Wednesday, Oct. 22, 2014

10 conclusiones tras 15 casos analizados de economía abierta

Escrito por:

|

26/04/2010


Categorías:

Etiquetas: ,

Creo que somos una empresa privilegiada. Lo digo en plural ahora que David “disfruta” junto a mí Consultoría Artesana en Red. Nuestra colaboración con MIK y con Enpresagintza, la Facultad de Empresariales de Mondragon Unibertsitatea nos está permitiendo participar en la investigación de la cosa que sea la economía abierta, como ya comentamos en su día. La EOI nos adjudicó esta investigación y creo, sinceramente, que no se puede pagar con dinero. Nos está abriendo los ojos a otras realidades empresariales que ¡están aquí!

Ya que mañana tenemos una reunión de balance en Madrid, he pensado compartirlo aquí. Son ya 15 los casos analizados. De ellos hemos ido escribiendo algunas cosas en el blog oficial sobre la investigación que mantenemos en EOI. Aún nos quedan cinco casos más de analizar, pero ya tenemos una cierta perspectiva. Estas serían nuestras conclusiones “en curso”:

  1. La economía abierta es diversa y admite enfoques camaleónicos. Van desde cooperativas -con diferentes filosofías- hasta sociedades limitadas, iniciativas personales, empresas de tercer  sector o asociaciones sin ánimo de lucro. La apertura a los stakeholders es diversa porque en ellos hay matices y diferentes fuentes de valor. Eso sí, todas se ven colaborando de forma estrecha con personas… que “estrictamente” no son parte de su organización formal.
  2. Estamos ante un sector con empresas en constante evolución. Estamos convencidos de que si esta investigación la hacemos dentro de tres años, veremos organizaciones diferentes: con distintos productos/servicios o dirigidos a otros nichos de mercado, o incluso con estructuras societarias que han cambiado.
  3. Son empresas con un compromiso “potente”. Puede ser que tenga que ver con el software libre, con la economía solidaria, con una visión crítica de la tecnología o con otra forma de aportar valor desde su sector. Sea lo que sea, hay “ideología”, hay una forma de encarar la realidad que no es neutra. Ese tipo de visión suele estar conectada con lo que la empresa ofrece. Además, este tipo de compromiso a veces la coloca en posturas de “lo coges o lo dejas”. Es decir, las vemos bastante “autorreferenciadas”.
  4. Vemos contradicciones. Por ejemplo, con la forma en que gestionan la propiedad de sus contenidos. El mercado es el mercado y a veces impide ser coherente. Se percibe una cierta tensión entre lo posible y lo deseable. En tanto que hay leyes de mercado y que el sistema lo engloba todo, estas organizaciones se saben insertas en esa realidad. No hay alternativa y eso provoca tensiones.
  5. Mantienen una actitud positiva ante Internet. De hecho ninguna de estas organizaciones podría vivir al margen de la red de redes. Internet ha supuesto una gran oportunidad para que sus negocios se desarrollen y sean competitivos. Sea como soporte para impulsar una comunidad o como eje transversal a su actividad, Internet es un elemento natural y consustancial a estas empresas. Y también conviene aclarar que no tiene por qué asociarse al uso intensivo de herramientas de la web social.
  6. No parecen estar a la caza del máximo resultado económico. Claro que hay matices en los enfoques, pero no parece que lo económico sea el motor principal. En general, estas organizaciones persiguen algo más allá de que consigan ganar dinero. De hecho encontramos maneras alternativas de establecer retribuciones. El compromiso que comentábamos en el punto 3 mueve a las personas con un grado extra de motivación.
  7. Se ven parte de un ecosistema o de una comunidad más amplia. Todas ellas se vinculan con un conjunto más amplio en el que se sienten una pieza más. Saben que no pueden hacer las cosas desde sus propias capacidades y recurren de forma constante a encontrar compañeros de viaje con quienes compartir esos grandes objetivos. Esta comunidad más amplia de la que forman parte estructura relaciones de “coopetición” pero dentro de un consenso global (puede que no explicitado) respecto a los grandes asuntos.
  8. Estas organizaciones poseen una gran ventaja respecto a otras porque en ellas suelen trabajar personas apasionadas. Cuando te están contando su proyecto estás viendo que no tiene mucho que ver con “el trabajo”. Sea lo que sea, no es “sólo” trabajo; es una conexión con un proyecto, con unas actividades que dan sentido a sus vidas. Por eso admite formas diversas, porque esos proyectos a veces no caben bien en las límites de las empresas.
  9. Casi siempre son organizaciones que ejercen la crítica, sea social o empresarial. No parecen estar conformes con el mundo en que viven. O, al menos, con parte de él. Han identificado algo que no está bien, algo que no puede continuar, por tanto, de esa forma. Esta definición “en negativo” de lo que no gusta actúa como palanca para movilizar. La percepción de la injusticia es motor de activismo.
  10. Disponen de mucha información sobre sus enfoques y modelos de negocio en la red. Es decir, facilitan mucha información en abierto a quienes, como es nuestro caso, quieren saber de ellas. Parece que es una característica obvia pero no lo es tanto cuando se mira a la forma habitual de “comunicar” que tienen muchas empresas. Sea mediante blogs u otras formas, encontramos explicados sus modelos de gestión para quien quiera conocerlos.

Estas diez conclusiones son un primer avance y seguramente irán enriqueciéndose (y modificándose) a medida que le dediquemos más tiempo de atención. Por supuesto que también hay dudas. Algunas recurrentes:

  • ¿por qué no encontramos una mayor presencia de la mujer en estos casos?
  • ¿son sólo casos “raros” y marginales o pueden convertirse en una forma alternativa de hacer empresa?
  • ¿es esto algo parecido a lo que se define como cuarto sector?
  • ¿tiene sentido que estas empresas den menos peso a lo económico en sus motivaciones y puedan competir en un mercado que es como es?
  • ¿aboca Internet a un tipo de empresa como la que describimos?
  • ¿la empresa actual se queda obsoleta a la hora de proporcionar contextos enriquecedoras a personas que quieren no “sólo” trabajar?
  • ¿es lo mismo de siempre pero con un barniz de capitalismo emocional?

Sea lo que sea la economía abierta, en ella andamos hurgando. Las quince organizaciones que hemos analizado hasta la fecha: Caja de Ahorros de Navarra, ZEMOS98, Platoniq, Y Productions, Sociedad Cooperativa de las Indias Electrónicas, Naider, Tourism Revolution Ecosystem, Xul, Blobject, Irontec, P-Osoa, Cluster de Turismo de Canarias, Tuxbrain, Safe Creative y TransAndalus.

Share This Article

Related News

16 citas de Memecracia, de Delia Rodríguez
Por fin Google Drive lo dice: almacenamiento infinito
Y estuvimos en el futuro: Basque Industry 4.0

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.