Tuesday, Jul. 16, 2019

Crítica optimista de la nueva cultura sin cultura

La cultura-mundo. Respuesta a una sociedad desorientada.Estoy leyendo La cultura-mundo. Respuesta a una sociedad desorientada. Es un libro de Gilles Lipovetsky y Jean Serroy que analiza este fenómeno expansivo de la cultura como mundo global y el propio mundo global como cultura. Vamos, una relación compleja, omnipresente y que impregna la sociedad contemporánea en su conjunto en lo que Lipovetsky ha denominado hipermodernismo.

Gilles Lipovetsky tiene una buena cantidad de libros en los que caracteriza la época que vivimos a través de una serie de referentes constantes: el hiperconsumo, la individualidad extrema, la pantalla (tiene otro libro con Jean Serroy: La pantalla global) o la globalización. Siempre mostrando una realidad ambivalente, pudiera desprenderse de sus argumentaciones una lectura derrotista del presente y, peor aún, del futuro. Sin embargo, no soy de esa opinión.

Lo digo por un artículo que publicaba hace unos días el exministro de cultura César Antonio Molina en El País: Una cultura sin cultura. Me llegó la referencia de ese texto a través del Foro Itaca, un buen lugar para ejercer la crítica y al que estoy muy agradecido. El Sr. Molina se queda, entre otras cosas, con este razonamiento:

La cultura humanista está hoy abandonada por jóvenes entregados al becerro de oro de las redes de comunicación. Cualquier respuesta la obtienen -o creen obtenerla- allí, en el poder cada vez mayor de la información sobre el conocimiento. O, si se prefiere, en el poder cada vez mayor de la economía sobre la cultura. Las industrias de lo imaginario, del entretenimiento, se alzan sobre los valores del espíritu, la meditación, la reflexión. Lo útil sobre lo inútil. La cultura se convierte en industria, en la forma de un complejo mediático-comercial que es el motor del crecimiento de las naciones desarrolladas. […]

Internet es un peligro para el vínculo social, añaden los autores de La cultura-mundo, en la medida en que, en el ciberespacio, los individuos se comunican continuamente, pero se ven cada vez menos. En esta era digital los individuos llevan una vida abstracta e informatizada, en vez de tener experiencias juntos quedan enclaustrados por las nuevas tecnologías.

Estupendo. Así de simple y rotundo. Porque, claro, hay una forma buena y otra mala de establecer conexión entre humanos. En este caso, la mala es Internet y la buena lo que no es Internet. Cuidado también, por cierto, con el simplista argumento contrario.

Comento lo anterior porque a medida que leo el libro de Lipovetsky es cierto que pudiera uno llegar a la fácil conclusión de que, por decirlo claro, “todo es una mierda”. Pues no, me parecen dos asuntos diferentes: una cosa es ejercer la crítica -feroz si hace falta- y otra deducir de ello un pesimismo radical (y conste que cada cual es libre para ejercerlo). Me parece fundamental desarrollar la crítica, más en un mundo polucionado informativamente como el que nos ha tocado vivir. Si no somos críticos, nos la cuelan. Sí, ya puede ser el Estado, los políticos, la empresa o cualquier otra institución. La mirada crítica es básica, pero no para deducir que “todo está mal”, sino para pensar que “todo es mejorable”. Si no hay problema, no hay solución.

Quería escribir este artículo para reivindicar la crítica, la constructiva y la destructiva. Conviene destruir algunos mitos de lo políticamente correcto, como ya expuse al hablar de Innovación, conflicto y ortodoxia. Sé que a veces puedo parecer un cascarrabias, pero mejor eso que tragar con ruedas de molino. Criticar supone buscar argumentos y tratar de hilar una secuencia que evidencia que algo no está bien. Siempre con la idea de que si algo merece la pena, es dejar un mundo mejor a los que nos siguen en este hueco del universo, ¿no? Bienvenida la crítica optimista.

Ah, y lo de ¿cultura sin cultura? Bueno, eso representa la agorera deducción de nuestro exministro, que se queda con la parte de que la hipersocialización de la cultura ha conducido a su propio desmantelamiento. La vieja lucha entre la élite cultural y la plebe que traga Belén Esteban con cuotas de pantalla escandalosas. ¿El mundo se derrumba? Siempre ha sido así; no vamos a dejar de decirlo ahora, ¿no?

Algunos otros artículos rescatados por un humano en los que he escrito sobre el sentido crítico y cosas parecidas:

Share This Article

Related News

La actitud hacia el conocimiento externo a la empresa
Ponencia sobre turismo líquido
Jugar con el conocimiento

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(11) comentarios

  1. Josu O.
    06/12/2010 at 12:01

    Dices: "Si no somos críticos, nos la cuelan" y yo añadiría y si lo somos, a veces, también. Es una cuestión estadística o sea que tienes razón: para mejorar ratios no nos queda más que estar al loro.

  2. Julen
    07/12/2010 at 08:52

    Siempre alerta jajajaja
    En fin, es sólo cuestión de actitud, nada más. Y pasarlo bien, que por aquí, mientras no se demuestre lo contrario, sólo pasamos una vez.
    Saludos desde el sur.

  3. sergi
    07/12/2010 at 19:16

    Gracias Julen, me ha parecido excelente tu exhortación a ser críticos "optimistamente". Aunque déjame ser algo pesimista: no creo que la "capacidad de ser críticos" se pueda "estimular" solo con palabras.

    No quiero ofender a nadie -especialmente a los que tienen creencias religiosas- pero es mi visión de la realidad social: mientras una inmensa mayoría de la gente tan "fácilmente" crea en cosas indemostrables como la existencia de Dios, fantasmas, ovnis que nos visitan, el tarot, y la suerte en la lotería para cambiar nuestras vidas.... no se puede esperar que sean críticos con otras cosas más banales (pero más oscuras que la no existencia de Dios) como la política, la justicia social o los derechos laborales, etc...

    Siento lástima de mí mismo notando cómo el pesimismo se va afincando en mi visión del mundo. Posiciones rabiosamente optimistas como la tuya de vez en cuando me hacen dudar. Pero sabes... ? por cada argumento optimista tuyo, la realidad me regala 10 hechos negativos. Y ya sé que no es una cuestión de cantidad... pero al menos para mí, si ES UNA CUESTIÓN DE EVIDENCIAS. Y en fin... el panorama es bastante desolador.

    Proyectos interesantísimos como el encuentro anual e internacional La Ciudad De las Ideas en Puebla (México), es algo para frikies que a pesar de no sé cuantas ediciones solo atrae el interés de los frikies.

    Un saludote desde México!!!
    SERGI

  4. Julen
    08/12/2010 at 08:00

    @Sergi, lo que hay fuera es lo que es, pero nosotros tenemos que levantarnos cada mañana. No cabe duda de que las cosas pueden estar ya feas, pero piensa en la gente que viene detrás. Hay que dejarles este mundo un poco más arregladito, ¿no? Ánimo desde este otro lado del charco.

  5. Pingback: Consultoría artesana en red » Hiperindividualismo positivo y democracia directa

  6. Pingback: Consultoría artesana en red » La economía abierta y la investigación en cultura

  7. Pingback: Consultoría artesana en red » ¿Cómo se combate la precariedad laboral?

  8. Pingback: Consultoría artesana en red » Emprendizaje en el ámbito cultural: Open Think Tank

  9. Franque Jacamo
    20/07/2012 at 10:07

    Antes de mais preciso reconhecer a coragem que vos tiveste para fazer uma crítica ao pensamento do trator da Pos-Modernidade. Lipovetsky é trator desta época porque não traz nenhuma verdade absoluta mas sim, uma denúncia acerca dos riscos iminentes na supervalorização do individuo. A partir da própria realidade dos factos, isto é, o reinado da moda, as metamorfoses da ética, a nova economia dos sexos, a explosão do luxo e as mutações da sociedade do consumo são fenóminos intrínsecos que demonstram que estamos num caos. É momento de olharmos para trás e analisarmos será que valeu a pena termos posto por terra os valores defundidos na era clássica? será que valeu a pena termos acabando com discurso com pertensão universal, que legitíma os outros discurso? Num mundo cada vez mais globalizado será que tem sentido falar de micro-discurso, que pode legitímar-se por si só tendo em conta que os outros muitas das vezes é que determinam os nossos destinos? podemos dar exemplos: os ataques terroristas nos EUA, a invasão ao Iraque, os conflitos entre Israel e Palestina, a queda do Regime e Morte de Kadafi na Libia, no Egipto e em outros países que vigora a lei Islamica. A poluição dos terroristas em todo mundo, dos piratas na Somalia e outros fenómenos que podiamos citar que demonstram que o homem é a medida de todas as coisas. Parafraseando Lipovetsky esta é a época do indivíduo, que ganhou a sua autonomia a partir da divulgação dos direitos subjetivos e está a tornar-se irresponsavél como mostra a realidade actual, segundo Lipovetsky temos que chamar a atenção para um individualismo responsavél, em que cada um vai lutar em construir uma sociedade cada vez mais melhor. Esta não é uma visão catastrófica da realidade, mas sim um radicalismo lúcido que põe os pés na terra e demonstra que podemos fazer sempre uma leitura diferente. "Nada é tão absurdo que não possa ser dito por um filósofo" e a tarefa do filósofo é denúnciar, ele simplesmente afirma que o mercado, o individuo, a escalada técno-científica, o avanço brutal da globalização e das novas tecnologias de comunicação, adquire uma velocidade espantosa, passando a interferir directamente em comportamentos e modos de vida.

  10. Pingback: Buscando puntos débiles en la ciber-utopía de la era Wikileaks

  11. Pingback: Cuidado con lo que criticas | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies