Tuesday, Jan. 22, 2019

¿Han caído los precios en consultoría?

Escrito por:

|

25/12/2018


Categorías:

Etiquetas: ,

¿Han caído los precios en consultoría?

dinero

Han sido varias las ocasiones en las que en estos últimos días me ha salido este tema a colación. De hecho, al menos en mi caso, si me atengo a dos de las instituciones con las que colaboro desde hace años y que, por su volumen de contratación, pueden servir de referencia, la respuesta sería evidente: sí, los precios han caído. Y me da la impresión de que no son solo los datos de consultoría, sino también de formación. El lunes pasado escribía respecto a que aquellos salarios de 2008, previos a la crisis, no se han recuperado. Quizá la lógica sea similar en el caso de los precios de consultoría.

Puede que la vara de medir de las Administraciones Públicas también nos sirva. A fin de cuentas contratan servicios de formación y consultoría. Y en una propuesta competitiva quien baje más los precios es muy probable que se lleve el trabajo. Pues bien, con el agua al cuello, más de una oferta habrá rozado la desesperación: o conseguimos ese proyecto sea al precio que sea o nos vamos al agujero. Ante todo, carga de trabajo y facturación. La que sea, pero facturación. Luego vendrá la correspondiente subcontratación de servicios en unas condiciones bastante lamentables las más de las veces. El deterioro general del sistema está garantizado.

Es cierto que tarifas de 75, 90 o más de 100 euros/hora deberían hacernos cautos a la hora de protestar porque al escuchar los precios hora con los que se pagan otras profesiones no salimos tan mal parados. Me viene a la cabeza el precio que se paga en profesiones feminizadas, como puede ser la de los cuidados a personas mayores o la de quienes prestan sus servicios en el hogar. Ahí las tarifas hay que dividirlas por diez respecto a las que comentaba antes. Así que, como veis, todo es relativo.

Conste que siempre he pensado que la hora (el tiempo, en general) es una unidad de medida que no sirve del todo bien para el trabajo de consultoría. Soy de los que entiendo que existe un precio de mercado y luego, detrás, viene una compleja lógica de dedicaciones que fluctúa de acuerdo con muchos aspectos, la mayor parte imprevisibles hasta que no llegas al proyecto en cuestión. Pero este es otro asunto. Lo que sí parece haber sucedido es que los precios de mercado han caído.

No sé si la espiral seguirá profundizando hasta que se produzca un reajuste. ¿Estaríamos vendiendo por encima de lo que sería lógico? Siempre me he tenido por bien pagado, lo digo como lo pienso. Por eso no es que me escandalice que los precios caigan. Seguimos viendo la película desde un lugar bastante privilegiado. Siempre que haya trabajo, claro. Y soy consciente de que en épocas convulsas la competencia se hace más feroz y, como decía, las tentaciones para tirar precios están ahí. Hace poco lo escuchaba respecto a las empresas que ofrecen servicios de traducción: las hay que tiran los precios. Pero lo peor es que haya quien compre. Échate a temblar cuando quien compra es la Administración Pública. Ahí sí que hay un problema.

Hace unos cuantos años Francia reguló contra Amazon para que no vendieran libros con un descuento mayor del que se ofrecía en librerías y para que cobraran los gastos de envío. Pudiéramos pensar que quien sale perjudicado es el cliente final. Un escenario de libre mercado se escandalizaría. Pero también es cierto que hay que comportarse dentro de ciertos márgenes porque el salvaje oeste no es la solución, ¿no? Desde luego que cuando contrata la Administración Pública está lanzando un mensaje respecto a las condiciones de juego. Y creo que el efecto dominó es sencillo de entender: algo parecido sucederá en el sector privado cuando ve que el sector público cambia las reglas del precio.

En fin, es solo una reflexión en voz alta. ¿Están bajando los precios de la consultoría? Si es así, ¿lo seguirán haciendo? ¿Son lógicas las tarifas que aplicamos en nuestros proyectos? ¿Es el tiempo la unidad de medida lógica a aplicar en la consultoría?

Share This Article

Related News

Iam, un muñeco para ayudar a conseguir la identidad
Estudios de postgrado en consultoría
El nuevo grado en Business Data Analytics de MONDRAGON Unibertsitatea

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(4) comentarios

  1. Iván
    03/01/2019 at 07:18

    Supongo que estamos viviendo tiempos revueltos, y eso también afecta a lo que se mueve en consultoría. Mirando desde la distancia, parece que la tendencia es que las administraciones públicas sigan recortando.

    • Julen
      13/01/2019 at 09:06

      Sí, Iván, esa parece la tendencia, no hay duda. Habrá que ver con más perspectiva de tiempo...

  2. Juanjo Brizuela
    08/01/2019 at 08:45

    Es una pregunta que llevo tiempo haciendo … lo que ocurre, y no es por mirar tan atrás como para justificarnos en la actualidad, es que quizá anteriormente todo era como demasiado "fácil". Que si un poco de prestigio por aqui, que si la hora del senior y el trabajo del junior, que si proyectos entregados a golpe de kilogramos de informe… Claro que la realidad se ha acabado imponiendo quizá probablemente porque haya gente-equipos-proyectos que necesiten trabajo al coste que sea … y de ahí, alguien argumentando, "total para qué pagar más por lo mismo" comenzó a estirar la espiral de este decaimiento.
    El reto estará me temo en tratar de "convencer" en qué es lo que se compra y cuál es el valor de lo que se compra. NO es tarea fácil porque después "el algdón no engaña".

    • Julen
      13/01/2019 at 09:06

      Es un asunto complejo porque tiene que ver también con la expectativa de lo que entregamos. En el caso de la Administración Pública, por ejemplo, es delicado: si antes un concurso para un trabajo X se sacaba por una cantidad y ahora se hace por menos, ¿deberían esperar la misma calidad y cantidad de trabajo entregado? Y luego está el asunto de que si primamos al extremo la variable precio, el juego sucio de la subcontratación en condiciones precarias puede crecer.

      Si hablamos del ámbito privado y de trabajos de consultoría más basados en la confianza (normalmente nuestro ámbito), habrá que jugar con las cartas sobre la mesa e ir caso por caso. Como siempre es cuestión de valor percibido, pero el contexto económico lo condiciona.

      Tema con muchas aristas, ¿no?

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies