Wednesday, Oct. 22, 2014

Luces y sombras en mi jornada de trabajo con Leinners

Luces y sombras en mi jornada de trabajo con Leinners

Buscando la luzNos pasamos ocho horas dándole vueltas a la forma en que enfocar la actividad profesional de quienes han conformado Akkua y TaZEBAez. Luces y sombras por todos lados. Dos proyectos muy diferentes. El primero mucho más poliédrico, anclado en iniciativas individuales pero que conducen a cada cual a experimentar trabajo en equipo con otra gente. El segundo, más ortodoxo: trabajar como una empresa de consultoría.

Se ven nubarrones. Unos cuantos vienen de la historia, del pasado reciente. La forma en que han estado trabajando estos tres años anteriores -hablamos de chicas y chicos de cuarto curso- condiciona su salida al mercado. En el caso de TaZEBAez, de forma directa. Lo que han estado haciendo y con quién lo han hecho condiciona su posicionamiento actual como empresa. Para bien y para mal.

Lo anterior tiene mucha relevancia por ejemplo respecto a la política de precios que, como empresa de consultoría, pueden aplicar. Si en años anteriores has trabajado para clientes que han pagado muy poco (o nada) por ciertos servicios, levantar precios es ardua tarea. Incluso la calidad percibida puede estar en cuestión. Aunque es más que evidente que una gente que está empezando y que aún está estudiando aprendiendo cometerá errores… ¡ojo! que los errores, además de fuente de aprendizaje, a veces son losas en tu proyección futura. Así de triste.

Dicen que el mercado asociaría estas características a su forma de trabajar. Vamos, que el estilo que está por detrás de su oferta viene de la mano de estos conceptos:

  • Frescura
  • Jóvenes
  • Soñadores (con ironía)
  • Nuevas metodologías, nuevas dinámicas
  • Globales
  • Guau, potencial
  • Actitud

Desde luego que LEINN es sinónimo de actitud. Ahí empiezas a ver la fuerza de este tipo de metodologías. Aunque se refunfuñe respecto a un buen montón de historias -espero que eso no decaiga y que de verdad sean ciudadanía crítica- en el fondo es fácil observar que la gran hazaña tiene que ver con la actitud. Y quiero pensar que esto es un diamante en bruto. Esa actitud de aceptar el reto, de ponerse manos a la obra, de sentirse responsables de sus actos no es poca cosa, desde luego.

Otro asunto que maravilla es la naturalidad con la que alguien te dice que su proyecto tienen que ver con trabajar con mujeres en India para mejorar la forma en que pueden comercializar sus productos. O que otra persona te diga que se va para Argentina a trabajar en determinado sector. El mundo empequeñece y ofrece retos suficientes como para ver que esta gente tiene actitud. Con luces y sombras, pero actitud.

Este martes pasado hablamos de dinero, de cómo organizarnos para que los proyectos salgan bien, de cómo mirar al mercado y trabajar puertas para fuera para hacer una buena labor comercial. Bueno, supongo que en parte serviría y en parte aburriría. Intentaré seguir en contacto. Hasta donde les haga falta, claro. No tengo claro si mis opiniones sirven o si contaminan. No, no lo tengo claro.

Las deontologías profesionales del pasado se quedan rancias. Esta gente dice que necesitan empresas funkies. ¿Dónde están?, ¿cuáles son? ¿Hay un mercado natural que acepta estas propuestas o hay que inventarlo? Un océano azul por delante… pero amenazado por el calentamiento del planeta. Una oportunidad y una amenaza. Paradojas como compañía para el viaje. Que lo disfrutemos.

Share This Article

Related News

La dura vida de community manager… o lo que sea
En Turistopía a vueltas con el consumo colaborativo
Dinamizar un blog en un postgrado universitario

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.