Saturday, Jul. 22, 2017

¿Las casas baratas? Facebook, Google y el progreso

Escrito por:

|

14/07/2017


Categorías:

Etiquetas: , , ,

¿Las casas baratas? Facebook, Google y el progreso

Grupo Villanueva. Casas Baratas en Portugalete. Fuente: Arturo C. Carazo.

En la margen izquierda del Nervión, en esta parte del sur de Islandia donde he vivido toda mi vida, conocí desde niño las “casas baratas”. Las grandes empresas industriales intensivas en mano de obra pusieron en marcha planes para construir viviendas para sus trabajadores. No soy capaz de hacer una lista completa, porque fueron muchas las iniciativas nacidas en su mayor parte en la primera mitad del siglo XX, pero las puedes encontrar en Barakaldo, Sestao, Portugalete y en otros pueblos del entorno. A este fenómeno le siguió otro, también con la denominación de “casas baratas”: se crearon cooperativas para hacer frente a la construcción de vivienda. Solo en Barakaldo cabe citar El Porvenir, La Voluntad, El Ahorro, La Felicidad o El Hogar Futuro. Ya veis qué nombres tan evocadores. Fueron dos caras de la misma moneda: construir las viviendas que hacían falta.

Asentado el proceso de industrialización a finales del siglo XIX en la Margen Izquierda, el alojamiento de la población trabajadora se convirtió en una cuestión de suma trascendencia. Altos Hornos de Vizcaya, la mayor empresa de la zona fundada en 1902, tuvo que hacer frente a un angustioso panorama que diezmaba la calidad y la esperanza de vida de su mano de obra. La falta de higiene y sanidad en muchas viviendas, el hacinamiento, la transmisión de enfermedades infecto-contagiosas y la carencia de habitaciones económicas dignas hicieron reaccionar a su Dirección, buscando una mayor productividad.

Este texto está extraído de un artículo publicado por Mª del Mar Domingo en Ezagutu Barakaldo: La iniciativa privada en la construcción de casas baratas en Bizkaia entre 1911 y 1936. Termina con eso de “buscando una mayor productividad”. Pues bien, años después de aquella iniciativa, en un entorno radicalmente diferente, leo en Genbeta otro artículo: Vive en tu trabajo: Google y Facebook preparan ciudades para sus empleados. Esta vez lo firma Santi Araújo y en él comparte la intención de estos dos gigantes de hacer algo más o menos parecido:

Facebook ha anunciado que están construyendo el “Willow Campus”, un plan con el que buscan extender su sede en Menlo Park (California). Allí se construirán 1.500 apartamentos, teniendo acceso a todo tipo de tiendas y supermercados. […] Muchos pensarán que esta es una buena medida para ahorrar tiempo y dinero a la hora de ir al trabajo, aunque al mismo tiempo podríamos tener la sensación de jamás abandonar el entorno laboral. Hay que dejar claro que la parte comercial del “barrio” estará disponible para todo el mundo, mientras que el espacio de oficina sólo será accesible para los trabajadores.

Casas baratas en la primera mitad del siglo XX y casas baratas en la segunda mitad del siglo XXI. Eso sí, ahora con un concepto mucho más elaborado, más líquido, más emocional, con las dosis adecuadas de preocupación por disminuir el impacto medioambiental y de cuidar al rebaño. Ahora hace falta de nuevo construir un entorno donde todo está diseñado para lo mismo de siempre: eficiencia, productividad, rendimiento. Pasa el tiempo y los medios evolucionan pero la idea de fondo sigue siendo la misma. El capitalismo emocional sigue ganando cuota en la humanidad.

Las barriadas de Google o Facebook tienen que jugar con el atractivo de hacer la vida fácil. Implican la firma de un contrato psicológico que nunca verás en forma explícita y en el que nunca aparecerá tu rúbrica. No hace falta, ya han firmado por nosotros, la ingeniería social tiene estas cosas. El trabajo se extiende e invade lo privado, lo íntimo. Las casas baratas del siglo XX miraban a las necesidades básicas de la pirámide de Maslow, las del siglo XXI juegan con motivos más elevados. El trabajador del siglo XXI se compra con dólares emocionales y ahí entra en juego el fenómeno reinventado de las nuevas casas baratas.

Aquí lo dejo. A lo mejor soy demasiado cenizo. Las casas baratas que hemos conocido en la Margen Izquierda son parte de nuestra historia. Lo que presentan Facebook y Google es el futuro: ¿realmente es progreso? En 1936 se construyeron las casas del Grupo el Progreso en Portugalete. Sí, así se llamaron: El Progreso. Casi cien años después el progreso continúa. O puede que no.

La imagen es de Arturo C. Carazo y está tomada de Panoramio (que, por cierto va a desaparecer).

 

Share This Article

Related News

Proxecto Máscaras, paso adelante
3052: Mamadou Dia y su viaje al norte
¿Por qué (todavía) no he escrito un libro?

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(8) comentarios

  1. Venan
    14/07/2017 at 08:26

    Hay otro detalle que también puede ser significativo, en aquellas casas baratas, quien aspiraba a ellas también lo hacía a un empleo "para toda la vida". Junto al empleo y la vivienda, se construían "economatos" para seguir cubriendo esas otras necesidades básicas y, cómo no, escuelas en las que se formaba a los aprendices que posteriormente nutrirían de nueva mano de obra al sistema.Yo también conocí las casas de "La Familiar" en Barakaldo y tengo grabada la imagen del Barrio de San Ignacio en los 70 bajando desde Enekuri que parecía un cuartel y en el que se les llamaba "sindicales" en el que el régimen construyó casas "económicas" en las que alojar a la mano de obra de sus estructuras. Finalmente, recordar un sketch de "El sentido de la vida" de los Monty Python en el que aparecía una familia obrera en una de esas casas baratas en los típicos suburbios de una ciudad industrial de Inglaterra en la que era tal el número de hijos que tenían que los "vendían" como excedentes.

    • Julen
      17/07/2017 at 19:35

      Sí, Venan, a nuestra edad casi todos tenemos recuerdos que se asocian a este tipo de viviendas. Marcaron de alguna forma nuestra forma de entender lo que somos. En gran medida tenemos una vinculación emocional a veces difícil de explicar.

  2. Isabel
    14/07/2017 at 12:37

    Que magnífica conexión Julen! Encaja de lleno en dMudanza, ya sabes a dónde me lo llevo.
    Cada vez está más claro que el futuro del progreso es la nostalgia, y la nostalgia da para mercadeos muy fructíferos en diferentes frentes. Pero esta conexión que haces aquí es muy de estructura. Tal vez el exceso de ubicuidad llevará a abrazar estos nuevos reductos manejados por el capitalismo emocional.
    Me encanta el post.
    Un beso

    • Julen
      17/07/2017 at 19:37

      Gracias, Isabel. En cuanto vi el artículo en el que hablaban de Facebook y de Google y sus intenciones de hacer "casas baratas" supe que allí había un mensaje. Volver al futuro, creo que lo podríamos llamar.

  3. Iñaki Nubla
    15/07/2017 at 12:36

    La historia se repite. Otro ejemplo de aquella época son las "txapas cooperativas". Las diversas cooperativas de consumo de la primera mitad del siglo pasado acuñaban txapas o monedas de necesidad, que se podían adquirir en la cooperativa y servían como moneda, financiando los productos a comprar, tanto en la cooperativa como en los comercios conveniados.
    Un antecedente de las monedas que han intentado poner hace poco algunos municipios o asociaciones de comerciantes, pero sin éxito.

    • Julen
      17/07/2017 at 19:39

      Hola, Iñaki.
      Es otro buen ejemplo este que comentas de vínculo entre cooperativa y persona. De ahí se podrían rescatar algunas ideas para ver cómo las ha tratado el tiempo. Porque a veces el progreso tiene este tipo de jugadas de "vuelta atrás".

  4. Rai
    16/07/2017 at 16:16

    Julen, qué buen paralelismo me ha encantado. El futuro como el progreso, ambos sustantivos conjugan en por venir, en tiempo futuro, en por llegar. Abrazos

    • Julen
      17/07/2017 at 19:39

      Es la vuelta al futuro, Rai. Y de ahí no salimos. Una cárcel de cristal.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies