Sunday, Dec. 17, 2017

Dime cuánto ganas o por qué murió el liderazgo

Escrito por:

|

09/03/2010


Categorías:

Etiquetas: , ,

Cada vez creo menos en las habituales monsergas del liderazgo en las organizaciones. Ya hace mucho tiempo que quise enterrarlo, pero como soy minoría acabo arrinconado. Me dejan protestar y pasan página. No podía ser de otra manera. Total, porque yo lo diga no pasa nada. Es un susedido sin apenas importancia.

Liderazgo compartido y redarquía es un estupendo artículo de Marta Romo. No se puede no estar de acuerdo. Asier Gallastegi nos dejó otro buen número de interesantes apuntes en Liderazgo: ideas 1, ideas 2, ideas 3. Y no digamos toda la movida realmente interesante que se mueve alrededor del Consorcio de Inteligencia Emocional donde, por cierto, Iñaki Pérez Herreros sé que anda muy activo, incluso apostillando que hay empresas que creen en las personas. Pues gracias por las aportaciones. Sé que se hacen desde la práctica profesional. El problema es mío, que me he echado al monte. La sociedad avanza y mientras la crisis agranda aún más la brecha salarial entre hombres y mujeres.  Ah, perdón, que este no era el tema.

El caso es que es lógico que existan diferencias retributivas en una organización. ¿Cómo va a ganar lo mismo esa chica de la cadena de montaje o el tipo de la flejadora que esas otras hordas cualificadas que habitan oficinas y despachos? El mundo retributivo se divide en franjas, en bandas: de esta cifra a esta otra. Las diferencias van con el sistema. Por formación requerida en el acceso o por responsabilidades asignadas, tú ganarás esto y tú esto otro. ¿Cuántos niveles? Pues esto es uno de los misterios de la cristiandad. Pocos o muchos niveles, el caso es que las diferencias ahí están, capeando cuantos temporales arrecian.

Pero luego llega el discurso de Fuenteovejuna: todos a una. Liderazgo compartido, trabajo en equipo, delegación de responsabilidades, compromiso con los objetivos, participación en el origen, inteligencia colectiva. Sí, pero tú en el nivel 2 y yo en el 6. Ya, cada cual según sus posibilidades. Ah, claro, me pides un acto de fe. Tengo que comprometerme. Vale, vale, ya entiendo.

¿Liderazgo? Palabra extraña para la gente de a pie. Normalmente suele asociarse a Hitler, al caudillo, a los héroes de la guerra, a los grandes hombres (líder aplica masculinidad: por cojones, quiero decir). Sí, liderazgo no es palabra corriente que se use en el día a día. Hoy, sin embargo, forma parte de nuestro discurso, de los elementos necesarios para construir el capitalismo emocional. Frente al “libérate, libérate” que aquí en Bilbao cantaba la Otxoa, ahora el estribillo ha mudado a “lidérate, lidérate”. Sí, necesitamos mujeres y hombres con todos sus sentidos, con su inteligencia emocional, con sus plenas facultades desplegadas en la misma dirección que este gran proyecto llamado empresa.

¿Cuánto ganas? Ah, ya. Si fuera mucho serías líder oficial. Nada de jefe. Eso ya no vende. Ahora tu ascenso hacia la cúspide pasa por raciones de liderazgo compradas con cada promoción. Allá arriba se llega por sobredosis de cursos sobre personas. Y aunque haya muchos profesionales Up in the Air, el caso es que tú llegas arriba como líder, como macho cabrío que tiene que tirar del rebaño. Para eso te pagan, cabrón.

Así que pudiera ser que seas líder porque ganas mucha pasta. Enhorabuena. El mundo a tus pies. Bueno, el mundo excepto la gente que trabaja contigo. Esa diferencia salarial te hunde en el imposible. Nueve de cada diez veces vas a ser el jefe cabrón. Para eso te pagan, compañero. Ánimo. Dime cuánto ganas y te diré por qué no puedes ser líder. O sí, quizá estés de suerte y no ganes tanto 😉

————

La imagen es de http://www.lumaxart.com/

Share This Article

Related News

Industria 4.0: ¿qué mejora supone para las personas?
Las modas del managament
La industria 4.0, ¿rezagada frente a los nuevos líderes?

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(13) comentarios

  1. Pablo Hermoso de Mendoza
    09/03/2010 at 08:16

    Interesante post que sobre todo hace reflexionar. Cuando lo he leido he pensado en una empresa como el Madrid o el Barsa y en sus líderes. ¿Quien es más lider? Guardiola o Messi. Ronaldo o Florentino Perez.

    Al mismo tiempo recordaba las palabras de Xala y Martí cuando comparaba la Universidad Española con el Real Madrid y nos ponía en la tesitura de pensar que pasaría si en el Real Madrid todos cobrasen lo mismo, su sueldo aumentaría a razón de trienios y además los jugadores eligirían al entrenador. Seguramente estaría como el Logroñes, desaparecido. ¿Excelencia universitaria con la gestión actual?. ¿Quién es el lider en la universidad?

    Cuando pienso en líderes pienso en Churchil, Teresa de Calcuta, Vicente Ferrer, y en mucho de lo que muchos jesuitas han hecho en sus años de historia.

    Merece la pena leer el "Liderazgo al estilo de los jesuitas" de Chis Lowney. Lider es quien se conoce a fondo y tiene y conforma su visión del mundo, confia en la gente y ve lo positivo de la misma, se marca metas elevadas y ambiciosas y tiene la suficiente inteligencia social y emocional para convencer y no imponer adaptándose al medio. Ya sabeis en 10 años 10 tios crearon la mayor empresa educativa del mundo.

    El tema da para mucho debate pero en el fondo distinguiría entre líderes y gerentes. Unos crean valor y los otros administran lo que hay. A veces los dos roles los tiene una misma persona (difícil)

    En el otro lado ¿A quien le obligan a estar en un sitio donde se encuentra poco valorado, le pagan poco y no confia en su lider ("jefe cabrón")?. Puede empezar conociéndose a fondo y si su deseo es ganar más quizá deba emprender, crear arriesgar y ser su propio lider (¿te suena?). El victimismo y la queja dan para poco.

  2. tururu
    09/03/2010 at 08:33

    Pues no puedo estar más de acuerdo. De hecho, lo he vivido en mis carnes. En una de las 1ªs empresas donde trabajé, estaba de jefe de desarrollo, cobrando practicamente igual que el resto de desarrolladores (bastante bien todos, dentro de lo que cabía en ese momento). Ellos hacian su trabajo, y yo hacía el mio. Sin embargo habia una valoración del trabajo de todos muy alto, lo que se transformó en un muy buen ambiente de trabajo.

    En otra etapa, trabaje de jefe de sistemas con algunas pocas personas a mi cargo. Mi sueldo era superior, y lo sabían. Nunca pude ganarme el respeto de estas personas como trabajador, siendo yo exactamente el mismo. Tengo muy claro que mi posición, definida tiempo atras, jugo en contra de nuestro trabajo y ambiente. Así nos fue...

  3. José Miguel Bolívar
    09/03/2010 at 08:45

    El aspecto retributivo, típicamente ligado a estructuras jerárquicas de puestos de trabajo, es otro de los obstáculos al liderazgo distribuido, en red, "2.0" o como lo queramos llamar. Los motivos los has dejado meridianamente claros en la entrada. El liderazgo distribuido sólo tiene sentido, en mi opinión, entre pares. ¿Cómo retribuir aquí? Parece claro que no en función de la formación o la experiencia. ¿A todos igual? ¿Proporcionalmente a las contribuciones? ¿Y cómo se mide eso?
    ¿Liderazgo 2.0 en empresas 1.0? Complicado...

  4. Juan Martínez de Salinas
    09/03/2010 at 09:12

    Buenos días Julen,

    Me gusta el enfoque del artículo de hoy.

    El tema de la remuneración es una de los más controvertidos en todas las compañías porque nadie por regla esta conforme con su salario cobre lo que cobre. Luego parece que por ser jefe ya debes ser el que más cobres cuando debería ser en función de lo que aporte y de los resultados obtenidos. Se debe dar el adecuado valor al trabajo de todos los miembros del equipo para que todo evolucione en armonía. No se puede partir de unas remuneraciones astronómicas por las titulaciones, experiencias anteriores, etc. si aun no acaba de demostrar su valía real. Debemos valorar más las competencias, actitudes y aptitudes a la hora de remunerar.

    Saludos,

    Juan

  5. gallas
    09/03/2010 at 09:46

    Hummmm Tenia yo un profesor que decía algo así como que el plus por responsabilidad lo que intentaba era compensar era la soledad del puesto. Me gusta cuestionar la palabra (a mi me viene otra canción a la cabeza "follow the líder, líder, líder, follow de líder, siguele!", reírme de las escalas salariales, jefes cabrones convertidos en lobos disfrazados,...

    Me importan algunas cosas. En mi recorrido profesional viví como un logro que en la entidad dónde yo trabajaba (un entidad sin animo de lucro) reconociera parte de mis funciones con un plus salarial (pequeño, muy pequeño. Simbólico, muy simbólico). Había una serie de funciones que habíamos decidido que recayeran en una persona y tenían que ver con la supervivencia de la entidad. La distancia desde ese rol me pareció muy funcional. Desde dónde estoy y gracias a tus preguntas y a otro lugar en el mundo me cuestiono algunos pasos. En aquel momento fueron importantes.

    Hay una parte de esta historia del cuestionamiento a las estructuras que no me acaba de encajar (por lo que te entiendo a ti tampoco). De hecho creo que tiene un riesgo y lo explico. Me preocupa que miremos hacia otro lado cuando existe una realidad que no es horizontal y, creo, ni debería de serlo. De la misma forma que en mi casa no tomamos las decisiones por consenso pero hablamos todos (me leo y suena un poco carca esto de traer discursos familiares, sorry) No reconocer la estructura y el orden (como decimos en constelaciones) me parece que no contribuye a una organización que cuida de las personas, eficaz y eficiente.

    Bueno. Segun escribo tengo más didas. Para eso tenemos blogs ¿no?

    Un abrazo!!

  6. Iñaki Pérez
    09/03/2010 at 10:36

    Por alusiones,... Je.
    Pues estoy de acuerdo, Julen, que quieres que te diga, casi punto por punto. Yo no entiendo tampoco la actual estructura salarial cuando en la empresa ya no se pide que la gente aporte lo que aportaba hace tiempo, cuando el juego de responsabilidades está compartido, cuando casi siempre hay desigualdades manifiestas, cuando pedimos / nos piden implicación a todos... hasta que llega la hora de cobrar.
    Habrá que aportar otro modo de hacer las cosas, "empresas que creen en las personas" o "personas que creen en su empresa" u otras organizaciones que llamaremos de otro modo ( "persesas" por ejemplo) y que se estructuren de otra manera.
    En cualquier caso, mientras conseguimos llevar a cabo esta revolución, me preocupa la esclavitud del siglo XXI, las contrataciones basura, los jefes emocionalmente ineptos, las personas que sufren discriminación, particularmente las mujeres, los trabajadores que no saben lo que va a ser de sus vidas laborales y nadie se lo aclara,... y pon aquí los etcéteras que te apetezca, porque seguro que estamos de acuerdo en cada punto.
    Y frente a eso, yo creo que debo "poner un parche", mientras tanto. Y me empeño en que en lo poco donde tengo influencia, las personas se lideren a si mismas (Llámalo como quieras, tu me entiendes), que puedan luchar por ellas mismas y decidir sobre su futuro, lo que quieren y lo que no, dónde quieren acabar y dónde no, cómo les gustaría intentar ser felices y cómo no, su retribución y su responsabilidad... de momento me parece el único camino viable ahora y creo que no habrá transformación sin conciencia, sin autoliderazgo y sin compromiso de cada uno consigo mismo,... y eso lo tenemos que propiciar nosotros los que llegamos desde fuera como Caballo de Troya.
    Probablemente estoy muy equivocado, pero duermo mejor así y creo que el futuro está más cerca de ésto que del presidente del madrí, auque él crea lo contrario, es libre y tiene derecho a creerlo.
    Un fuerte abrazo a todos y especialmente a ti querido Julen

  7. Jesús Mª Pérez
    09/03/2010 at 12:28

    Muy interesante, Julen.

    Esta es mi primera intervención en tu Blog. Encantado ;)

    Respecto al post. En vez de hablar de liderazgo yo diría Egorazgo. Muchos de los pseudo-líderes que controlan a las personas en las empresas no se guían por su aspecto más humano sino por la máscara del falso yo. La imagen del post lo resume muy bien. El "jefe" saca el látigo y ZAS, ZAS! Tras lo cual, hay una leve sonrisa irónica, y en el interior de su mente se dice "que buen líder que soy y cuánto cobro".

    Falsa realidad si nos dejamos guiar por el Ego, que solo desea $ y reconocimiento barato de las "altas esferas" de la Organización.

    Sin embargo, esto está instaurado así y cuesta mucho conseguir hacer un kit-kat para revisar los valores y re-orientar el sentido del Liderazgo en la Organización.

    No perdamos la esperanza... ;)

    Saludos!

  8. Alejandro Garcia García
    09/03/2010 at 14:39

    Muy buenas,

    Es muy interesante analizar la relación retribución y el rol del líder. Pero la verdad es que no tengo ni puñetera idea de cómo se organizar.

    ¿Responsabilidad? ¿cómo la medimos? ¿no es el presidente de un país el que más tiene y no es precisamente que más cobra?

    ¿Aportación, capacitación, competencias? ¿cómo las medimos?

    Lo que sí puedo decir es que el líder no tiene porqué ser el más capacitado. Es más en muchas ocasiones viene bien que sea el menos capacitado. Son muchos los ejemplos, pero como no quiero dar nombres sí puedo decir que yo muchas he asumido el rol de líder siendo el más tonto, pero era lo mejor. Y otras veces he sido el seguidor, junto con mis compañeros, desarrollando más capacidades que el propio líder. Un compañero mío dice: “si quieres ser líder, no tienes más que pasarte por ser el tonto”.

    El líder es uno más, no ha de ser un superman. Otra cosa es que se quiera ser un líder mediático o que interese vender un líder. Si hubiéramos dedicado todas las horas de formación de líderes y los ríos de tinta de libros de mangement a los seguidores y si valor otro gallo cantaría. En muchas empresas de cultura francesa el líder lo llaman piloto y sin más lo que hace es pilotar un proyecto. Por ejemplo. Otros términos que os he oído como liantes me parecen más acertados. Y redarquía tb me gusta.

    Creo que se sobrevalora demasiado la figura del líder y se minusvalora la de los seguidores. Hay temas como le liderazgo compartido o el líder a la sombra que se acercan a las posiciones que defiendo pero no llegan a atreverse.

    Particularmente estoy seguro, que no convencido, que, aunque la comunicación-influencia entre el lider y sus seguidores es bidireccional, es más grande la que los seguidores ejercen sobre el líder que al revés.

    Los seguidores hacen, deshacen y moldean al líder a su gusto. Todos tenemos los líderes que nos merecemos. El mérito o demérito recae en los seguidores. Pero esto no es algo que me invento yo de la manga. Teorías antropológicas que llevan estudiando el liderazgo tiempo atrás hablan de estos comportamientos.

    Cada vez que escucho un halago a algún conocido líder por sus cualidades, no puedo evitar pensar y reconocer (aunque sea en silencio y para mi mismo) el mérito de sus seguidores. Lo siento.

    El punto 10 del manifiesto incompleto para el crecimiento de Bruce Mau dice:
    Aprende a seguir a otros cuando tenga sentido.

    Ahora, traducir esto en euros.....

    ¿ABURRIDO DE TANTO LÍDER?
    http://alex-elusodesimismo.blogspot.com/2009/08/aburrido-de-tanto-lider.html

  9. juguemos
    09/03/2010 at 15:23

    Yo solo quiero dejar un apunte, y es que yo entiendo el Liderazgo como la capacidad de una persona para que otras le sigan según su voluntad. El liderazgo impuesto no debe llamarse así, y es al que te refieres en prácticamente todo el post.
    Ejemplos de líderes claro que existen, aunque quizá dentro de una organización las cosas se complican por la "necesidad aparente" de tener demasiados roles previamente asignados.
    Como digo, el líder jamás puede ser impuesto. En ese momento deja de serlo.

  10. Iván
    10/03/2010 at 08:36

    Julen,
    yo veo más al lider,o como se quiera llamar,como un coordinador o una persona en la que confia la gente,por cualidades humanas y de forma indirecta profesionales,no en un jefe ,a mi me la sopla un poco-con perdón si esto lo lee alguno- bastante que un jefe o gerente gane esto u lo otro,o ande en la cúspide de una empresa,

    creo que pueden ser jefes y tener grandes sueldos,pero obviamente eso no quiere decir que sean lideres,ni que sus trabajadores confien en ellos

    la confianza,el aprecio,la estima y el tema de saber coordinar creo que es algo que se gana con lo que haces poco a poco

    es una realidad que la gente joven anda falta de referencias cuando entra a currar,la gente suele llamar a la gente poir un nombre,MI JEFE

    salu2
    Iván

    ps.no obstante gente como Cancelo,Saratxaga,Barrabés,Adría,y otros emprendedores para mi tienen algo o mucho de eso que se puede llamar liderazgo

  11. M@k, el Buscaimposibles
    13/03/2010 at 10:39

    ¿Arrinconado?¿Solo ante la opinión mayoritaria?¿Echado al monte? Julen: eres el líder típico, el primero de que se tiene noticia en la Historia, aparte del héroe guerrero: eres líder profeta.

    Hala, para que luches con otra contradicción cuando puedas :P

  12. Lucinda
    17/10/2011 at 19:04

    Most help articles on the web are inuaccrate or incoherent. Not this!

  13. jzwqaxmaj
    18/10/2011 at 09:51

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies