Wednesday, Nov. 14, 2018

A veces no salen los planes

Escrito por:

|

02/07/2018


Categorías:

Etiquetas: ,

A veces no salen los planes

Actualización.- Salimos con la receta de 15 sesiones de fisio y a esperar evolución. Hay que ir pensando en plan B. Noruega, aguanta un poco, que el año que viene volvemos a la carga 🙂

Hi hat, howdy!

Luego, a las 9:45 tengo consulta con el traumatólogo. Aunque no puedo predecir cómo saldré de allí, quizá haya que ir preparándose para asumir que, a veces, no salen los planes. El día 16 de junio me caí andando en bici. Nada fuera de lo normal. Una caída, como otras muchas que pueden suceder. Un paso técnico en subida en el que no fui lo suficiente hábil como para meter la rueda por donde debía. La caída, hacia mi izquierda, no fue excesivamente aparatosa. Un pequeño rasguño en la rodilla y un golpe más o menos fuerte en las costillas.

Todavía quedaba ruta. Seguimos subiendo hasta las ruinas de la ermita de San Víctor, junto a la cumbre del Arratobe. Tras finalizar la ruta, dio tiempo a comer con los dos amigos con los había pedaleado, a charlar de una cosa y la otra, de los planes, de la TransEuskalherria, de proyectos y más proyectos. Casi todos para seguir disfrutando de dar pedales, que es lo que nos gusta. Aquel domingo, el día siguiente, tenía comida familiar. El lunes, una reunión de trabajo y unas clases. Con algo de dolor, pero parecía que todo estaba en regla. La ruta me gustó tanto que dejamos una pequeña crónica en este blog.

El lunes por la tarde decidí ir a clase de spinning para probar a ver qué tal. Fue dar las primeras pedaladas y sentir que algo había crujido de mala manera allí en la zona de las costillas . Un siniestro crujido que me dejó fuera de juego a las primeras de cambio de aquella clase. Una mala noche y al levantarme el martes: preocupación. En Urgencias las radiografías dijeron que solo era el golpe; no había rotura. Eso sí, el dolor llegó como un rayo. Fármacos y de vuelta a casa. Todo debía ir a mejor, pero llevaría su tiempo.

El jueves por la mañana un simple estornudo derrumbó mis defensas. Así de caricaturesco. Tuvieron que venir a infiltrarme. Era un 21 de junio, un día señalado en el calendario porque teníamos comprometida la mañana en la fábrica de Orbea en Mallabia con una segunda visita de algunos usuarios de la Oiz con los que he estado trabajando para la tesis doctoral. Como ya sabía que estaba mal, quedé en conectarme vía Skype. Ni eso pude.

El domingo el dolor se desplazó hacia una vieja zona conocida: las uniones L4-L5 y L5-S1. Traducido para quienes no habéis sufrido nunca cosas de estas: lumbalgia. Unas protusiones en esa zona parece que tuvieron la culpa. El golpe en las costillas fue buscando amistades más abajo y llegó a un lugar donde duele de verdad. La consecuencia: más fármacos. El ejército del Nolotil, Diclofenaco, Tramadol y compañía a escena.

Han pasado 16 días desde la caída. Estoy mucho mejor. He podido dar algunas clases (eso sí, sentado) y he mantenido un par de reuniones presenciales. Skype ha seguido siendo compañero de viaje. La actividad continúa, pero por el momento todavía muy limitada desde el punto de vista de los movimientos. Este viernes día 6 tengo una prueba en el auditorio donde haré la defensa de la tesis, que será el día 12. La agenda de esta semana que comienza hoy está completa de reuniones de cierre del proyecto KSI Berritzaile. El fin de semana del 13-15 hemos organizado un taller REDCA en Zaragoza después de mucho tiempo sin reunirnos. El 16, 17 y 18 tendré que participar como miembro de varios tribunales de defensa de trabajos fin de máster en la universidad. Y el 18 de julio tengo un vuelo para ir, junto con la bici, a Oslo.

Así pinta el panorama. ¿Cómo saldré de la consulta? ¿Con la intención de pedalear por tierras noruegas del 18 de julio al 8 de agosto, como tenía previsto? Hay nubarrones en el horizonte. No tanto porque para ese día 18 de julio esté bastante mejor (eso espero) sino por la prudencia a la que obliga sentir este tipo de dolor. La ruta no es fácil desde el punto de vista físico. ¿Realmente voy a estar en condiciones? A veces no salen los planes.

Noruega no se va a mover de sitio. Al verano de 2018 le sucederá el de 2019. Y vendrán más oportunidades. No es algo que debiera preocuparme en exceso. Sí, es cierto que este viaje era un poco especial, una especie de “autopremio” tras la defensa de la tesis, pero a estas edades ya somos de sobra conscientes de que estas pequeñas decepciones forman parte de la vida. Son la otra cara de la moneda que alimenta también la de todo lo bueno que nos ocurre. Después de la lluvia sale el sol; ha sucedido, sucede y seguirá sucediendo. Me escribo todo esto a primera hora de hoy lunes. En breve, supongo, tendremos una decisión tomada. Menos mal que disfrutamos con los planes 😉

La foto es de Félix E. Guerrero en Flickr.

 

Share This Article

Related News

Antropología ciclista: érase una vez Alejandro Valverde
El poder es así: plagios y oscuridad en tiempos de supuesta transparencia
Kinsey Millhone DEP

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(17) comentarios

  1. Alberto
    02/07/2018 at 07:14

    Suerte es lo que unico que se puede decir....

    • Alberto
      02/07/2018 at 07:16

      O mejor aún, mucha suerte es lo único que se puede decir...

  2. Rai
    02/07/2018 at 07:21

    Ánimo Julen y paciencia que todo llegará. Un abrazo

    • Julen
      02/07/2018 at 18:52

      Paciencia, esa cosa que hemos perdiendo con el progreso, ¿no? ;-)

  3. David Sánchez
    02/07/2018 at 07:42

    Cuídate Julen.

    Sé lo que son esos golpes tontos en las costillas, lo que duelen y lo que tardan en desaparecer.

    Mucha paciencia. Noruega seguirá ahí el año que viene ;-)

    • Julen
      02/07/2018 at 18:52

      Gracias, David. Eso, que Noruega seguro que sigue ahí puesta en el mismo lugar y tengo por aquí unas cuantas coronas que habrá que gastar jejeje.

  4. Alberto
    02/07/2018 at 10:58

    Mucho ánimo

  5. Juan Manuel Muñoz Luque
    02/07/2018 at 12:08

    Sabrás encajar el golpe. Te recuperarás y el viaje a Noruega puede esperar hasta que estés bien y lo puedas hacer con garantías de disfrutar y gozar.
    Cuidaté con paciencia, las lesiones en las costillas, como dice David Sánchez, son dolorosas y curan despacio.
    Espero que te recuperes bien.
    Ánimos y abrazos (no muy fuertes)

    • Julen
      02/07/2018 at 18:50

      Gracias, Juan. Tendré que empezar a pensar en el plan B ;-)

  6. amalio rey
    02/07/2018 at 15:23

    Animo, Julen, que tu eres un todoterreno. Espero que te pongas en forma para lo de Noruega que parece un viaje muy ilusionante. Si no es posible, tendras mas oportunidades para autopremiarte. Cuidate!!!

    • Julen
      02/07/2018 at 18:49

      Sí, hay que tomárselo con paciencia. No queda otra. Ya buscaremos alternativas :-)

  7. José Angel Colinas Santos
    02/07/2018 at 15:59

    ¡Cúanto siento que la cosa se complicara, Julen! Esperemos que escampe y desaparezcan pronto esos nubarrones. A ver si te dan buenas noticias en la consulta.
    Siempre se puede hacer un plan B.
    Ánimo y paciencia.

    • Julen
      02/07/2018 at 18:48

      José Ángel, tú lo viste en directo, jejeje. Pues ya ves en qué hemos terminado. Me han "recetado" 15 sesiones de fisio y a ver cómo evoluciona. Claro que quizá no tenga tanto de lo que quejarme después de lo que contaste que te pasó a ti. Seguiremos dando guerra, no hay duda. Gracias por el interés. ;-)

      • José Angel Colinas Santos
        03/07/2018 at 00:53

        Noruega, como decís, seguirá estando ahí o unos cm. más allá (por la deriva de los continentes y todo eso, je,je) pero en cuanto te recuperes, puedes hacer planes más cercanos. Como decimos siempre, no hace falta ir demasiado lejos para descubrir cosas nuevas, que a veces están al lado de casa. La espera se te hará más llevadera. Algunos andaremos por aquí, al sur de Islandia, explorando, por si te interesa y quieres rodar acompañado.

        Ah! y mucha suerte (o justicia) con la tesis el día 12.

        • Julen
          03/07/2018 at 12:02

          Te tomo la palabra, José Ángel. A ver cómo reorganizo planes :-)
          Y gracias por los buenos deseos para el día D jeje

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies