Friday, Sep. 21, 2018

De certificaciones académicas clásicas a open badges

Escrito por:

|

28/02/2018


Categorías:

Etiquetas: ,

De certificaciones académicas clásicas a open badges

No hay duda de que la oferta disponible para adquirir cualificación técnica se ha multiplicado en los tiempos actuales. Cierto que ahí sigue la oferta reglada, sea de carácter público o privado, para atravesar el “sistema oficial de enseñanza” y adquirir competencias. Supongo que ha sucedido, sucede y seguirá sucediendo. Pero, al mismo tiempo, la red está repleta de posibilidades para aprender lo que cada cual quiera. Se necesita, claro está, motivación, tiempo y perseverancia. No es fácil y la tasa de fracaso estoy seguro de que es astronómica, pero mientras una pequeña proporción lo consiga, merece la pena.

¿Cuánto de lo que sabemos pasa por un conducto académico reglamentario? Cada vez menos. Sin embargo, sigue pesando en el currículum de cada cual. Yo llevo 28 años trabajando alrededor del mundo de las cooperativas. ¿Suficiente para acreditar un conocimiento sobre el funcionamiento de este tipo de sociedades? Sí, pero a lo mejor disponer de un Máster en Economía Social y Empresa Cooperativa por Mondragon Unibertsitatea todavía dice más. ¿O no? Esta competencia me supuso “pasar por caja” y, en fin, supongo que lucirá en algún sitio de mi bagaje académico. Quiero pensar que será así.

El mundo se rige por estándares. Los seres humanos necesitamos medidas que nos sirvan para equiparar realidades. Podemos hablar de objetos o de personas, de sistemas de gestión o de tecnologías. Parece que nos hacen falta varas de medir que nos ofrezcan una mínima garantía de que, por ejemplo, dos personas tienen niveles similares de conocimiento en torno a algo. Hay que estudiar psicología para ejercer la profesión. ¿Eso asegura que quien la ejerce lo hace mejor que otra persona que de forma autodidacta se ha formado mucho más y mejor? Lo siento, el sistema es el sistema y la formación “oficial” es reglada. Lo coges o lo dejas. Si no, cometerás intrusismo profesional. Así está montada la lógica. Pero podría haber otra.

Así, la “otra” lógica debería ganar peso con el paso del tiempo: el mundo de hoy necesita actualizar sus fórmulas de certificación. ¿Cómo mostrar al mundo una serie de competencias reconocidas? Esta es la cuestión. Y ahí entran en juego los open badges que propone la Fundación Mozilla.

Una insignia es un símbolo o indicador de un logro, cualidad, calidad o interés. Una “insignia digital” es el registro en línea de uno de esos logros, haciendo un seguimiento de las comunidades en las que el receptor ha colaborado y que emiten esa insignia, así como el trabajo que se ha realizado para obtenerla. Las insignias digitales pueden favorecer a entornos de aprendizaje relacionados, motivando el aprendizaje y reconocimiento de los logros tanto dentro de comunidades particulares, como entre esas comunidades y las instituciones. (Fuente: Erin Knight’s White Paper)

La insignia, el “sello” es lo que sirve como lengua franca para entendernos en tanto que poseemos ciertas competencias y que están certificadas. ¿Cómo conseguirlas? Aquí empieza la complejidad. Por una parte hace falta crearlas y por otra adquirirlas. Mozilla ofrece un kit para crear las insignias, pero la tarea se antoja faraónica. El final del camino sería que cada cual a través de su escaparate particular mostrara al mundo en qué posee competencias certificadas.

Ya, que lo ves como yo, un trabajo faraónico por lo implica. Bueno, no está mal plantearse la necesidad y comenzar a recorrer el camino. Si no se dan los primeros pasos, el final seguirá estando igual de lejos. A medida que se avanza quizá se descubran pasarelas para enlazar sistemas y facilitar que sepamos de qué sabe cada cual. Mientras, la academia seguirá certificando. El sistema está demasiado enrocado como para que los cambios se vean a corto plazo.

La cuestión de fondo, conste, es la manera en que generar confianza a partir de una reputación contrastada. e-Bay lo consiguió a base de votos y estrellas. Open badges es su traducción para el complejo universo de certificar competencias. Tiempo al tiempo.

Share This Article

Related News

Experiencia de aprendizaje online en un grado universitario
REDCA y el magma de la consultoría artesana
Llegó el día D: la defensa de la tesis doctoral

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(4) comentarios

  1. Iván
    28/02/2018 at 14:54

    Coincido en las contradicciones y dudas que planteas, pero también creo que la formación autodidacta cada vez va a tener más peso, muchas veces es mucho más intensa y enriquecedora que la reglada. Aunque también sean Universidades, la mayor parte de la formación universitaria que he realizado (y que veo a mucha gente cercana) en la última década ha sido vía MOOC.en Coursera, y no solamente ha sido por flexibilidad, también lo ha sido por calidad, precio y por poder realizarse en un tiempo de un trimestre o menos. es cierto que hay mucha gente que abandona el MOOC o suspende, me ha pasado, pero algunos de dichos MOOC han sido realmente buenos, de centros educativos de renombre y con profesores de mucha talla. Poder acceder a formación de calidad de Universidades como Wharton, Illinois, Hong Kong o Bocconi es algo que me parece increíble. Creo que tanto las universidades como la sociedad en general tienen un gran reto por delante en todo lo relacionado con la educación, el trabajo del futuro y el aprendizaje. Hacer formación como los MOOC creo que también va a ser cada vez más valorada en procesos de selección cuando uno se fije en la formación académica.

    • Julen
      01/03/2018 at 17:32

      Desde luego, Iván, que se puede leer en positivo toda esta oferta abierta de formación. Desde el lado oscuro, no obstante, también se puede interpretar como otra forma de "autoexplotación": la formación corre a cargo de cada persona, que sabe que debe competir contra otras en el mercado laboral. De ti depende, única y exclusivamente, porque teóricamente tienes los medios. Luego, la sobreformación se dará de bruces contra la otra cara de la moneda: el World Mobile pagando a 6-7 euros/hora esa formación :-(

  2. Pingback: Anotaciones para nuevas realidades (XXVII): Estandarizar la realidad | IG | In-formación

  3. Pingback: La cultura del esfuerzo en tiempos de Cifuentes | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies