Thursday, Jul. 31, 2014

¿Hasta dónde creer que lo de social media es verdad?

Escrito por:

|

09/10/2012


Categorías:

Etiquetas: , , ,

¿Hasta dónde creer que lo de social media es verdad?

Basta de Mentiras!!!Cuando la web social surgió -lo llamamos en su día web 2.0- lo tecnológico quedo en un segundo plano. El gran salto fue que no había que saber de ceros y unos para publicar contenido en Internet. Podíamos, por ejemplo, abrir un blog y escribir en él o guardar nuestros favoritos de forma colaborativa en almacenes como delicious. Éramos personas que veíamos cómo caían ciertas barreras tecnológicas. Y lo vimos útil.

Más y más gente se sumó a la fiesta. Usaban diferentes herramientas para compartir en Internet. Podían ser textos, fotografía, video. Se podía llevar a cabo con diferentes herramientas, no tantas como hoy, pero había alternativas. Entonces comenzó a tener sentido pensar en las licencias de reutilización del contenido que compartíamos. Y empezamos a usar por ejemplo las de Creative Commons. Y lo vimos útil.

El tiempo siguió pasando y todo explotó cuando aparecieron lo que se ha venido en llamar redes sociales en Internet. Con Facebookistán como paradigma de un mundo extimizado. Las personas compartían más y más. Twitter también fue ganando terreno y por fin llegó a explotar de la misma forma. Compartir qué tal te han salido las lentejas convivía con ese enlace fantástico que te soluciona la vida o hasta incluso resulta que llega a ser un buen predictor de citas en un documento académico. Impresionante. Y lo vimos útil.

Hubo -no sé cuándo- un movimiento por el que lo que era web social empezó a migrar a web comercial. Si la publicidad a través de medios tradicionales era la herramienta para captar nuestra atención, alguien pensó que lo que estaba pasando en Internet no podía desaprovecharse. Si por allí desfilábamos miles y miles de personas, no había duda: había que trabajar ese tipo de publicidad.

Lo empresarial, a través de sus marcas planetarias, encontró en la web social el lugar donde la gente se juntaba y hablaba. Y no hubo ninguna duda. Como elefante en cacharrería se decidió un desembarco que por volumen e insistencia superaba de largo al de Normandía. Se utilizaron múltiples medios aéreos, navales, anfibios y lo que se te ocurra. Las marcas se lanzaron a una lucha sin cuartel. Con lanzagranadas y misiles de toda forma y color comenzaron a inundar la web social. Sin piedad. Lo que fueron conversaciones se convirtieron en un estruendo ensordecedor.

Pasó el tiempo y en 2012 los de Gartner lanzaron un primer aviso: Entre el 10% y el 15% de las interacciones sociales con marcas serán falsas en 2014. La gran mentira continuaba creciendo. Hacían falta gafas para diferenciar lo auténtico de lo falso. La fiabilidad de muchas fuentes se empezaba a resquebrajar. Unas cuantas decepciones agravaron el estado. Y empezamos a pensar que quizá, quizá, no fuera tan útil.

Share This Article

Related News

The Start-up of You, tú eres tu producto, fin de trayecto
A la caza de tendencias alimentarias con The Food Mirror
Tú, yo y Facebook

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.