Friday, Dec. 14, 2018

En busca del milagro de la licuación de los clusters

Escrito por:

|

02/03/2018


Categorías:

Etiquetas: , ,

En busca del milagro de la licuación de los clusters

Velas

En ColaBoraBora han publico un artículo, Afinando en esto de las ICC, que contiene una reflexión acerca de cómo ven el sector de las industrias creativas y culturales. Para disponer de mejor perspectiva de lo que proponen, conviene leer también “algunas ideas planteadas en artículos anteriores como Ecosistema I+C+i, publicado en este misma web, o Comienza el programa KSI BERRITZAILE 2017, publicado en la web de KARRASKAN”. Estoy muy de acuerdo con lo escriben y me permito añadir alguna otra cosa a través de este post. Más leña al fuego.

En principio, debo decir que yo también he escrito por aquí un par de artículos acerca de los clusters y que reflejan, grosso modo, mi punto de vista: Rasgos de los clústeres empresariales del siglo XXI y ¿La clusterización de la economía es el pasado?. Siempre que desde fuera me preguntan por cómo nos organizamos económicamente en esta parte del sur de Islandia recurro a la política de clusters que el Gobierno Vasco puso en marcha hace 30 años. Y lo explico porque supuso un paso lógico y necesario. Algo así como vamos a ordenarnos un poco para ver quiénes estamos y qué podemos hacer para ser competitivos a escala global.

¿Cuál es el asunto, entonces? Que han pasado 30 años y que lo que fue ya no es. Sí, podemos seguir hablando de industria y de sectores. Pero la perspectiva debe ser, necesariamente, diferente. Y, ojo, no digo que no haya que “fijar” quién es quién en la foto desde sus capacidades, pero hay que echar a volar un poco la imaginación porque es muy posible que la competitividad venga de hibridar con quienes son diferentes y no tanto de buscar similitudes.

Además, me parece fundamental dar la vuelta a los sectores y repensarlos desde los clientes, desde los usuarios, desde las soluciones. Es decir, no tanto desde la oferta sino desde la demanda. Es un análisis fundamental para no autolimitar el desarrollo. Algo tan simple como cambiar las gafas. Ya, pero las inercias, las estructuras y los aprendizajes de tantos y tantos años condicionan lo que se puede o no hacer. No es tanto que nos impongan limites, sino que hemos aprendido a autolimitarnos.

Por otra parte, el caso de las industrias creativas y culturales sirve a ColaBoraBora para poner sobre la mesa, por ejemplo, la infravaloración de las ciencias sociales en todo el dibujo tecnológico y de innovación que proyectamos hoy desde este territorio. Mira que se ha insistido en la “innovación social” (recuerdo aquellos días del comienzo de Innobasque ¡hace ya 10 años! a la búsqueda de definiciones). Quizá hasta de tanto usarlo se desgastó el término. Hoy la industria 4.0 galopa a lomos de las tecnologías duras. Las otras tecnologías, las blandas, a las que tanto aluden en ColaBoraBora, quedan para la galería.

Vale, yo estudié Psicología y a lo mejor se me ve un poco el plumero de lo social y de las humanidades. La industria vive en otro plano paralelo, condicionada por sus ingenierías, sus máquinas y las automatizaciones. Las industrias culturales y creativas han jugado la baza de manejar el mismo símil: industrias. A lo mejor por ahí empieza la gran confusión. El sistema económico centrifuga a miles de revoluciones. La sectorialización dibuja cajones donde ubicar actividades económicas. Sigo pensando que sirvió, pero es cosa del pasado. Necesitamos imaginación para repensar industrias. Y más que con taxonomías conviene pensar con folksonomías. Ya se sabe, industria líquida.

La imagen es de Jorde GC en Flickr.

Share This Article

Related News

La teoría social contemporánea
Industrialdia, turismo en torno al patrimonio industrial
Aprendices: el vídeo

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(3) comentarios

  1. Ricardo_AMASTÉ
    03/03/2018 at 11:58

    Eskerrik asko por tirar del hilo Julen.

    ¿Mirar al pasado, situarnos en el presente y proyectarnos al futuro o directamente situarnos en los nuevos escenarios que deberían o podrían ser? ¿Traccionar, acompañar, adaptar, hackear? ¿Transición o revolución? ¿Sectores y cadenas de valor o redes distribuidas transdisciplinares?

    ¿Es posible pasar del O al Y sin caer el el mero relativismo?

    ¿Nos vamos a poner en esta parte del sur de Islandia a abordar la complejidad que el momento requiere o vamos a seguir aferrada al simplismo (ahora cuatropuntoceril, mañana el que toque)?

    Supongo que el problema es que seguimos operando con la misma ecuación modificando unicamente los factores. Cuando tratas de incorporar complejidad, la ecuación simple deja de ser funcional. Por ejemplo, incorporar al usuario o al prouser como hablábamos ayer no supone solo sumar un nuevo agente sino transformar toda la lógica. Pensando en KULTURSISTEMA, nosotras hemos tratado de hacer una herramienta no-rupturista sino basada en modelos pre-existentes, para que resultase fácilmente entendible, interpretable y utilizable desde lo instituido, pero eso nos enfrenta también con la dificultad de incorporar lo emergente dentro de la lógica de representación y validación del viejo orden (claramente eso nos pasa con la representacion de sectores y subsectores y la cadenda de valor).

    Y así vuelvo a las preguntas del principio. Y continúo pensando en voz alta.

  2. Juanjo Brizuela
    13/03/2018 at 08:54

    Me interesa mucho este punto porque creo que estamos ensalzando tanto la tecnología que nos va a acabar por dominar.
    Si algo me interesa (perdón, mucho) las industrias creativas es que crean ese sistema de poder estar constantemente generando desde una visión más humana y creo que estamos perdiendo este filón.
    Lo de los clusters es cierto que fue un gran acierto (y la apuesta por traer a Porter) pero también comparto que la innovación hoy viene de lo diferente y también de lo que está ahí fuera, y creo que ahí las humanidades, lo social y la creatividad juegan un papel creo que fundamental

    • Julen
      19/03/2018 at 07:37

      Juanjo, voy a empezar a trabajar con el sector ICC. Tengo ganas. En abril comienzo, a través de Euskalit, una colaboración con este sector. A ver lo que aprendo con esta gente. Puede ser una mirada diferente, con sus miserias y sus esperanzas, pero de la que se pueden extraer enseñanzas. Ya iré socializando lo que avancemos.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies