Tuesday, Dec. 18, 2018

El rol de mentor de cara a los proyectos que surgen de LEINN

El rol de mentor de cara a los proyectos que surgen de LEINN

Por segundo año comenzamos la mentorización de algunos de los proyectos que surgen de LEINN. El viernes pasado tuvo lugar en Bilbao Berrikuntza Faktoria un acto para comenzar el startup process como parte del último curso de este grado. Hubo una serie de ponencias y después escuchamos la presentación de cada uno de los proyectos. En mi caso me corresponden los del Lab de Oñati. Ya escribimos sobre ello hace un año. Pues bien, ¿qué tipo de proyectos son los que se presentaron?

Desde luego que si algo destaca de estos proyectos es su conexión con el universo LEINN: aprendizaje, viajes, millenials, servicios avanzados o internacionalización, entre otros rasgos. Ahora bien, para quienes llevamos cerca de este grado desde hace unos cuantos años, resultan relativamente predecibles. Quizá la normalidad con la que los vemos llame la atención desde fuera. Supongo que ofrecer servicios a la ciudadanía china, aportar una mirada social a los e-sports, bucear en un nuevo modelo energético o buscar la forma en que proporcionar identidad mediante el juego a niñas y niños de India son proyectos que para alguien que mira desde fuera llaman la atención.

Desde luego que integrar en el grado el viaje como experiencia de aprendizaje abre la mirada. De lo local a lo glocal. El mundo aparece como un lugar que ensancha la propuesta a realizar. Esa perspectiva no es fácil de conseguir a los veintipocos años si no has tenido la oportunidad real de estar en contacto con otras culturas. El simple hecho de viajar a Finlandia, a San Francisco, a India o China encierra un potencial que se traduce en muchos de los proyectos que desarrollan los leinners de último curso.

Creo que también lo social aparece más o menos explícito en buena parte de los proyectos. Tenemos la obligación de dejar un mundo mejor a quienes vengan detrás de nosotros. Nuestra universidad se inscribe en el marco de un proyecto de economía social. Esto se traduce en que muchos de los proyectos están focalizados en la resolución de un determinado problema que implica un desafío social. No siempre lo vamos a ver, pero casi siempre es posible apreciar un fondo humanista en las propuestas. No siempre, insisto, pero me parece que su presencia es comparativamente mayor que en otras lanzaderas de proyectos.

Y voy con lo que quería compartir, he aprovechado para repasar materiales del Observatorio de Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey que el año pasado compartió Aitor Lizartza con quienes estamos mentorizando proyectos. Allí aparecía, entre otras, una interesante reflexión sobre el rol del mentor: ¿qué te parece? Aquí lo dejo 😉

Mentoría

Share This Article

Related News

Iam, un muñeco para ayudar a conseguir la identidad
Estudios de postgrado en consultoría
El nuevo grado en Business Data Analytics de MONDRAGON Unibertsitatea

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(2) comentarios

  1. Iván
    10/10/2018 at 08:28

    Hola Julen,

    Interesante post y reflexiones, también el esquema de Monterrey es muy representativo.

    Creo que el tema del mentor puede ir muy ligado al desarrollo de la persona y profesional, algo que vaya más del tema académico. Una figura que quizá debería tener mucha más importancia de la que se le da hoy en día, tanto en los centros educativos como en las organizaciones en general.

    Me surgen algunas dudas al respecto del mentoring en general, basadas un poco en mi experiencia personal, académica y profesional:

    1) ¿Surgen de forma espontánea, aparecen o se buscan?

    2) Basado un poco en los ejemplos que pones ¿Crees que el mentor es más un facilitador, o una persona que acompaña y se involucra en el proyecto y con la persona?

    3) ¿Crees que en general la academía se queda corta con el tema mentoring?

    4) ¿Necesita el mentor conectar con la persona-proyecto ( y viceversa) o puede hacerlo en general de cualquier cosa? Como en otras cosas de la vida quizá la química es importante ¿qué opinas?

    Bueno, son simplemente algunas reflexiones que te mando desde una llluviosa tarde en Singapur :)

    Un abrazo,

    Iván

  2. Pingback: La brecha de género como oportunidad de negocio | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies