Tuesday, Mar. 26, 2019

2- Cuéllar – Turégano #SegoviaMTB

Escrito por:

|

03/01/2019


Categorías:

2- Cuéllar – Turégano #SegoviaMTB

Cuéllar estaba de resaca de fiestas navideñas. O sea, casi todo cerrado. Al llegar al hotel una chica muy agradable que atendía en la recepción me obsequió con una cajita de pastas. Diossss, más dulce. No, por favor, que llevo sobredosis de azúcar de todos estos días a base de polvorones y turrón. En fin, sirvieron para el desayuno.

Volví a subir al castillo, el de los Duques de Alburquerque, para apreciar su triple recinto amurallado. Leyendo, me enteré que fue cárcel para presos políticos tras la Guerra Civil. Lo tenían crudo para escapar. Que no se diga que la dictadura no daba uso a los recursos arquitectónicos del patrimonio histórico. Joder, qué mentes tan perversas.

A medida que pasaban las horas la temperatura empezó a desplomarse. Reconozco que soy friolero, pero eso de ver a la chavalería sentada en un banco en jersey con el termómetro bajo cero me supera. Será que este frío, a base de insistir, curte a la gente. Mi paseo terminó con otro Cola-Cao. No se me ocurría otra forma.

Buscar y buscar y ni un restaurante que llevarse a la boca para cenar. Todo cerrado. Hubo que improvisar a base de supermercado. No pasa nada: fruta y alguna otra cosa más o menos ligera.

Vuelvo a lo mismo: pues sí, hacía frío, para qué negarlo. Cuando salí a pedalear, seis bajo cero me dieron la bienvenida. Pero hasta las doce ahí le anduvimos, en unos constantes cuatro bajo cero. Menos mal que iba bien pertrechado. No obstante, en los guantes y en la chaqueta se iba acumulando hielo. Así que a los quince kilómetros llegó la primera parada técnica en Arroyo de Cuéllar, mientras que la segunda fue pasados un poco los treinta ya en Coca. A té por parada y a sujetar fuerte la taza con las dos manos para entrar en calor.

Nunca había rodado tantos kilómetros a estas temperaturas y debo decir que lo he llevado bien. Las plantillas calefactables en los pies son un invento y mi triple capa de camiseta térmica, chaqueta ligera y chaqueta de Goretex ha funcionado a la perfección. Además, un par de buffs para que las orejas estén calientes y ni tan mal. Eso sí, sí vas a andar a estas temperaturas, ya vas pensando en dejarte pasta en ropa de calidad, guantes incluidos.

La cencellada era espectacular. Árboles, zarzas y pequeños arbustos de un blanco espectral. Daban ganas de hacer miles de fotografías, pero pararse era perder calor. Así que bromas las justas. Eso sí, el día estaba precioso con la niebla pegada al suelo.

Unos diez kilómetros después de Coca el cielo se ha abierto y ha aparecido el sol. Una bendición. Además, la ruta usaba una vía del camino de Santiago y se hacía más entretenida si cabe. Por supuesto, ni un peregrino al que saludar. Eso sí, se cumple una vez más el axioma: no hay forma de que una ruta de larga distancia en bici de montaña no encuentre a su paso flechas amarillas.

En Carbonero de Hausín dejaba la ruta “oficial”, que se iba hasta Segovia y luego volvía para pasar por Turégano. En mi caso he atajado, dejando a un lado la visita al acueducto, y retomando la ruta en Peñarrubias de Pirón. Desde aquí sólo quedan escasos diez kilómetros hasta el fin de la etapa en Turégano por pistas tranquilas. Sí, claro, tranquilas.

Los últimos cuatro kilómetros me han hundido en la miseria. Barro pegajoso, pestoso e inmisericorde. La típica pista ancha que parecía inofensiva. Tenía sorpresa. El caso es que la estación de servicio de Turégano tenía estropeado el sistema de lavado debido a las bajas temperaturas. Y no había opción B. Al final en una fuente y con paciencia he hecho lo que he podido para adecentar las bici. Mañana le pegaremos otro repaso.

Al final han sido casi cien kilómetros, pero la primera parte ha sido casi toda por carretera y, como podéis comprobar con la imagen inicial el desnivel no es excesivo. Mañana espera Pedraza y una parte de las hoces del Duratón. A ver cómo se da el día.

Lee todos los artículos relacionados con esta ruta

< < Etapa anterior | Etapa siguiente >>>

Fotografías de la ruta cargadas en el álbum de Flickr.

Share This Article

Related News

Alentejo, nuevo proyecto #rssuave para la primavera
4- Riaza – Milagros #SegoviaMTB
3- Turégano – Riaza #SegoviaMTB

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies