Thursday, May. 24, 2018

Las miserias de la cosa llamada trending topic

Las miserias de la cosa llamada trending topic

365 arlophotochallenge 238 / 365 - PublicityPasa el tiempo y hay cosas que no cambian. Sea competir en audiencia en la televisión o hacerlo en 140 caracteres. Es lo mismo. Es “escasez artificial”. Se trata de inocularnos el virus de la primera página de resultados de Google. O el de la portada del periódico. Como si no hubiera más, como si la información fuera lo que sobresale. Pero lo que sobresale (casi) siempre es producto de la publicidad. Publicidad, información. No son lo mismo, ¿no?

Manuel Castells explica en Comunicación y Poder cómo se gestionan las agendas de que lo que salta a la luz pública. ¿Casualidades? Para nada. Lo que vemos es lo que quieren que veamos. Por eso la importancia de no quedarse en lo evidente, porque eso no es información. Eso es la mayor parte de las veces el producto del trabajo publicitario. La información, la que no anda tan esclava de sus jefes, se encuentra más escondida.

Hoy la pelea es por ser trending topic, así en inglés, sin posible traducción a otra lengua. Es lenguaje universal. Lo dicen todos. Hasta quienes huyen del bipartidismo se enrocan también con la misma idea. “Hemos sido trending topic“. “Lo hemos hecho entre todas y todos”. Pues vale. Ya has tenido tus quince minutos de gloria. Ya has pasado por el trono de la fama. Enhorabuena. En esta economía de la atención, has apostado y has ganado. Muy bien. Pero ahora toca la sombra y a trabajar.

Me temo que la mayor parte de trending topics son ruido. Ganas de molestar, de invadir con el mayor número de armas posible un lugar. Proceden de alegatos colectivos para insistir una y mil veces. Sí, porque llegar a ser trending topic mola. Es la cima. Es cool. Hablarán de ti. Serás famosa. Lo podrás contar a tus nietos. Aunque dudo mucho que te entiendan cuando les hables de una reliquia llamada Twitter. Abuela, chocheas. Crueles los nietos.

Sí, el circo tiene estas cosas. Hay que hacer gracia. El espectáculo lo exige. Hay que cautivar. Y como eso cuesta porque los hay que somos sosos y rancios, dejamos en manos de especialistas el trabajo. Y el mundo entonces corre a los pies de la publicidad. El mensaje se vuelve viral por arte de magia talonario bien empleado: tu mensaje llega a ser trending topic. Qué cansino, por Dios.

Curiosa esta (no tan) moderna vara de medir el éxito. Da igual lo que consigas al final. Durante un tiempo fuiste la reina de la fiesta y eso no te lo quitará nadie. Por nunca jamás.

Share This Article

Related News

Jugar con el conocimiento
La magia del orden y el poder del desorden
Sí, claro, no podía faltar: la industria 5.0 ya está aquí

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(17) comentarios

  1. pere losantos
    27/05/2014 at 14:34

    La democratización de "Reina por un día". Todo vuelve.

    (Para los más jovenes, http://es.wikipedia.org/wiki/Reina_por_un_d%C3%ADa)

  2. Pingback: Doce Miradas, diversidad como referencia | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies