Thursday, Sep. 20, 2018

Hijate – Abla – Canjáyar

Escrito por:

|

05/06/2010


Categorías:

Etiquetas: ,

En realidad no es etapa de TransAndalus, pero tenía que hacerla para regresar a Canjáyar, donde había dejado el coche. Allí esperaba de nuevo la Posada de Eustaquio para cerrar el bucle almeriense de la TA. Si el año pasado en verano vine desde Abla, esta vez toca sentido contrario: hay que ascender a las cumbres de la Sierra de Baza, a algo más de 2.000 metros de altitud, desde Caniles. Así que algo antes de las siete de la mañana ya estamos en marcha. Hoy será todo asfalto con dos buenas subidas que suman cerca de 2.000 metros de desnivel. Y todo lo que se sube… ¡luego se baja!

Desde que se comienza a ascender, son algo más de 30 kilómetros que tiran para arriba. Paciencia, que no hay prisa. Todo carretera, con muchos carteles que anuncian frecuencia de ciclistas. Yo no he visto a nadie, pero seguramente los habrá en fines de semana. El puerto no tiene grandes pendientes; así que la subida da para ir mascando de dónde vienes y a dónde vas, porque estamos solos en la galaxia o acompañados. Lo siento, no encontré respuestas claras. Y mira que lo pregunté unas cuantas veces. Tuve mucho tiempo.

El altiplano de Baza va quedando al fondo y comienzan a verse pinos y más pinos. A lo lejos se distingue algún que otro nevero. Pedalada va, pedalada viene, ya sólo quedan 20 kilómetros para la cima, ya sólo quedan 15, ya sólo quedan… no parece terminar nunca. En una curva encuentro una pista a la derecha que indica que hay 32 km a la autovía A-92. ¿Una pista? Pues sí, una pista. No estamos en ninguna metrópoli, queda claro. Y sigue subiendo, que ya queda menos.

Arriba en la cumbre hay actividad: troncos por una parte y ovejas y cabras por otro. Los unos con sus camiones y su maquinaria para talar pino y limpiar monte; los otros con sus perros. Allí arriba, acompañan a la soledad del cielo. Si asoman un poco la mirada quizá encuentren a lo lejos los observatorios de Calar Alto o la nieve de las cumbres de Sierra Nevada. Yo, como recibí buena educación, saludo y entablo una conversación básica con ambas alternativas. Vengo en son de paz con mi bici.

Comienza la bajada y me encuentro una serpiente bastante hermosa en mitad de la carretera. Paso a su lado y la saludo. Claro que es en bajada y voy a 60 km/h porque si no, me parece que no me hace tanta gracia el encuentro. Es la primera vez que me pasa en carretera. En el monte ya me he encontrado varias.

De los 2.060 metros arriba hay que bajar a los 800 de Abla. Todo carretera y bien limpia, casi sin tocar freno. Bueno, no me voy a poner pesado, pero hay que hacerlo para sentirlo. Eso sí, del aire fresco de arriba al secador de pelo de abajo. Directo al bar de La Esquina, donde Pacoxxi me dice que quedamos. Son algo más de las 11:30 y toca vida social rural. O sea, Abla en estado puro. O sea, Abla, Espacio Social de Innovación. Compartimos conversación sobre la ruralidad expandida. Tiempo al tiempo, ya os enteraréis.

“Estar” en Abla es mucho más que pasar por allí. Pacoxxi te cuenta los proyectos, asistes a una sesión de formación relacionada con Europetition, te zampas unas cerezas primerizas, saludas a la gente que te cruzas por la calle, bajas a comer a la Posá del Tío Peroles… vamos, cosas de pueblo. Esos sitios de donde la gente marchó atraída por la gran urbe, motor de progreso y de oportunidad. Pues vale. Me quedo con lo pequeño, como todas ustedes saben.

Y “sólo” queda subir el puerto de Santillana. ¡Qué son 600 metros de desnivel a estas alturas! Ná de ná. Porque queda luego otro inmenso descenso hasta (más abajo de) Canjáyar. Una cuestita final para rematar mis tramos almerienses de la TA. Otro día hago balance general. Como siempre, gracias a toda la gente que colabora en este proyecto de la TransAndalus. Seguimos pedaleando y compartiendo información en la web. Ciao!

Share This Article

Related News

Algarve, sexto ebook de rutas MTB de larga distancia
Antropología en ruta
Los dos primeros ebooks: TransAndalus y TransEuskalHerria

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(3) comentarios

  1. David Sanchez Bote
    05/06/2010 at 18:45

    Qué pequeño es el mundo! Todo lo que hay alrededor de Abla es fruto de un proyecto en el que participio I2BC, uno de nuestros casos en Empresa Abierta. Me acuerdo que en la entrevista que les hice allá en Málaga salió varias veces este pueblo como ejemplo de cosas interesantes.

  2. Paco Fdez
    05/06/2010 at 19:02

    ...mil gracias por tu parada en Abla.

    Durante un rato logramos abstraerte de la #transandalus.

    Un placer conversar, idear, reflexionar, planear... y compartir contigo.

    Paco :-)

  3. Julen
    11/06/2010 at 06:47

    @David, ya hablaremos a la vuelta, porque tenemos que hablar de futuro en torno a estas cosas.

    @Paco, nos seguiremos viendo, seguro. Gracias por vuestra hospitalidad rural expandida ;-)

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies