Wednesday, Jul. 17, 2019

La puta autoayuda

Escrito por:

|

08/06/2009


Categorías:

Etiquetas: ,

image_176El fin de semana que estuve en la Feria del Libro de Madrid ya me di cuenta: la autoayuda vive sus mejores momentos. Este  sábado, que pasé también por la más modesta de aquí en Bilbao más de lo mismo. En todas las librerías, toma sección bien repleta de zonas erróneas, felicidad y rollo oriental. Be water, my friend, be water.

Supongo que refleja lo jodidos que vamos. A más desasosiego, más charlatanería. Claro que la mezcla es explosiva: autores supuestamente serios (y peligrosamente prolíficos) junto a bazofia en papel. Y es que resulta algo mosqueante que los Marinas, Rojas Marcos, Punsets, Bernabés Tiernos y compañía sean tan best-sellers hoy en día. Bueno, pero aquí cada cual hace su negocio como puede. Que nadie piense que este tipo de autores no tienen equipo por detrás. Eso sí, no estaría mal que les concedieran más reconocimiento y sus libros vinieran firmados por el autor y su equipo.

Llama la atención la frecuencia con la que la felicidad conquista las portadas de los libros. Puedes elegir entre llegar a ella a través del Feng Shui, por la vía del laboro o en íntima comunión con tu pareja o contigo misma. Hay caminos para elegir y los tienes de todos los precios y colores. Eso sí, el título es importante y hay que dejárselo a los profesionales del marketing y la publicidad. Con terapeuta y sin terapeuta, con guía espiritual y sin él, a través de tu yo interior o mediante la fluidez del grupo, no olvides encontrar tu karma. Pase, busque, compare y compre, tiene todo lo que puede imaginar para su felicidad. Busque en su interior y encuentre algún problema. Después, compre su remedio, su pócima de siglo XXI para la felicidad. Y suerte con ella.

Hay que reconocer que la autoayuda vende. Con su dosis justa de ingredientes, vende mucho: un poco de síndrome hipocondriaco, un algo de “pero tú puedes”, otra pizca de “esfuerzo personal” y la guinda final de la felicidad, verdadera luz del camino. Ese extraño círculo recursivo que media entre “estoy mal” y “tengo que hacer algo” pasa hoy en día por una visita a la librería. Claro que yo no puedo tirar la piedra y esconder la mano. Me incluyo entre los consumidores de parte de este material. He leído a Punset, a Rojas Marcos, a Frankl y a algún otro. Y a veces me ha gustado lo que he leído, lo reconozco. Pero esta literatura tiene un límite. Porque un atracón de letras en busca de la felicidad perdida puede provocar serios trastornos mentales. O no, o no. Porque aquí cada cual se construye su paraíso con las drogas que mejor le sientan.

En fin, como diría madre, espero que sea para bien. Pero, con perdón, acaba uno algo saturado de la puta autoayuda.

Share This Article

Related News

Estupidez colectiva: mierda por arrobas
El Hierro visto a través de “Hierro”, la serie
Menos mal que Felipe VI es caballero de la Orden Jarretera

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(18) comentarios

  1. Txetxu
    08/06/2009 at 08:53

    Bueno yo creo que saquí en Bilbao, por ejemplo, en La Hormiga atómica, en Joker, en Gatazka y en Litterae Mundi no habíaautoayuda.

    Así que el todos.....igual debe quedar un poco más en el aire

  2. Julen
    08/06/2009 at 08:56

    Vale, lo dejamos en el 90%. Aceptamos pulpo como animal de compañía ;-)

  3. mkl
    08/06/2009 at 10:06

    ¿Te has fijado que el estilo literario /deleznable) de esta literatura es muy, pero que muy, similar al de la mayoría de la "literatura" (por llamarla de alguna manera) del manájemen? ¿Porqué será? ;-)

  4. David
    08/06/2009 at 10:25

    Es que tendrías que haber venido ayer a a la firma de libros alternativa en Barco 37. Cuando la Feria prohibió el libro electrónico decidimos que había que empezar a salir de ahí.

  5. deiane
    08/06/2009 at 10:30

    Cómo te entiendo!!

  6. gallas
    08/06/2009 at 10:44

    Todavía tengo la sonrisa en la cara. Vehemente, si... Una buena amiga habla de la era del buenrollismo. Bueno, hay buenas y malas practicas. Incluso una misma lectura puede ayudar a una persona a volar y otra a enterrarse. A mi como siempre me interesan las personas que acompañan. hay muy buenos profesionales y como apunta mkl hay redacciones muy similares entre estos autores y los que acompañan procesos y organizaciones. Lo interesante suele estar, también aqui, en las relaciones y la capacidad de trabajo.
    Gracias por escribir un post dónde unes "puta y "autoayuda". Es diferente a lo que suelo leer en la blogosfera. Me gusta Julen enfadado. ;D

  7. M. Luz Congosto
    08/06/2009 at 10:44

    Entre “estoy mal” y “tengo que hacer algo” pasa hoy en día por una visita a la librería.

    Tiene el mismo coste que ir a la peluquería y un poco menos que una consulta al psicólogo. No estoy al tanto del coste de las drogas por lo que no puedo hacer la comparación

    El más fácil gastar que pensar.

  8. Manu Fernandez
    08/06/2009 at 10:45

    Entre quesos, martes, inteligencias, eneagramas y demás, sólo cabe concluir que el mundo está fatal de los nervios. La realidad es que vende, son ideas sencillas, pretendidamente iluminadoras y, sobre todo, consoladoras. Apenas he leido cosas de esas, soy de los que se salta a Coelho en los semanales, pero entiendo que se lean y se demanden. Como dices en el post, "Busque en su interior y encuentre algún problema. Después, compre su remedio, su pócima de siglo XXI para la felicidad. ", seguimos en fase conductista.

  9. nonopp.blogspot.com/
    08/06/2009 at 11:45

    Pues yo disfruto mucho con este tipo de literatura, es más, la prefiero a la novela que es mas ficción. Ahora me estoy leyendo Inteligencia Social y estoy ansioso con empezar el nuevo de Marina. Saludos.

  10. Greg
    08/06/2009 at 12:59

    Comparto la opinión de la proliferación de los libros de autoayuda. Sin menospreciar al "oficio más viejo del mundo", creo que les están comiendo la tostada estos afamados ayudadores del prójimo
    Para los que quieran encontrar un estudio en profundidad de lo que la autora ha llamado "las narrativas terapeúticas os recomiendo la lectura de :
    Intimidades Congeladas
    Las emociones del Capitalismo
    Autora: Illouz Eva
    Katz Editores
    Buenos Aires

  11. Josu Ansola
    08/06/2009 at 14:06

    No creo que Punset sea un autor a incluir en el género. Por los libros que he leído (hace tiempo, tengo que reconocerlo) precisamente creo que tiende a salir de toda esa historia y aportar una visión científica, a ciertos temas excesivamente explotados en ese tipo de literatura, como la felicidad, el amor, bla bla bla...

    Tal vez, algunos de sus títulos puedan ser fácilmente localizables en la misma estantería, pero si entramos a su contenido, serían de ponerlos en la de Ciencia (aunque muchas librerías tal vez no tengan este tipo de secciones y estén dudando entre la de autoayuda y la de thriller-novelístico-histórico-conspira-paranóico. Total, uno más... :-(

  12. neocivis
    08/06/2009 at 15:51

    Julen: Será que parte de la humanidadha perdido el norte. Será que la política, la economía y la empresa tal y como está produce estos efectos colaterales que discurren los caminos de silencios por las calles de ciudades y pueblos, ahí donde las palabras de "vamos a..." ya no tienen lugar..

    Ya el congreso de filosofía de Mendoza (Argentina) en 1950 supo predecir que "humanamente estamos necesitados de explicaciones" las cuales incrementan la necesidades pasados casi 60 años desde entonces..

    Creo que los libros de autoyuda pueden representar una minúscula parte de muchas explicaciones necesarias. Mucho más luego de ver un mundo donde los sistemas utilizados no logran funcionar últimamente para provocar felicidad.. en fin..

    Saludos!
    neocivis.es

  13. Enrique Sacanell
    08/06/2009 at 17:06

    Comprendo tu punto de vista pero yo, para empezar, que se lean libros ya me parece un puntazo. Luego, lo de la autoayuda es como la catalogación de determinadas músicas en las tiendas de discos. Hasta hace bien poco cualquier disco inclasificable era New Age. Con la autoayuda pasa lo mismo. Cualquier libro que habla de la persona, de su desarrollo, de sus dificulatades o es claramente académico o va a parar a esa estantería. Si el libro está bien escrito y presenta un enfoque digno (no dos ideas simples repetidas hasta la saciedad, por ejemplo) no me parece tan malo que a alguien le apetezca reflexionar sobre si ismo mientras lee. Prefiero juzgar libro a libro y autor a autor. Que las editoriales y las librerias hagan marketing me parece lógico pero no hay que tomarselo tan en serio.

  14. Yoriento
    08/06/2009 at 19:52
  15. edurne
    09/06/2009 at 12:33

    Hola Julen, siempre me ha vencido una cierta grima hacia los llamados libros de autoayuda, por su excesiva simpleza u obviedad, porque no encierran misterio, belleza ni verdades que hieren, por lo que después de unas pocas páginas puede el aburrimiento. Pero hace unos años hubo uno que me sorprendió. Llegó en días de zozobra, de decisiones difíciles, esos momentos en los que nos gustaría cultivar nuestro carácter o simplemente nos rebelamos contra nuestra forma de ser. Pues el autor es Richard Carlson, doctor en Psicología, y el libro era No te ahoges en un vaso de agua (Don´t sweat all that small stuff ;and it is all small stuff). Voy a intentar recordar algo de la obra: su estructura en 100 frases o capítulos muy breves la hacen muy ágil y evidencia su carácter práctico y, lejos de ser un ramplón listado de recomendaciones, el contenido resulta preciso como un mecano y sugerente desde el punto de vista comunicativo. Luego he descubierto que ha utilizado la misma fórmula para ayudar en otros terrenos (el trabajo, las relaciones de pareja…). No me enrollo mucho más: Marina me gustó en el Laberinto emocional, pero en algún otro creo que divulga sin saber lo suficiente. Gracias Julen, vuelvo al vértigo del túnel del tiempo, aquella época pasada de la uni en Bilbao. Pero me sigues acompañando cuando te leo. Edurne.

  16. Jack The Ripper
    16/06/2009 at 22:35

    Yo corregiría la frase y diría: "La autoayuda no ayuda porque yo soy tan vago que luego no aplico nada y a lo pastilla mágica espero que se solucionen mis problemas".

    La autoayuda ayuda si dejas de ser un puto vago y haces algo para cambiar tu vida.

  17. Marc V Fons
    18/05/2011 at 23:13

    Depende del tipo de Autoayuda. No es lo mismo por ejemplo buscar algo tan etereo y general como la felicidad como algo más concreto como lo que hacemos en mi página que es ayudar a los hombres a ligar más. A más etéreo más timo, a más concreto más ayuda real se obtiene. Os sugiero mi página www.aprendeseduccion.com para ampliar más esto

  18. Pingback: Consultoría artesana en red » Sobre la empresa total

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies