Monday, Nov. 24, 2014

Improbable catástrofe en el Hierro y radios a pilas

Escrito por:

|

29/09/2011


Categorías:

Etiquetas: , , ,

Emerson Pioneer 8 Transistor Radio, 1958El Ejército, camino de El Hierro y listo para una improbable catástrofe. Impresionante documento, damas y caballeros. El tremendismo se instala, sí o sí, en la forma en que comunicamos. ¿Que no es probable que no haya una catástrofe? Bueno, pero eso no impide que usemos la amenaza de que el mundo se derrumbará. Así que, ande o no ande, tremendo por si acaso.

Ayer El Hierro era trending topic en twitter. Interesante que una isla que queda allá en un rincón salga a la superficie informativa por la desmesura de la información tremendista. No sé lo que sucederá y nunca está de más prevenir, pero la fiesta se ha instalado y la viralidad de los mensajes simples y directos a la médula espinal del susto hace su agosto. Y luego, por supuesto, la solidaridad. Por cierto, eché en falta a la familia real.

¡Qué distinto de aquel otro incidente allá por el año 77 en el que un avión militar americano se estrelló en la isla! Eran otros tiempos y el suceso supongo que quedaría tapado por losas de secretismo bélico. Quedó allá en la isla, repartido en el recuerdo de unos pocos cientos de personas. Hoy la fiesta de la eventual explosión de un volcán tiene una fase previa antes inconcebible: la explosión informativa. Telediarios de prime time, twitter y lo que haga falta.

Sin embargo, cuando las autoridades tienen que hacer una recomendación a la gente para que esté al tanto de las noticias, les indican que lleven consigo ¡¡¡una radio a pilas!!! Toma baño de realidad. Preemergencia en El Hierro por riesgo volcánico, pues radio a pilas. Si quieres llegar a la mayor parte de la población con un medio robusto, ahí está la radio. Y no una radio integrada en su smartphone de campanillas, no. A ver si te vas a quedar sin batería, que el consumo de energía en esos aparatos lo carga el diablo. Así que la mejor opción es una radio a pilas. A ver si me acuerdo de pedírsela a mi madre.

Este tipo de pre-sucesos deberían generar más análisis sociológico. Creo que son carne de tesis doctorales. ¿Cómo se maneja la información cuando algo “gordo” podría pasar? Todos los atentados podrían causar cientos y miles de víctimas porque siempre hay una escuela en diez kilómetros a la redonda. Todas las desgracias puedes serlo mayores porque la imaginación es libre. Así que en El Hierro parece improbable una catástrofe, pero la mente de los periodistas que han de colocar titulares viaja a cien por hora y hay que vender.

En fin, nosotros, si nada anormal sucede, nos iremos para El Hierro en la primera semana de noviembre. Ya tenemos nuestros vuelos y unos apartamentitos en La Caleta. Hace ya un par de años que no estamos por allí. Lo mismo encontramos otra isla. No, no lo creo. Me parece improbable.

Share This Article

Related News

O es ya o no es: ¿quién fabricó el monstruo?
Externalizar la motivación interior… o ¡pagar por no usar!
Babcock Wilcox, muerte y decrepitud

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.