Tuesday, Nov. 13, 2018

Convicciones o dejarse llevar: la estrategia relativa

Escrito por:

|

07/05/2018


Categorías:

Etiquetas:

Convicciones o dejarse llevar: la estrategia relativa

Supongo que cualquier proyecto necesita un norte, algo que sirva para que las personas que lo comparten sientan que saben cuál su lugar y qué las distingue de otros negocios. Es difícil entender una empresa sin las consabidas misión y visión. Y sin olvidar los valores, claro. Las convicciones dan paso a una propuesta que entrega ciertos productos o servicios a unos clientes y lo de hace con un determinado estilo. Sí, supongo que una empresa debe disponer de unos principios hasta cierto punto inquebrantables.

Frente a esta idea aferrada a la fuerza de la convicción propia, hay veces que siento que el mercado (para lo bueno y para lo malo) pone a cada cual en su lugar. Porque no son tanto las declaraciones, sino los hechos. Una serie de carteles colgados en las paredes de las oficinas y los talleres de nuestras empresas pueden contar lo que quieran. Pero, a la hora de la verdad, dependen de lo que se haga realmente. Si son coherentes, perfecto. Si no, puede que se produzca el temido efecto Streisand en su versión dime de qué presumes y te diré de qué careces.

¿Hacemos realmente lo que queremos? Lo pregunto desde el punto de vista estratégico. ¿Hasta dónde una empresa debe dejarse llevar por los vientos más favorables? ¿Y si los vientos no conducen al puerto previsto y arribamos a otro lugar? ¿Cuánto de coherente se puede llegar a ser si acepta esta ley de mercado? Quizá convenga definir más un estilo, un conjunto de líneas rojas que no convendría traspasar, sabiendo que la zozobra de los tiempos actuales va a pedir extraños equilibrismos.

¿Deberíamos explicitar cuánto bamboleo estamos dispuestos a aceptar? La fuerza del viento es una variable que no podemos controlar. Será la que sea. Unas veces más fuerte, otras menos; unas soplando del norte y otras del sur. Y allí, en ese mercado gobernado por una cada vez menos comprensible complejidad dinámica, acontecen hechos difícil de prever. El mercado parecería como esa naturaleza que, a pesar de los vanos intentos de la mano del hombre por modificarla, siempre acaba recuperando su lugar.

Puede que este sea un elemento que haya que tratar explícitamente en las reflexiones estratégicas de las organizaciones hoy en día. Junto al intento irrenunciable de señalar un camino, ¿qué flexibilidad vamos a desplegar para apartarnos de él si soplan mejores vientos para otro tipo de apuestas? Hace poco escribía en torno a cómo seguir (o no) la estrategia. Ahora, después de aquel artículo, voy más allá: ¿deberíamos consensuar los espacios de divergencia que aceptamos alrededor de nuestras convicciones? Ya, parece un pequeño galimatías. Dejarse mecer por las olas es aceptar la fuerza con la que llegan. Pero si las olas nos van desplazando del lugar donde queríamos estar, ¿qué hacer?

No encuentro una solución. Creo que cada cual -y por traslación, cada empresa- debe mirarse hacia dentro y aceptar lo que más va con su forma de ser y estar en este mundo. Quizá la buena noticia es que hay espacio para ambos extremos, el absoluto y el relativo, y todo depende de la forma en que se aborde el mercado. Por mi parte, en los últimos tiempos me siento especialmente a merced de las olas. Y no será porque no repaso qué quiero ser de mayor 😉

Share This Article

Related News

El sentido del trabajo para las nuevas generaciones
Peatones contra ciclistas: la trampa
¿Chief Happiness Officer? Jodido, pero contento

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(2) comentarios

  1. Isabel
    07/05/2018 at 10:31

    Me ha recordado a lo que dice Asier respecto a ser lo uno y lo otro al mismo tiempo :-)

    Reflexionando sobre lo simple de la complejidad incorporé una secuencia de dibujos que representan la teoría del caos. Creo que también encajan con tu reflexión. En realidad es fácil de entender, lo difícil es disponer de los recursos (sobre todo el tiempo) para el ejercicio de una buena escucha.

    • Julen
      09/05/2018 at 06:44

      Conste, Isabel, que a veces pienso que es simplemente una manera de llevarse bien con las propias contradicciones ;-)

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies