Tuesday, Jul. 16, 2019

Un cambio oficial de época: política, economía y empresa

Escrito por:

|

15/01/2016


Categorías:

Etiquetas:

Un cambio oficial de época: política, economía y empresa

Pleno extraordinario del Congreso de los DiputadosParece que ayer se produjo un consenso a la hora de interpretar lo que sucedía en el Congreso de los Diputados: algo cambiaba, ya lo dijo Iñaki Gabilondo. Por la mañana, en lo que a mí respecta, participé en una reunión donde la conversación giraba una y otra vez en torno a otro cambio, el que tenía que ver con un nuevo modelo económico que emerge. Y como quiera que lo que tenemos como herramienta para generar riqueza son las empresas, estas parece que también están mutando. ¿O no? Porque también es cierto que la gran empresa sigue controlando el poder y dispone de inmensos recursos para bandearse de aquella manera con las limitaciones de control político y ciudadano.

La trampa en realidad es un teórico bienestar material -pegado al consumo y al crecimiento- que se ofrece a la ciudadanía a cambio de cederles poder. Tú déjame en el mercado y yo, gran empresa, te proporcionaré abundancia. Un pacto que los gobiernos nacionales, autonómicos o locales aceptan de buen grado. Supongo que ven empleo, ven cierto progreso y dinamismo.

Además, la gran empresa juega a la responsabilidad social corporativa. Se vuelve social y aporta recursos para proyectos de buen rollo mientras su apisonadora de negocio hace lo que haga falta para satisfacer a sus accionistas. Te ofrezco responsabilidad social pero déjame hacer las cosas de verdad a mi manera.

El cambio de época no será de hoy para mañana. Pero la presión ciudadana está aquí. Los años de crisis son ya unos cuantos desde 2008. La desigualdad es la seña de identidad de este período convulso. Un progreso que sí, es cierto, sucede. Pero solo para unas pocas personas que estiran más y más sus ingresos. Más conduce a más. Menos a menos. Y la situación comienza a ser insultante para una buena parte de la población. Si la crisis te golpea, ¿cómo aceptar que un tweet patrocinado de Cristiano Ronaldo le genere un ingreso de 200.000 euros? A más de 1.000 euros cada uno de sus caracteres. ¿Y qué decir de su colección de coches de alta gama? Ah, pero le regala un Porsche a su madre. Buen hijo. Da igual que sea este hombre o cualquier otro multimillonario.

El mundo enseña sus dos caras a la vez: la opulencia y la miseria. Y quienes viven en aquello que llamamos Cuarto Mundo -la miseria- se juegan la vida para llegar a este supuesto primer mundo donde unos pocos poseen el 99% del pastel. El resto se hunde en la desigualdad.

El cambio de época puede que ocurra por asalto. Se supone que podría transcurrir tranquilamente pero ya se sabe que las revoluciones a veces tienen estos inconvenientes. Mesura, tranquilidad, vamos a hacer las cosas bien. Eso dicen quienes ven que pueden perder. La impaciencia, en cambio, puede convertirse fácilmente en desesperación. La puta valla de Melilla contra la desesperación humana. ¿Qué crees que va a suceder?

Cabe incluso la posibilidad de que la gran economía del uso y del abuso sea capaz de pervivir porque se vestirá de colaborativa, social, medioambiental o lo que haga falta para que la ciudadanía siga tragando. No es de descartar que el capitalismo global sea capaz de tumbar el cambio de época porque lo integra y lo promociona. Puede ocurrir que este cambio de época sea carne de reality show. El cambio de época en la televisión, en los discursos oficiales, subsumido por el sistema, integrado en el Congreso. Un impresionante baño cosmético donde la realidad se hace ficción y los nuevos modelos se explican a través de series de televisión.

Sí, creo que estamos ante un cambio de época. Lo dicen en el telediario. Se ve en las fotos.

Share This Article

Related News

Estupidez colectiva: mierda por arrobas
El Hierro visto a través de “Hierro”, la serie
Menos mal que Felipe VI es caballero de la Orden Jarretera

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(4) comentarios

  1. Mentxu
    15/01/2016 at 09:27

    Cambio de época en lugares de representación (Congreso, Senado). Entran rastas, camisetas, bebés... Pero las decisiones reales que afectan a millones de personas se toman en otros lugares.

    Y la foto que has elegido, ideal para mostrar ese (no) cambio.

    Desde que comencé la Universidad llevo oyendo hablar de cambio de época... Lo que tenemos YA y poca atención prestamos es un cambio climático...

    A vivir que son 2 días!!

    • Julen
      21/01/2016 at 07:57

      Sí, Mentxu, vivimos en frases clichés que no dicen nada. La de veces que hemos escuchado eso de que "no estamos en época de cambios sino en un cambio de época". Pues aquí seguimos :-(

  2. Juanjo Brizuela
    17/01/2016 at 23:27

    No sé si lo estamos viviendo pero sí que noto cierta tensión entre quienes vivían bien hace unos años porque intuyen algo que les incomoda y ven su riesgo de estabilidad que se rompe.
    Lo que no me queda claro es lo de la revolución, no sé si es muy viejuno o no pero como siga así el más da más y el menos lleva a menos, igual la resucitan

    • Julen
      21/01/2016 at 07:56

      Lo de la "revolución" es simple de entender... si es que la desigualdad sigue a más. La lógica dice que llegará un momento en que no quedará otra. Hay quienes explican la violencia actual del radicalismo islámico no desde la religión sino desde la desigualdad.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies