Thursday, Apr. 24, 2014

La sombra

Escrito por:

|

03/03/2013


Categorías:

Etiquetas:

La sombra

Sombra de la vidaAl lado. De vez en cuando. Agazapada se sabe ahí aunque calle su presencia. Mimética, real y, sin embargo, tan dependiente. Jugó con fuego y se quemó. Por eso vive condenada a un pacto con el sol. Y aunque aceptó su condición hoy es el día en que la melancolía se ha apoderado de su carácter. Se estira al comienzo y al fin del día. Momentos de esplendor que repiten el ciclo con una insistencia sobrecogedora.

Caminando hacia poniente la mañana obsequia con una sombra que parece predecir la ruta. Inmensa y profunda, regala un momento cautivador. Ahí está. Tras unos minutos, los pasos sienten cómo te envuelve desde atrás. En silencio, solo jugando con algún que otro pájaro que no aciertas a ver. Una presencia tranquilizadora, para profundizar la mirada y captar el instante. Las primeras luces del día.

Lo mismo al terminar la jornada, pero necesitarás girar sobre tus pasos. ¿Tiene sentido? Todo reluce si aceptas el juego y decides regresar. La sombra vuelve a cautivar como lo hacía por la mañana. Avisa antes. Vas sintiendo cómo el color se hace más y más intenso. El día muere y la sombra se gana su espacio de nuevo. Como ayer y como mañana. Solo necesitas el tiempo y el lugar. Y querer sentirlo.

El juego deja claras sus reglas. Dos momentos al día. Magia para incorporar a una jornada que entre medias se pega con la realidad. El sol gana la batalla. Aunque da igual. Si no lo hubiera, la sombra aguardaría en su cueva. A la espera de tiempos mejores. En épocas oscuras la sombra se retuerce, se pliega sobre sí misma y huye a lugar seguro. Sigue allí, pero no puede sino reconocer la perfecta cárcel de cristal en que habita.

Share This Article

Related News

Insomnio
Cómplice
Cuatro lágrimas

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.