Tuesday, Dec. 18, 2018

Textos

Escrito por:

|

14/10/2018


Categorías:

Textos

textos

Textos que perdieron la batalla. Secuencias, cadenas de caracteres que exigían un recorrido estrictamente lineal en un mundo que saltaba de flor en flor. Rígidos, anclados a un tiempo que los dejaba atrás. La imagen, estática o en movimiento, relegaba a los textos al fondo de la clase. Allí, castigados. Allí, a manos de la irrelevancia.

La humanidad, es cierto, cabalgó a sus lomos. La transmisión de saberes y quereres fluyó a través de los textos. La cultura, la tradición. La historia quedó fijada entre líneas, esculpida sobre fondos diversos. Luego se volatilizó, perdió cuerpo y peso, perdió caligrafía y dedicación, se convirtió a la religión de lo digital. El mundo se aceleró y los textos languidecieron al progreso de la velocidad.

Más en menos tiempo, hiperestimulación y sentidos asaltados desde cualquier ángulo. Todo valía en la carrera por la atención humana. Sin cuartel y con la certeza de que llegaban nuevos tiempos, los textos dieron paso a otros lenguajes. Las pantallas ganaron la batalla. Y allí los textos empequeñecieron.

Share This Article

Related News

Tu opinión
El río Duero
Despejar la cabeza

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies