Sunday, May. 27, 2018

Sinsentido

Escrito por:

|

06/05/2018


Categorías:

Sinsentido

Así, en una sola palabra: sinsentido. De repente, cruzada una línea, conseguido un (supuesto) objetivo, aparece lo más parecido a la nada que puedas imaginar. Ahí, detrás de esa curva, tras ese peralte, de repente, nada. No solo un vacío físico, no solo algo que perciben tus sentidos. No solo eso. Es un momento que casi parece imposible. Nada, un hueco, un agujero por el que desagua tu motivación.

Suele aparecer de la forma más inesperada. No hay plan que pueda prever nada al respecto. No hay circunstancias ni pistas que te ayuden a imaginarlo. Simplemente juega una partida en la que no conoces ni las reglas ni el sentido final de la contienda. Eres un simple trapo sujeto a lo quieran los vientos. O un despojo en la más angustiosa de las calmas.

El sinsentido no necesita estruendo ni demostrar nada a nadie. Está ahí. O no. Pero puede que esté. Ni te sorprenderá ni te embaucará. Ya lo has sufrido antes. Tienes experiencia. Una mancha de aceite que se extiende sin necesidad de aplicar fuerza alguna. Sabes que estás dentro cuando no ves nada. Porque en el preciso instante en que traspasaste la línea, ya no había elección. Estabas allí. Con el depósito de voluntad consumido. Ni siquiera sabías que lo llevabas en reserva desde hacía tiempo.

Las grandes aspiraciones se ven sometidas a la dictadura de la ciclotimia. Allá abajo, en el fondo del valle, habita el sinsentido. Espera paciente. Sabe que terminarás por cruzar la línea. Logrado el objetivo, nada. Un segundo instante que se disuelve para dar paso a las más oscuras de tus cavilaciones. Una trampa. Ahí dentro, por una temporada. Sin apenas fuerzas, a la espera de que quiera abandonarte. ¿Para esto tanto esfuerzo?

Share This Article

Related News

La jefatura
Objetos sobre la mesa
Tácito

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(2) comentarios

  1. Isabel
    06/05/2018 at 13:37

    "Porque en el preciso instante en que traspasaste la línea, ya no había elección".

    Tal cual Julen, siempre ocurre así, difícil detectarlo e interesante tomarlo como un reto, porque llegará, seguro.

    Y mientras leía me he dado cuenta de que ese temido sinsentido es un regalo, quizá porque esa travesía del desierto ayuda a desintoxicar de creencias y certezas. Sí, sí, creo que son un regalo :-)

    Un beso

    • Julen
      09/05/2018 at 06:44

      Bonito concepto ese de que el sinsentido sea, hasta cierto punto, un regalo :-)

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies