Thursday, Dec. 14, 2017

16- Oseja de Sajambre-Cosgaya #OlvidadoTransKtb

Escrito por:

|

05/08/2017


Categorías:

16- Oseja de Sajambre-Cosgaya #OlvidadoTransKtb

Mirador de Pandetrave entre la niebla

La tarde se quedó con sensación de bochorno en Oseja de Sajambre pero a última hora cambió el tiempo. El cielo se cubrió de nubes que engulleron las cimas de las tremendas montañas que rodean el pueblo y las hicieron desaparecer. La previsión para los siguientes días es de lluvia. Una novedad que habrá que ver en qué queda. Si mi dosis de porteo/pateo ya ha quedado saciada, esta previsión de mal tiempo justifica más la decisión de evitar la primera parte de la etapa en lo que Zinaztli define como “muy dura y larga empujada de más de dos horas de duración motivada por la fuerte pendiente y a que en gran parte se realiza por sendero”. La alternativa es subir por carretera un desnivel de 700 metros en quince kilómetros. Un paseo, vaya.  

El plan es alargar un poco la etapa y dormir en Cosgaya. Un poco antes queda Espinama. Me vienen recuerdos de una de las vueltas más bonitas que he hecho en bici de montaña:  la subida desde La Hermida por Beges hasta Sotres para llegar al mirador del teleférico de Fuente Dé por los puertos de Áliva y luego vuelta por una pista a media ladera que va a dar a Mogrovejo. Canela en rama. 

Como era de prever medio pueblo estaba abajo repartido entre el bar del hotel y el de enfrente disfrutando de un viernes por la noche. Así que nada de dormir como un angelito a las diez de la noche. Hubo que esperar a medianoche para que los decibelios descendieran. Eso sí, de un tirón hasta las siete menos cuarto, hora oficial de despertarse. Tenía puesta la oreja… 

Y sí, estaba lloviendo. Suave, sin estridencias, de forma constante. Vamos, calabobos. Ayer calor, la jornada en que más lo noté. Hoy no hace mucho frío y los quince primeros kilómetros son de subida constante, sin mucho desnivel. Así que le ponemos la capucha naranja a la mochila y salimos con el chubasquero puesto. Y a las primeras pedaladas sudando y empapado. Y sin ponerme las gafas porque no se ve nada de nada con el agua. Viene interesante la etapa. 

En vez de subir empujando, lo hago como un señor: un primer tramo hasta el puerto del Pontón, con algo más de 500 metros de desnivel, y luego un segundo tramo hasta el Puerto de Panderrueda de apenas 200 metros más. Arriba el día está cerrado del todo con una niebla muy espesa. Decido bajar por carretera a Posada de Valdeón en vez de por pista. Llueve y con la velocidad paso frío. Por momentos pequeña tiritona. Me cruzo con otros dos chicos que suben en bici con mochila a la espalda. 

Nada más entrar en Posada de Valdeón paro en el primer bar que veo abierto. Es de un hotel con muy buena pinta. Atiende una chica muy amable que está con sus tres perros. Un té y a secar un poco lo que se puede con el secador del cuarto de baño. Qué pereza volver a pedalear, por diossss.

Deja de llover. Dios aprieta pero no ahoga. De nuevo hacia arriba para salvar algo más de 800 metros de desnivel antes de iniciar la bajada hacia Fuente De. Serán todos por carretera excepto los 250 finales. Abajo el tiempo aguanta pero a medida que se asciende la niebla se cierra y el calabobos campa a sus anchas. Coronamos Pandetrave y hacemos una foto desde el mirador. Os imagináis qué se ve. 

Se inicia el tramo de pista en el mismo alto. Sale a la izquierda y por un momento el día parece que se abre. Falsa alarma. De todas formas, arriba no está tan cerrado como en la subida por la carretera. En la cima cinco coches. Y yo que creía que estaba en zona salvaje. Pues no. 

El primer tramo de la bajada está relativamente bien. Pero luego se vuelve a cerrar la niebla, llueve y para mayor miseria del ciclomontañero pasamos por una zona de vacas. No os cuento la mierda que me he echado encima. He adelantado a un par de senderistas bastante arriba y ya más abajo me he cruzado con unos cuantos más. Al llegar a Fuente Dé, paro y hago revista de la situación: estoy hecho un Ecce Homo. A ver qué se puede hacer. 

En Espinama paro a tomar algo y de paso limpio un poco la bici con agua. Se ve turisteo. Decido seguir hasta Cosgaya, donde terminaré la etapa. Así me da tiempo a hacer megacolada y comer en el restaurante del hotel. Por cierto, estupenda la comida. A descansar. Mañana será otro día. 

Santa María de Valdeón

Iglesia de la Asunción en Oseja de Sajambre

Distancia: 60,80 kms. Tiempo de pedaleo: 4h 35min. Desnivel acumulado: 1600 m.

Lee todos los artículos relacionados con esta ruta

< < Etapa anterior | Etapa siguiente >>>

Fotografías de la ruta cargadas en el álbum de Flickr.

Share This Article

Related News

El Hierro: turistas, los justos
19 recuerdos de 19 jornadas de ruta MTB y datos resumen #OlvidadoTransKtb
19- Quintanaentello-Bilbao #OlvidadoTransKtb

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(3) comentarios

  1. Alberto
    05/08/2017 at 22:25

    Buena caña te estás pegando...

    • Julen
      05/08/2017 at 22:30

      Son los últimos coletazos, el martes en casa

  2. Pingback: 17- Cosgaya-Pejanda #OlvidadoTransKtb | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies