Friday, Aug. 22, 2014

Klask, otra mirada a Portugalete

Klask, otra mirada a Portugalete

Un territorio se puede entender como una sucesión de capas de contenido que lo interpretan. Sobre la realidad física -sus calles, sus viviendas, sus plazas, sus aceras o su comercio- se suceden un buen número de flujos de información. Antes esos flujos acontecían en el ámbito de lo inmediato y privado para las personas de a pie mientras que lo público necesitaba del poder de las instituciones, fueran públicas o privadas.

Pero es más que evidente que la mirada sobre un pueblo es hoy un cocktail que reúne ingredientes muy diversos. La disponibilidad de tecnologías en manos de la gente provoca una constante emisión de información. En general, anda por ahí, fragmentada en miles de paquetes que uno no sabe bien cómo atrapar… si es que se puede.

Klask hace una parada y focaliza la producción de contenido a través de un colectivo muy concreto: gente joven que estudia en los diferentes centros de Portugalete. ¿Con qué herramienta? Básicamente con el móvil o smartphone que se convierte en compañía inseparable de muchas de estas personas. A partir de ahí construir un relato colectivo es asunto que requiere de una cierta (des)organización. Y tira millas.

Llevamos años asistiendo a un creciente interés social por la innovación, la creatividad y la búsqueda de nuevas maneras de hacer, provocado principalmente por la actual cultura en red, fundada en conceptos como el procomún, el creative commons  y la inteligencia colectiva. La web social y las nuevas tecnologías favorecen la adquisición y el intercambio de conocimiento y propician, cada vez más, una sociedad capaz de manejarse a través de distintas plataformas, herramientas y lenguajes.

El proyecto KLASK se constituye como una plataforma y una experiencia formativa, basada en la potencialidad, y las posibilidades, que representan los nuevos usos sociales de las nuevas tecnologías, atendiendo con especial interés a la autonarración y la distribución.

Detrás del proyecto están Itxaso DíazIxi García y Naiara Pérez de Villareal para dibujar una escena en la que participaran chavalas y chavales de los nueve centros educativos de Portugalete. Por supuesto que la arquitectura de este tinglado tiene su miga. Una experiencia más de creación colectiva a partir del uso de los móviles, algo al alcance de la mayoría de la gente. Tecnología que en este caso ayuda a producir un contenido que suma multiplica las capacidades individuales.

Os dejo un video para que os hagáis una idea de qué es Klask. Más información, por supuesto, en su sitio web y también en el blog. Experiencias similares y recursos en su laboratorio. ¿Alguna otra entidad se anima a construir relato colectivo usando a su ciudadanía? Pues ya hay metodología disponible. Ánimo.

KLASK Kronikalari Artistikoa from itxaso diaz on Vimeo.

Share This Article

Related News

The Start-up of You, tú eres tu producto, fin de trayecto
A la caza de tendencias alimentarias con The Food Mirror
Tú, yo y Facebook

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.