que "vender" que somos más de lo que en realidad valemos. Supongo que es la presión competitiva que aprieta. En fin, hay alternativas.
      Que te venga bonito este 2013. Un beso.

  3. Pingback: Empresas invulnerables | Consultoría artesana en red « Negocios y Empresa

  4. Goio Borge
    22/12/2012 at 19:44

    Me interesa mucho en esta reflexión -por el campo profesional en que me estoy metiendo y me quiero implantar- cómo conseguir abrir la visión a un concepto distinto de la competencia, que permita una colaboración activa beneficiosa para las partes en lugar de una lucha sin cuartel como la que viven hoy muchos entornos empresariales, agravada con la combinación perversa de globalización y financiación cara. Se puede ver más claro que asociarse/compartir/implantar modelos abiertos en los sectores con el llamado retorno social-medioambiental es adecuado para dichos sectores y para la sociedad, pero, desafortunadamente, en el industrial, y en el financiero, y... bueno, en todos, con casos peores como el directamente investigador/innovador, no parecen verlo claro de ningún modo, o sólo para la galería. Y yo sí creo que hay relación entre esto y la situación general que vivimos. Al final, si se sigue una selección natural de machos alfa a cada cual más fuerte, podemos llegar a aberraciones como las que la misma selección natural muestra en la naturaleza, como esos grandes herbívoros que para ser los mejores luchadores y conseguir más hembras llegaron a tener tan grandes los cuernos que se caían por su propio peso. Se extinguieron, claro.

    • Julen
      24/12/2012 at 07:47

      Goio, hay muchas veces en que necesitamos "táctica" para desarrollar los modelos abiertos. No siempre es fácil cambiar inercias. Por eso hay que ver por dónde comenzamos. Conviene conseguir buenas experiencias al principio para cambiar actitudes. Es carrera de fondo.

  5. Pingback: Vulnerabilidad en tiempos líquidos | Blog de Alfonso Romay

  6. Pingback: Tanta épica empresarial no puede ser buena | Consultoría artesana en red

  7. Pingback: ¿Qué tienen en común las personas genuinas? (post-371) |

  8. Pingback: Construyendo desde la Vulnerabilidad « Coaching para Jóvenes

  9. Pingback: Sintetia » Lo que la filosofía enseña… y no nos damos cuenta

  10. Pingback: Startup: exponerse o no en Internet desde el minuto cero, that’s the question | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies