Thursday, Jun. 20, 2019

Vivimos en un mundo de autointerrupciones y a lo mejor tiene que ser así

Vivimos en un mundo de autointerrupciones y a lo mejor tiene que ser así

desvío

Una de las características del trabajo en el siglo XXI es su fragmentación. Desde muchos diferentes puntos de vista puede argumentarse que hoy vivimos a pedazos. Tweets que conforman o no hilos, noticias que se suceden una a una a velocidad de vértigo, microtrabajos que encubren una precarización galopante. Fragmentos y más fragmentos que chocan de plano contra aquella famosa ley de Carlson: “Todo trabajo interrumpido es menos eficaz y consume más tiempo que si se realiza de manera continua“. Sí, vivimos en una constante interrupción.

De los libros que he leído últimamente, Esclavos del tiempo, de Judy Wajcman, ha sido de los que más me ha ayudado a reflexionar sobre este asunto. Wajcman ha realizado un importante trabajo de campo y esto siempre es de agradecer porque sus opiniones tienen, por tanto, ese fundamento empírico. Pues bien, esta mujer planteó una investigación para registrar la frecuencia y duración de las actividades de comunicación en el trabajo y relacionarlo con el uso de las tecnologías. ¿De dónde provenían las interrupciones?

Por una parte hay que considerar que las interrupciones mediadas tecnológicamente son, en promedio, más breves que las presenciales. Sí, ojo con atribuir a las tecnologías ese robo de tiempo que anuncia la fragmentación del trabajo. El caso, y es adonde quería ir, es que “con mucho, el principal elemento iniciador de los distintos episodios de trabajo son los propios trabajadores, que constituyen la razón del cambio una media de 65 veces en cada jornada laboral”. Es decir, que somos nosotros mismos quienes nos vamos a otra tarea 8 veces a la hora. Pero Wajcman va más allá y explica que el trabajo actual del conocimiento es así, fragmentado.

Hoy el trabajo del conocimiento se organiza en gran parte a través de formas de comunicación mediadas, en la medida en que se transmiten información e instrucciones por vía de los diversos dispositivos y aplicaciones que forman el repertorio de comunicaciones de los trabajadores. Teniendo esto en cuenta, la opinión común de que los trabajadores experimentan las comunicaciones mediadas como interrupciones a su verdadero trabajo resulta del todo inapropiada.

El argumento es sencillo: las interrupciones forman parte del trabajo natural a día de hoy. Más que un factor perturbador es algo consustancial a la manera en que hoy en día trabajamos. Cada cual, por tanto, debe resolver cómo encara la fragmentación a la que se ve abocado en su trabajo. Cuando una alumna o un alumno te envía a cualquier hora un correo electrónico, ¿lo contestamos al momento o no? ¿Avanzamos en esa cultura de aquí y ahora o demoramos la respuesta? ¿Admitimos la interrupción o no? Siempre he pensado que no hay respuesta correcta. La única que se me ocurre es “depende”. Y ahí radica la madre de todas las batallas: depende.

Estoy con Wajcman en que hay un mantra muy extendido acerca de la maldad de las tecnologías por su potencial carácter perturbador en forma de interrupciones constantes. Pero esa visión tan simple esconde otros muchos aspectos relacionados con la productividad de cada cual. Resulta que en gran parte nos autointerrumpimos. ¿Y? Será cuestión de la dosis justa. Y me temo que cada cual admite cantidades diferentes 😉

Share This Article

Related News

17 citas de Construir y habitar, de Richard Sennett
Cuando navegar por Internet es ir de anuncio en anuncio
Artículo sobre 5S digitales en la Revista Vasca de Gestión de Personas y Organizaciones Públicas del IVAP

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(4) comentarios

  1. Raúl Hernández González
    14/06/2019 at 07:28

    Las interrupciones tienen un beneficio y un coste. Depende de cada uno decidir cómo se organiza y dónde pone los límites.

    • Julen
      16/06/2019 at 07:12

      Ya lo decía al final del artículo: "depende" ;-)

  2. Ricardo_AMASTE
    14/06/2019 at 23:55

    "Depende" es un argumento recurrente, útil y/o inútil, perturbadoramente simple o/y perversamente liberador... Depende.
    Para mí la clave no es la interrupción, sino mantener la atención suficiente necesaria. La "atencion" como un concepto abierto, extendido, poliedrico, pero que de algún modo se sabe-nota si se está manteniendo o perdiendo.

    • Julen
      16/06/2019 at 07:16

      Yo siempre digo hay que llevarse suficientemente bien con la persona que somos. Y esto de autointerrumpirse, mientras no te lleve a desquiciarte detrás de un trabajo que no consigues ventilar, forma parte de nuestra forma de ser y estar en el mundo. Prefiero quitarle hierro a este mantra de que la fragmentación y las microtareas se están cargando no sé qué pureza virginal. Mientras, que cada cual lo gestione lo mejor que pueda.
      Lo digo mientras soy consciente de que me autointerrumpo muchas veces. Pero no pasa nada, nadie dijo que tuviera que ser perfecto :-)

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies