Tuesday, Oct. 24, 2017

De gris a verde: 10 ideas sobre cooperar para innovar

De gris a verde: 10 ideas sobre cooperar para innovar

Dia gris con colores verdesEsta mañana hemos estado presentando un resumen de la investigación que entre MIK y Hobest Consultores hemos realizado entre empresas industriales de Bizkaia sobre “cooperar para innovar”. El Departamento de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia nos lo encargó en su día, lo que nos ha conducido a un trabajo de campo con entrevistas a personal directivo de diez empresas: Arteche Hermanos, Conservas Zallo, Grupo Urbegi, Lemförder TVA, Microdeco, Orbea, Protón Electrónica, Reiner, Sprilur y Técnicas Hidráulicas S.A. Igual encargo se realizó a Orkestra, que también realizó entrevistas sobre el asunto a otras empresas de Bizkaia.

La presentación de conclusiones se ha incluido dentro de Arbela, ese “lugar de encuentro para compartir”, tal como lo presentan en la Dipu. Hemos estado exponiendo Alberto Etxeandia y yo mismo, y en el equipo investigador han participado también Maite Darceles y Urko López Odriozola. En la jornada, además de Orkestra y nosotros, han intervenido Xabier Artaza, de Metalúrgica Marina, y de Óscar Rey, de Inkoa. Ellos nos han explicado su punto de vista y algunos ejemplos de iniciativas de cooperación para innovar en las que están inmersos. En breve Borja Lastra escribirá su resumen de la jornada en el blog que mantienen desde hace ya unos cuantos años allí en la Diputación. Mientras llega, aporto aquí mi punto de vista personal.

En primer lugar, la idea de que Hobest Consultores y MIK colaboren en un proyecto como éste creo que es muy buena noticia. MIK busca la transferencia de su “investigación en gestión” a la empresa y es evidente que Hobest Consultores trabaja directamente en ello. Así que hemos compuesto un equipo 2+2, dos personas de Hobest y dos de MIK. Creo que ha enriquecido el proyecto y espero que sea solo un primer ejemplo de colaboración. Si el objeto de la investigación es la cooperación para innovar, bueno es que la hayamos realizado “en cooperación” entre dos entidades diferentes pero que se complementan.

Óscar Rey nos habló en su exposición de cómo Inkoa, una ingeniería especializada en aportar soluciones integrales de tecnología avanzada dirigidas al sector agroalimentario a nivel internacional, colabora con Garaia, una cooperativa del sector hortofrutícola y de la planta ornamental. Han buscado precisamente esa complementariedad de la que hablábamos en el párrafo anterior. Y ahí, en marco de esa colaboración, es donde explicaba cómo a través del proyecto HORTIK (Agricultura Urbana y Cubiertas Verdes) querían convertir suelo gris en suelo verde: quitar cemento y hacer florecer infraestructuras urbanas verdes. Me acordé, por cierto, de PezEstudio, y su iniciativa Agronautas. Es otro plano, ya sé, pero estuve pensando en Maé y Elisa, que siempre andan con propuestas interesantes de investigación-acción.

Recurro a esta idea del “gris al verde” porque enlazaba con algo a lo que aludí varias veces en nuestra presentación: la “cooperación para innovar” aún no viene en el equipamiento de serie de las empresas. Hay que trabajar una capa base para educar en otras formas de “hacer en colaboración”. Por ejemplo, haciendo autocrítica, tendríamos que mirar en nuestros planes de estudios de Administración y Dirección de Empresas o en nuestros postgrados para ver si este tipo de asuntos los tratamos. Y me temo que no, que predominará la idea de “competir” frente a la de “cooperar”. Una que cae en nuestro terreno, la universidad.

En fin, por no alargarme, de las notas que he tomado en la reunión dejo aquí estas diez ideas básicas:

  1. Debe haber espíritu de colaboración dentro de la empresa para hablar luego de cooperación con otros agentes. Y a esto hay que asumir la clara apuesta de la dirección y el apoyo de las instituciones públicas. O sea, un triángulo con tres vértices necesarios.
  2. Mostrarse en formato co-branding es muy útil, decir que somos tal empresa y que habitualmente colaboramos con otras (a las que citamos expresamente) es evidenciar que “te lo crees”: eres tú y tu red.
  3. El desarrollo de proyectos de cooperación para innovar puede ralentizarse y caer en la maraña de la burocracia y las desconfianzas mutuas. Hay que gestionar bien este tipo de proyectos, con personas expertas y con la dedicación de recursos suficiente. Una buena idea es la de disponer de mentoring o de acompañamiento a medida según casos.
  4. Impulsar la cooperación para innovar requiere tres planos de trabajo: actividades de sensibilización donde los agentes intermedios tienen mucho que decir (divulgar buenas prácticas, fomentar actitudes y aptitudes adecuadas en las personas, habilitar foros), actividades con empresas individuales para indagar en sus posibilidades concretas y actividades con grupos de empresas para descubrir cuáles pueden ser las oportunidades.
  5. Mejor empezar por proyectos abarcables que generen aprendizaje positivo que no buscar proyectos ambiciosos pero muy complejos. Interesan dinámicas de “éxito conduce a éxito”.
  6. Hay que explotar los casos de éxito y trabajarlos como diamantes en bruto. Sin endiosarlos pero asignándoles el valor de la realidad, de que es posible y de que merece la pena ponerse con ello.
  7. La explosión de proyectos de economía colaborativa nos debe hacer reflexionar: el concepto de cooperación se ha ensanchado. Se pueden llevar a cabo iniciativas para cooperar de mil formas y colores. De hecho ya se están produciendo. Hay empresas que se definen “en colaboración con otras” desde su origen. Conviene aprender de esta nueva realidad.
  8. Coooperar para innovar requiere humildad y aprender del proceso. Es difícil predeterminar una metodología cerrada y guiarse a través de ella. No quiero decir que no haga falta metodología pero estamos ante procesos complejos cuyo final es muy difícil de prever. Dejemos que las personas hagan química y conduzcamos con mucha mano izquierda este tipo de procesos.
  9. Hay que concretar y buscar oportunidades de mercado. Las empresas cooperan cuando las ven. Esto nos lleva a pensar que cada empresa debe encontrar su propia palanca para activar la cooperación para innovar. Cada caso es único por la complejidad a la que aboca.
  10. Los agentes intermedios (agencias de desarrollo comarcal, clusters, asociaciones empresariales y todo un amplio abanico) deben coordinarse entre sí y encontrar también su “cooperación para innovar”. Deben predicar con el ejemplo.

Bueno, seguro que Borja realizará un resumen estupendo aportando su particular punto de vista. De momento, aquí tiene un complemento. Él dará acceso a los documentos que hemos utilizado. Yo, por parte de MIK-Hobest, dejo aquí accesible nuestra presentación. Caballero, su turno 😉

La imagen para la home del blog es de Patricio Arce en Flickr.

Share This Article

Related News

II Congreso Experiencia del Paciente
Clientes en los consejos rectores de las cooperativas de trabajo
Nike a través de Amazon: ¿todo acabará así?

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(5) comentarios

  1. Borja
    28/02/2014 at 18:53

    Gracias Julen por tu oportuno post, ¡brillante, como siempre!

    En breve me pongo a escribir otro post con mis apreciaciones personales. Aunque adelanto aquí que para mi la jornada ha sido todo un regalo.

    Escucharos a Alberto Etxeandia y a ti, a Bart Kamp, a Xabier Artaza y a Oscar Rey ha sido muy ilustrativo. Habéis puesto voz a propuestas concretas para avanzar hacia entornos más cooperativos, habéis señalado direcciones de avance indicando que luego los caminos serán diversos, y que cada cual buscará el suyo propio. Eskerrik asko!

    Un autentico disfrute escuchar tanto sentido común y tantas aportaciones que nos invitan a mover ficha, a salirnos de la caja para poder encontrar aquellos resultados que decimos pretender.

    Confío que hoy se ha puesto una semilla que dará sus frutos. Y lo hago porque entre el público asistente había bastantes representantes de agencias de desarrollo comarcal, de Clusters, de la Camara de Comercio, de la FVEM, de centros tecnológicos, del mundo de la consultoría y por supuesto, aunque todavía pocas, empresas.

    Personalmente he detectado buena onda en las conversaciones que he mantenido tras la sesión. Lo resumiría en GANAS de recorrer estos caminos en colaboración.

    ¡Así sea! ¡Así lo hagamos!

    • Julen
      01/03/2014 at 07:40

      Bueno, no cabe duda, Borja, de que hay trabajo por delante porque no es tan fácil esa labor de "engrasar" las conexiones entre las empresas para que se pongan a cooperar para innovar. Hay que tirar de mucha mano izquierda y tener paciencia. Oscar Rey hablaba de tiempo para fructificar. Y, claro, hoy todo el mundo anda acelerado. A ver si encontramos el "tempo" adecuado ;-)

  2. Pingback: SERVICIO DE INNOVACION 2.0 » Cuando la cooperación convierte los grises en verdes…

  3. Pingback: De gris a verde: 10 ideas sobre cooperar para i...

  4. Pingback: SERVICIO DE INNOVACION 2.0 » ¿Y si cooperar fuese como elaborar un #KOOPptel?

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies