Sunday, Feb. 25, 2018

El papel de la mujer en la industria 4.0

Escrito por:

|

31/01/2018


Categorías:

Etiquetas:

El papel de la mujer en la industria 4.0

Una de las primeras mujeres en correr una maratón (Boston, 1967)

¿Tiene sentido titular un artículo sobre industria 4.0 con una referencia a la cuestión de género? ¿Acaso marca alguna diferencia que sean mujeres u hombres quienes protagonizan ese salto hacia delante que parece ineludible? Me temo que el siglo XXI vive encerrado en estructuras sociales del siglo XX o incluso de tiempos aún más pretéritos. ¿Volvemos de nuevo a la casilla de salida y simplemente reconocemos que no hay problema alguna con la cuestión de género en esta nueva revolución industrial? Ya, lo de siempre, no hay problema, luego no hay iniciativa alguna para solucionar nada. Veo fantasmas donde no los hay.

La tradición industrial de esta parte del sur de Islandia tiene que ver en gran parte con la industria metalúrgica en su más amplio sentido. Un mundo de hombres para hombres, construido a base de iniciativa, de fuerza, de coraje, de ambición. Lo podemos leer en positivo, no hay duda. Pero todo eso puede esconder otra moraleja: la infrarrepresentación de la mujer en ese modelo. Los empresarios fueron en su inmensa mayoría hombres, con referencias al poder, a un rol productor que sometía al reproductor -en su más amplio sentido- para que este fuera cosa de mujeres y solo de ellas.

La industria que conocimos en nuestra infancia era la de los hombres que iban a las fábricas. Buzos azules por un lado y corbatas por otro. Testosterona desde ópticas diferentes, pero testosterona al fin y al cabo. Hoy la industria 4.0 retuerce los principios de lo físico para abrir horizontes, todavía algo lejanos a veces, pero no tanto como pensamos, de la mano de lo digital. Hay que transformar la tradición e insertarla en el futuro. ¿Y la mujer? ¿No hay que replantear nada en el interior de la nueva industria 4.0 respecto al rol de la mujer?

Siempre decimos que la cuestión de género debe ser un elemento transversal que recorra cualquier ámbito de nuestra sociedad. Si no figura como objetivo, como aspecto al que dedicar tiempo y recursos, el sistema se autorreproduce a sí mismo con más fuerza. Pues bien, ¿dónde hay una propuesta de trabajo explícita sobre la mujer en todo este nuevo referente de la industria 4.0? ¿No merece algunas líneas? Detrás hay una profunda cuestión ética. ¿De qué nos sirve toda esta nueva parafernalia si no hay avance social?

Quizá sea demasiado pedir que a la transformación digital se le sume una transformación social, ¿no? Pero, ¿qué importa más? ¿Acaso el progreso social no debería ser lo que hay que poner en valor? Ya, que el mundo es como es y que si quiero otro me busque alguno de esos exoplanetas que dicen que pueden ser habitables. En fin, quizá estoy pidiendo más de lo que es razonable: una línea de trabajo expresa respecto a la cuestión de género en la industria 4.0. A lo mejor la hay y la desconozco. Cómo me gustaría que mi ignorancia me llevara a retractarme de todo lo anterior.

Share This Article

Related News

Micromachismos inocentes, ¿o no tanto?
10 ideas del taller de Aprendices hacia la paridad de género en tecnología
Mujeres y tecnología, 10 ideas para una primera parte

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(4) comentarios

  1. Venan
    31/01/2018 at 16:08

    Amigo Julen, cuánta razón tienes en tus apreciaciones.

    Afortunadamente, la tendencia está cambiando ya y se ven igualdad de oportunidades en cuanto a presencia y promoción sin importar el género.

    Una de las últimas empresas con las que he hecho 5SDigitales, la presencia en el equipo fue mayoritariamente femenina, trabajadoras del área de calidad, cualificadas y formadas profesionalmente y el término del proyecto, una de ellas pasaba a asumir el control de la producción en la planta, sustituyendo a un compañero que se jubilaba.

    El cambio está ahí, tal vez también por ser una empresa participada, una sociedad laboral, en la que lo que importa es lo que hagas y no quien seas y en la que la opinión es tenida en cuenta.

    Eso necesitamos, más diversidad, nuevos puntos de vista, que de la luz en rincones oscuros y permitir todo ese talento que afluya.

    Seguiremos peleando por ello. Un saludo. Venan.

    • Julen
      01/02/2018 at 11:42

      Me alegro de que vayamos encontrando casos. Quizá haya que ponerlos en valor como se merecen para no trasladar una visión catastrofista. De todos modos, todavía son pocos los casos. Yo insisto en que en todas estas "apuestas estratégicas de país" deberíamos mirarnos cómo queda el tema de género. Sí o sí.

  2. Christina
    16/02/2018 at 13:17

    Excelentes, necesarias y urgentes reflexiones si señor

    • Julen
      18/02/2018 at 16:22

      Espero que sirvan para ir cambiando las cosas.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies