information of medicines

Saturday, Oct. 1, 2016

10 causas de malestar provocadas por la empresa

Escrito por:

|

09/03/2009


Categorías:

Etiquetas: , , ,

auscultarYa comentamos que a partir una lista inicial de 27 preguntas comenzaríamos a aportar respuestas. Comenzamos por los 11 cambios en el mundo laboral. Hoy nos ponemos manos a la obra con estas 10 causas de malestar provocadas por la empresa. Recuerdo que todo ese juego de números parte de un proyecto en curso con el Servicio de Innovación de la Diputación Foral de Bizkaia. El objetivo es retorcer argumentos, sin más. Gracias a quienes os vais haciendo eco de la conversación: Yoriento, Los sueños de la razón o la Ingenería Civil en la Sociedad Digital.

¿Por qué hablar de malestar?, ¿por qué “provocado por” la empresa? Quizá haya que considerar que cada cual interiorizamos “malestar” de forma única. A mí, por ejemplo, nunca me ha molestado el ruido a mi alrededor mientras trabajado, pero sé de gente que lo pasa fatal. A otras personas no les molesta trabajar en un lugar sin ventanas. Yo cada día lo llevo peor si no hay un lugar por donde escape la mirada. Somos diferentes, somos iguales. Esta es la limitación para aportar análisis sobre causas de malestar. La pregunta de Borja era: ¿Cuáles son las principales fuentes de malestar que se vivencian en las organizaciones? Allá vamos.

  1. Has roto el PDCA: “Hacer” (Do) sin participar en la planificación previa (Plan) genera malestar. Si no me dejas participar y pensar en lo que tengo que hacer antes de llevarlo a cabo, mal empieza nuestra relación.
  2. Tu organización tiene demasiado poder sobre mí. Es una relación asimétrica donde un supuesto “sistema” parece imponer su voluntad (al final son personas con poder constituido, claro está) ante mí. Dependo demasiado de ti.
  3. En general, no vivo la empresa como un sistema democrático. La sociedad se rige por unos determinados patrones de convivencia, pero la organización parece no tenerlos tan asumidos. Y no me parece lógico que sea así en pleno siglo XXI.
  4. Me parece que ocultas demasiado lo que no interesa. Tapas la mierda con demasiada rapidez. Parece que me estás diciendo que aquí todo es de color de rosa y todos sabemos que nos es así. ¿Por qué no aceptar de forma natural lo que hacemos mal?, ¿por qué tanto miedo a descubrir nuestras vergüenzas? No me gusta esa obsesión por ocultar problemas. Generas ansiedad: no tenemos una relación sana con el error y con el problema.
  5. Siento que me presionas demasiado. O quizá se trate de que no eres capaz de comprender mi situación. Tus sistemas de evaluación irrumpen cual elefante en cacharrería. Deberías reconocer que hay muchos matices y tenerlos en cuenta. Las evaluaciones generan mucho malestar, que lo sepas.
  6. El dinero también genera malestar. Hemos establecido como base de transacción las recompensas extrínsecas: te doy a cambio de una paga. Y en el fondo generamos insatisfacción permanente. La retribución sólo actúa en negativo: puede molestar más o menos, pero molesta. Naturaleza humana, me temo.
  7. No me dejas actuar con libertad. Me siento más libre fuera que dentro de la empresa. Hay una lógica absurda en tu obsesión por limitar el discurso.
  8. En el fondo tu sistema está basado en la desconfianza y eso hace daño. Fíjate cómo actúas con el acceso a Internet: demasiadas veces limitas el acceso porque sabes que hay quien lo usa de forma inadecuada. ¿Por qué tengo que pagar yo por ello?
  9. Has agredido en exceso al planeta que habitamos. Muchas veces he tenido la sensación de que tu responsabilidad social corporativa ha llegado muy tarde. Tenemos numerosos ejemplos de cómo el dinero prevalece sobre todo lo demás. Tu preocupación social es cosmética.
  10. La división del trabajo que has desarrollado como fuente de competitividad me ha ninguneado. Te lo digo como lo siento. Yo podía hacer más cosas, pero “no eran de mi competencia”. Así que, ya ves, disculpa si no me implico. Eso lo dejo para mis cosas, que no son las tuyas, me temo.

Vuestro turno.

Share This Article

Related News

Compyte, herramienta para medir y mejorar la competitividad de las PYMEs
Lanbai: primer contacto entre personas y organizaciones
¡Enhorabuena! ¡Te hemos despedido!

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(13) comentarios

  1. Alorza
    09/03/2009 at 09:28

    Chapeau!

    Ahora no tengo tiempo: ¿alguien se anima a hacer la lista correspondiente a la Administración?

  2. Jesús Fernández
    09/03/2009 at 09:44

    Me gusta el post porque habla con sencillez y claridad de lo que nos genera malestar cuando todo parece que va "bien", como diagnóstico de una relación laboral actualmente considerada sana, no enferma. Suelen resultar muy evidentes las causas de malestar en los casos de relación laboral conflictiva con la empresa, pero este decálogo es aplicable cuando las cosas discurren con normalidad, me temo.

    Y es, al mismo tiempo, otra forma de resaltar lo necesario que va a ser tocar los sistemas de retribución, valoración estructural, comunicación, reconocimiento, participación... temas que, en su mayor parte, afectan a uno de los valores primarios que más asentados tenemos: la seguridad personal. Difícil tarea, por tanto, pero de consciencia inevitable si queremos hacer algo de verdad.

  3. alvizlo
    09/03/2009 at 10:07

    Lo primero agradecer estas sanas y necesarias reflexiones.

    Supongo que tanto en la empresa privada como en la pública, parte del problema del malestar está en aquello de la divergencia entre la misión y la visión de las organizaciones y las personas que están en ellas. Cuando se repiten un indicador interesante podría ser las veces que se repinten las preguntas ¿qué pinto yo aquí? ¿a qué nos dedicamos en este chiringo?

    En cuanto al punto 9, desde mi punto de vista, el problema no es que la RSC llegue tarde, es que se trata de un cambio de tablero para que los tramposos sigan haciendo trampas. ¿Por qué no empezamos por cumplir las reglas? Me parece muy bien trabajar en una organización que consigue sellos y certificaciones creadas para diferenciarse en mercados sensibles, pero ¿cumple la normativa aplicable en sus sector? ¿es la empresa algo distinto de un sistema destinado a quedarse con los beneficios y colocar las externalidades negativas (ambientales, sociales y económicas) fuera de sus límites?

  4. i-neocivis
    09/03/2009 at 11:48

    Julen, creo que nadie podía definir mejor la problemática.
    Comparto y agradezco tus dichos..

    Saludos
    Gustavo

  5. Borja
    09/03/2009 at 13:10

    En primer lugar Julen GRACIAS, de nuevo, Julen por ser tan directo y tan claro. Por desenterrar tanta porquería alacenada debajo de la moqueta (¡Ya me parecía que esos montículos con los que me tropezaba no eran por efecto del alcohol!)

    Esto de identificar las fuentes del malestar pero me parece que tiene un gran valor para darnos cuenta de esas dinámicas, a veces evidentes, a veces ocultas que limitan cuando no impiden que las personas despleguemos nuestras capacidades en nuestro trabajo.

    En mi caso las fuentes de malestar vienen generadas cuando no me tratan como una persona en toda mi integridad. Cuando no me dan espacio para hacer a mi manera, cuando las reglas se imponen a las relaciones, cuando todo se mide por su supuesta productividad material. Cuando se quieren poner puertas al campo. Cuando la cooperación se malogra por luchas de poder. Cuando los protagonismos cierran posibilidades. Cuando las condiciones laborales racanean en los detalles.

    Y es que además de por dinero, trabajo por aprender, relacionarme, aportar a la sociedad, disfrutar...

  6. Juan Palacios
    09/03/2009 at 16:22

    Hola Julen,

    Me sumo a tus diez.

    Gracias por tu lucidez.

    He puesto las mías en mi último post:

    http://jpalaciosgil.blogspot.com/2009/03/cuales-son-las-principales-fuentes-de.html

    Versos y sonrisas.

    Juan.

  7. i-neocivis
    10/03/2009 at 12:26

    Si vale la aportación

    Saludos!
    Gustavo

  8. Dioni
    10/03/2009 at 17:48

    tengo un blog "amigo" en el qeu publico algo de lo que me publican en prensa escrita...

    en la línea de esto. me ha gustado mucho.

    Invito a ver el mío. Seguiré el tuyo

    http://emogestion.blogspot.com/

  9. Julen
    15/03/2009 at 21:19

    @Alorza, ya has visto que lo ha hecho i-neocivis.
    @Jesús, ya sabes tú mejor que nadie que lo primero es "reconocer el problema" para "tomar datos", ¿no? Pues podemos empezar por el principio.
    @alvizlo, llevas razón en que hay todavía mucha gente haciendo trampas.
    @i-neocivis, un detalle trasladar la reflexión a la ciudadanía respecto a la Administración.
    @Dioni, gracias por compartir tu blog.

  10. silvia_ncuentra
    01/04/2009 at 16:54

    Por fin encuentro un hueco para seguir comentando "las 27".
    A mí me ha provocado malestar dos temas: (1) el que intentaran convencerme de las bondades de otra "ética" -la mía no valía, el único modelo de trabajo era el de la maximización del beneficio hasta niveles insospechados, pisando a quien hubiera que pisar y perjudicando la calidad de lo que se hacía; llegaron a vaticinar que una vez descubierto lo bueno del invento yo iba a cambiar ¡!¡!-, y (2) que no se evalúen o no se conozcan de verdad las competencias y aportaciones de las personas en sus respectivos desempeños.
    Julen habla de que las evaluaciones generan malestar; las "no-evaluaciones", y el premio basado únicamente en afinidades personales, también pueden ser un factor relevante de hastío.

  11. Xavi
    18/10/2009 at 13:54

    Una más, que todo y ser rara ocurre, sobretodo a los buenos trabajadores.

    Pretendes hacer de jefe en cosas banales, como permitir o no el asistir a una conferencia, cuando en las cosas importantes, como supervisar una justificación, eludes tu responsabilidad.

    Ésta es una de las de la lista de la Administración.

    Muy interesante el blog.

  12. Pingback: Propuestas, lecturas, reflexión, acción | conGestión de Personas

  13. Pingback: 10 causas de malestar con la Administración | Administraciones en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies