Thursday, Dec. 14, 2017

Una página del calendario

Escrito por:

|

01/01/2017


Categorías:

Una página del calendario

Calendar*
Una simple página. Un número, un día. Cargado de simbolismo a fuerza de humanidad. El tránsito, un paso que no es como los demás. A fuerza de imaginar, de fiesta, de ritual. Deja de ser un día para transformarse en un salto vital. Mirada atrás, mirada hacia delante. Balances y buenas intenciones. La humanidad se vanagloria de sí misma.

No hay forma de escapar del espectáculo. Momento iniciático para adolescentes. Ese primer día para tantas cosas. Para probar y ensayar. Un día que hace de puente entre dos gigantes. Un simple pedazo repleto de tiempo comprimido. A presión. Con ruido, música, fiesta. Con algarabia.

Y el día siguiente. Al otro lado. Cruzada la línea. Los recuerdos se entremezclan con una cabeza abotargada, que no distingue bien cuál es la diferencia. Se sabe en otro peldaño. Pero falta lucidez. Las consecuencias de inventar un día diferente. A la espera de la rutina, marcado en el calendario, el día anterior se esfumó de nuestras vidas.

Al frente se dice que hay una cuesta. Un porvenir duro, de supuesto esfuerzo disfrazado de normalidad. Días vulgares, anodinos, grises, vestidos al uso, sin nada que celebrar. Días que lo son por su paso callado, su mirada al suelo y un pequeño macuto de recuerdos. Parecidos a sí mismos. Con añoranza de aquel otro que se convirtió en nuevo año.

Share This Article

Related News

Olvidos
La mesa que quería conocer mundo
Miserias

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(4) comentarios

  1. Txetxu
    01/01/2017 at 09:57

    Sobre tiempo e innovación, y la falsa linealidad... quizás te interese... http://www.bez.es/687541938/insoportable-linea-recta.html y... ¡Feliz año!


    Visualizar así la experiencia vital del tiempo es sensación general en los humanos pero no por ello deja de ser perturbadora. De ahí que se procure curvar esa línea temporal como intento de contener en lo posible la zozobra de la fugacidad. Los ciclos naturales, como el de los años, que hoy celebramos, y todas las conmemoraciones periódicas -sociales y personales- ayudan a doblar, y evitar por tanto, esta trayectoria rectilínea. Si la masa curva el rayo de luz (nos dice la relatividad), la memoria (individual o colectiva) curva la línea del tiempo. La memoria es la gravedad del tiempo.

    • Julen
      02/01/2017 at 05:49

      Gracias por la referencia, Txetxu. Como diría Jaio, ¡vivan los días curvos! Que te venga bonito este 2017 :-)

  2. Stella García
    03/01/2017 at 19:49

    Será que una va madurando, pero este año el "año nuevo" me ha parecido de los más anodinos.
    Hubo fiesta en mi casa, preparativos, amigas y amigos, buen rollo para empezar el año.
    Pero yo me quedo más con el ciclo del verano, cuando paramos un mes (qué lujo), por el cambio de estación, y el calor que nos apelmaza.(al menos a mí).
    Nunca he digerido aquí en el norte estos dos finales (fin de curso, y fin de año).
    Ya digo, esta vez, me quedo con el cambio de estación, con el solsticio de verano (serán las raíces, para quienes nacimos en el sur, y donde coincide todo, fin de curso y fin de año.)
    De todas maneras, que vaya bonito!!
    Abrazos!

    • Julen
      11/01/2017 at 07:24

      Pues bienvenido el ciclo veraniego, si es que es más agradecido. Que no seamos nosotros quienes cortamos los ciclos naturales. Que los disfrutes :-)

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies