Wednesday, Apr. 24, 2019

Camino hacia el Alentejo portugués #AlentejoMTB

Escrito por:

|

12/04/2019


Categorías:

Camino hacia el Alentejo portugués #AlentejoMTB

Día D, 12 de abril de 2019. Destino: el Alentejo portugués. Tripulación: Alberto con su nueva BH Lynx, Julen con su habitual Orbea Oiz y a la espera de encontrarnos con el tercer hombre allá en Portugal, Juan con su Trek Caliber. Misión: ruta circular en bici de montaña que combinará tramos de la Transportugal, tramos de la Vía Nascente -Camino de Santiago- y tramos diseñados por quien suscribe esta crónica. Hoy es día de traslado desde Bilbao hasta Castelo de Vide. Esperan días de gloria, no hay duda. Bueno, vale. A estas edades uno va pensando dónde degustará platos típicos de la zona, en qué alojamientos disfrutará de mejores almohadas y qué paisajes deleitarán la vista. La Titan Desert se la dejo para mi buen amigo Ángel.

Como siempre que inicio una de nuestras rutas de larga distancia, siento cosquilleo en las tripas. El año pasado conocimos de primera mano la primavera extremeña. Ahora pasamos al otro lado de la frontera y hacemos lo mismo con su hermana la portuguesa. Como ya aprendimos en Olivenza, las líneas que delimitan países son asuntos coyunturales que van y vienen mientras Saramago sigue esperando la unión ibérica peninsular allá en su tumba.

El camino hasta Castelo de Vide nos mete de lleno en la ya conocida autovía de la Vía de la Plata. Han sido varias veces las que hemos transitado por aquí devorando kilómetros en coche. En bici es otro asunto. El ritmo de los pedales nos proporciona una velocidad mucho más humana. Burgos, Palencia, Valladolid, Salamanca, Cáceres y luego hacia Lusitania. Más de 700 kilómetros y a primera hora de la tarde estábamos ya en destino, aprovechando la hora que le ganamos al reloj.

Hemos comido en Aliseda, muy bien, en un típico restaurante con carnes de caza (su nombre, Montería, lo delataba) y un buen surtido de camioneros con sus maquinones a la puerta. Todo muy sabroso y abundante.

Castelo de Vide es de esos típicos pueblos de postal. Murallas, callejuelas empedradas, castillo e iglesia en lo alto, judería, fonte da vila, casas encaladas de un blanco insultante, todo ello con 3.407 castelovidenses y castelovidensas, según la Wikipedia. Arcos y ventanales góticos se reparten en mil rincones para deleite de la vista. Eso sí, el peaje quizá sea demasiado alto: Castelo de Vide, pueblo turístico donde los haya, aunque nosotros lo hemos conocido sin las previsibles marabuntas de estos días de Semana Santa que se avecinan.

Como habíamos previsto, por la tarde nos hemos reunido con Juan, que había llegado algo antes al hotel. Ya está el equipo al completo. Seguro que vamos a disfrutar de la ruta. A ver qué tal vamos amoldando nuestros diferentes ritmos para encontrar la mejor de las sintonías. En fin, que mañana arranca la fiesta. Ya os iré contando. Y… felicidades con retraso de un par de días para Juan. Hoy invita él a cenar 😉

Share This Article

Related News

11 recuerdos de la ruta por el Alentejo #AlentejoMTB
8- Alter do Chao – Castelo de Vide #AlentejoMTB
7- Estremoz – Alter do Chao #AlentejoMTB

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies