Thursday, Sep. 20, 2018

Innovación mediante las abuelas

Escrito por:

|

19/09/2016


Categorías:

Etiquetas:

Innovación mediante las abuelas

Grandmother
El bueno de Iván Marcos compartía vía Twitter una noticia publicada en Verne, ese blog de El País que nos trae historias bien seleccionadas y presentadas: Esta abuela asturiana ha creado la nueva hamburguesa de chorizo de McDonald’s. Se trataba de la colaboración que han desarrollado con unas cuantas abuelas para incorporar a su oferta un producto concreto procedente de su saber hacer. Es un ejemplo palmario de innovación de usuario y como tal he estado a punto de publicarlo en el blog del doctorado, pero al final creo que tiene más recorrido aquí porque hay implicaciones críticas que prefiero compartir en mi casa de siempre.

Es muy probable que no asociemos McDonald’s a un lugar donde irían las abuelas de este u otro país, ¿no? La oferta tradicional de esta cadena de comida rápida es la que es y su público objetivo (aunque cuanto más, mejor, claro está) no pasa por considerar a las abuelas como nicho prioritario. Ahora bien, dentro de una perspectiva social más amplia, contar con las abuelas para trasladar su saber hacer en la cocina a los fogones de McDonald’s tiene su punto. De esto no hay duda.

Decía antes que estamos ante un ejemplo de innovación de usuario por cuanto las abuelas no son “profesionales” de las artes culinarias. Su papel ha quedado mucho más sepultado puertas para dentro, allá donde no hay repercusión pública de sus acciones. Desde luego que rescatar ese conocimiento y ponerlo en valor es un detalle. La cocina de las abuelas siempre ha llevado un halo de conocimiento tácito. Échale una pizca más, déjalo algo menos, dale un poco más de fuego, pruébalo para ver cómo está. Todo un recetario lleno de matices. No hay minutos, grados o cualquier otra medida objetiva. En su lugar: una pizca, un poco más o un poco menos. Y ahí está la gracia, en que se aprende mediante observación y tiempo. La comunicación fluye en un plano diferente al que dictan las modernas exigencias de la eficiencia. Fluye con el cariño.

A veces se innova cuando se reinventa la tradición. O ni siquiera eso: cuando simplemente se reincorpora la tradición. Ser humilde y desandar camino también cuenta. Claro que McDonald’s es lo que es. Ha proyectado durante tanto tiempo unos valores que el experimento puede parecer ridículo. Bien por la idea pero, ¿casa con su imagen de marca? Que hable Juanjo Brizuela, pero no sé yo…

Share This Article

Related News

Recursos inhumanos
Sobre el noble arte de inflar el currículum
El capitalismo de la imaginación

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(6) comentarios

  1. Amalio Rey
    19/09/2016 at 16:17

    Julen, tengo serias dudas si esto es una verdadera "innovacion de usuario" o una mas de esas creativas operaciones de marketing que hace McDonald para intentar revertir su nefasta imagen de suministrador de comida basura. Como maniobra de marketing es muy buena pero, de verdad, ¿tu crees que una genuina receta de una abuela encajaria en la maquinaria eficientista con que McDonald trata su materia prima y sus procesos de elaboracion de la hamburguesa? No se, tengo dudas. Confieso que no he investigado, y voy a hacerlo, para darte una opinion mas informada. Pero visto lo visto, a mi me da que esto ha sido: "hagamos la receta que nos conviene y busquemos una abuela a la que atribuirsela". En fin, ya veremos si es verdad eso de "desconfia y acertaras" :-)

  2. Amalio Rey
    19/09/2016 at 16:25

    He leido mas de la noticia. Veo que ha sido un concurso. Ese detalle no lo contabas en el post. Fijate en esto: 1) "ha inspirado la nueva hamburguesa Grand Extreme", o sea, es bastante probable que la receta no sea tal cual, es solo "inspiracion" con lo ambiguo que eso significa, 2) Se servirá (...) durante un tiempo limitado. En fin, esa hamburguesa de la abuela no entra en el catalogo para quedarse. Suena a operacion de marketing, a esfuerzo minimo para asociar la marca a la autenticidad que transmiten las abuelas.

  3. Juanjo Brizuela
    19/09/2016 at 17:54

    Recojo el guante Julen…
    Hace un tiempo reflexionaba sobre hasta dónde se pueden estirar las marcas. Y es que hay maneras de crecer, o conseguir más y más o tomar un camino diferente que te abra un nuevo filón de negocio. Claro que cualquier marca no lo puede hacer y ni siquiera le conviene hacerlo, porque es entonces cuando topa con la idea de la confianza y la credibilidad, dos de esas palabras que tanto escalofrío producen en determinada gente.
    A mi esto me suena a ser notorio y diferente, para seguir siendo notorio. Leyendo los comentarios de Amalio, pues más que produce en este sentido.
    Pregunta: ¿McDonalds es creíble con este producto? Diferenciador lo puede ser pero no sé si creíble… dentro de su cultura y filosofía. Sí que seguro es cierto que McDonalds querrá acercarse mucho a la gente para ir "borrando" esa imagen que tiene: de apuesta "segura" en cualquier sitio que se encuentre.
    A veces estas apuestas hay que hacerlas, dije no hace mucho que "las grandes marcas son aquellas que son capaces de innovar"… y no únicamente en producto sino en otros aspectos. Creo que para McDonalds esto es simplemente notoriedad y que, como cualquier promoción, cuando acabe se dedicarán a otra cosa.

  4. Julen
    20/09/2016 at 07:00

    Es evidente que este tipo de organizaciones son muy avispadas a la hora de llevar a cabo acciones que consigan cierta repercusión mediática. Lo que planteo es efectivamente, hasta qué punto esta iniciativa encaja con los (supuestos) valores que se asocian a la marca. Otra cuestión es cómo una marca de estas características se monta en el carro de tendencias relacionadas con la salud en su más amplio sentido. No sé, es complicado porque la imagen pública es la que es. Creo que nadie va buscando comida "sana" a un McDonald's.

    Por cierto, estoy leyendo un libro de Ainara Hernando con unas cuantas pequeñas biografías de ciclistas de cierto nivel y es curioso que Chris Horner, quien ha sido la persona de más edad en ganar la Vuelta a España, se alimentaba en gran medida a base de hamburguesas. Digo porque a lo mejor resulta que no a todo el mundo le vienen tal mal, jeje.

    • Juanjo Brizuela
      20/09/2016 at 10:42

      Desde fuera mi sensación es que son marcas que quieren aportar una confianza diferente y sobre todo labrar un camino que "pelee" contra la imagen que tienen desde fuera. Innovar desde el usuario, acercarse a otros públicos es algo que se está tomando en el nuevo marketing pero su aplicabilidad en otras categorías es de dudoso efecto.
      Las hamburguesas por definición no son malas, como todo en la vida. Pero yo por si acaso me las preparo en mi casa ;)

      • Julen
        21/09/2016 at 05:29

        O que te las preparen en Arzak ;-)

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies