Thursday, Aug. 17, 2017

Un propósito personal: sonreír

Escrito por:

|

11/11/2016


Categorías:

Etiquetas:

Un propósito personal: sonreír

sonrisa

A veces creo que no somos conscientes de la suerte que tenemos. Yo, por ejemplo, la suerte de estar sentado en mi casa, delante de la pantalla de mi portátil escribiendo esto. La estadística es la que es. Y me dice que soy un auténtico privilegiado simplemente por haber nacido donde lo hice. Si me comparo con el resto de la ciudadanía del planeta, ¡anda que no he tenido suerte! No sé exactamente en qué percentil de riqueza material me moveré, pero seguro que estoy muy arriba. Y sí, claro, los habrá más altos, fuertes y ricos. Pero ¿cuánta gente más desdichada que yo habita el planeta? La lista es larga.

A lo mejor suena a filosofía barata de primera hora de la mañana. Quizá es una reflexión que de tan simple se cuela por el desagüe. Pero de vez en cuando me descubro con una cara que no refleja para nada esa suerte con la que aterricé en el mundo. A todo el mundo le llegan malos momentos. Supongo que son necesarios para saborear la otra cara de la moneda. Pero en general tengo que reconocer que mi experiencia vital es de lujo.

Conste que de vez en cuando lo interiorizo y desconecto el modo automático para decirme: ale, chaval, pon una sonrisa en los labios y no seas capullo, que aunque vengan mal dadas puede que no tengas derecho a encabronar a quien se cruce contigo. Y entonces respiro un poco más hondo, cojo aire y ¡zas! llevo la sonrisa a los labios. Un acto gratuito y de un poder que demasiadas veces olvidamos.

Me sucede cuanto entro un un bar, un restaurante o un hotel. Una persona se dirige hacia mí. Joder, ¡qué diferencia! Una sonrisa abre un mundo de posibilidades. Una sonrisa es una invitación directa a mantener un vínculo emocional básico pero tremendamente humano. Sí, cada cual con nuestras miserias, esas que vamos metiendo al saco de la mala hostia y el ceño fruncido. Pero la actitud vital de colocar una sonrisa puede funcionar como el mejor antídoto ante semejante porquería. Y si es placebo me da igual. Necesito un azucarillo de buen rollo y una simple sonrisa me proporciona esa pequeña satisfacción. Sonrío y me sonríen. Y, claro, funciona al revés.

En nuestras mis manos está. Gratis. Cuestión de relajar los músculos faciales, de levantar la mirada. Un simple gesto. Sonreír. Sí, tengo que hacerlo más a menudo. Diréis que a qué viene este tipo ahora con semejante majadería. Vale, pasa página si quieres. Cada cual impregna sus alrededores con el perfume que decide llevar. La sonrisa por delante, sincera y por defecto, es una forma de defenderse de toda esa fuerza oscura que a veces parece dominar nuestras vidas. Sí, no le doy más vueltas. Que cada cual elija. Yo me pongo manos a la obra. Palabrita de niño Jesús. Que tengáis buen día.

Share This Article

Related News

Moverse y su contrario
¿Las casas baratas? Facebook, Google y el progreso
Proxecto Máscaras, paso adelante

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(16) comentarios

  1. Amalio Rey
    11/11/2016 at 08:16

    Asi es. Jodidamente cierto. Nos ponemos a veces majaderos por cosas absurdas. Que suerte tenemos!!!

  2. David Bartolomé
    11/11/2016 at 08:33

    :-D

  3. Jaio
    11/11/2016 at 11:12

    Lo de que somos unos privilegiados es de libro, claro. Pero tú eres un hombre sonriente, en general lo eres siempre. Y eso me gusta mucho de ti. Me encanta saber que ya cuento con un cómplice en esto. No me voy a hacer la chulita de "yo lo vi antes" pero es cierto que ese es mi espíritu desde hace muchísimos años. Y sí, puede sonar naïf eso de "sonríe pase lo que pase" pero es verdad que funciona. Incluso por la calle, cuando llueve, que la gente suele ir mal-encarada, sonrío. Y hay gente que se me queda mirando como pensando "de qué se sonríe esta, igual me conoce". Pero sé por experiencia que, incluso cuando están revueltos los bajos fondos de la motxila que cargamos cada cual, sonreir, tener la actitud en tu cara de una sonrisa, te ayuda a que la motxila pese menos hasta que ordenes los fangos... Y el mundo es mucho más amable con gente sonriente circulando por él. Y ese ha de ser nuestro empeño... hacer un mundo más amable.
    ¡¡¡Gracias por este ratito!!!

    • Julen
      16/11/2016 at 06:41

      De nada, Jaio. A seguir con la actitud, le joda a quien le joda :-)

  4. Venan
    11/11/2016 at 13:54

    El otro día me paró uno de los profesores que imparten clase en nuestra organización y me dice: "Tengo que decirte una cosa, siempre que te veo, vas con una sonrisa, y cuando te diriges a mi, también siempre lo haces con una sonrisa, no sabes cuánto se agradece ir a trabajar a un sitio donde te tratan como una persona y esa sonrisa te invita a trabajar con una disposición diferente".

    Yo también te conozco como Jaio, y aunque a veces tengas que hacer de gruñón por que no renuncias a denunciar y ponerte serio cuando merece la pena, tu persona, tu opinión, tu proximidad son la mejor sonrisa para los que estamos junto a ti. Yo también te concibo sonriendo.

    • Jaio
      12/11/2016 at 09:27

      Zorionak, Venan, porque tú también eres un hombre sonriente!!!

    • Julen
      16/11/2016 at 06:42

      Venan, a ver si vamos mejorando. Yo, por lo menos. Y lo digo... ¡en serio! Jajajajaja

  5. fernand0
    11/11/2016 at 18:07

    Sonreir. Dar las gracias. Decirle a la gente que te alegras de verla. Que sea verdad.

    • Jaio
      12/11/2016 at 09:26

      Cuánta razón llevas, Fer!!! Acostumbro a viajar en autobús a Pamplona, a Donostia, en Bilbo... ¿Sabes lo que hago desde hace un tiempo? Al bajarme, le doy las gracias a la conductora o al conductor... de forma explícita, porque de verdad le agradezco que mientras está trabajando yo puedo leer, pensar o dormitar... Por cierto... ¡¡¡GRACIASMIL, POR TODO!!!

    • Julen
      16/11/2016 at 06:43

      Fernando, un poco de sentido común para hacer la vida más sencilla y agradable, ¿no? Nada más, ni nada menos :-)

  6. Iván
    14/11/2016 at 22:09

    Es bueno la actitud positiva y las sonrisas. Como bien dices, tenemos muchas suerte por haber nacido donde lo hemos hecho. En el 90% del mundo la mayor parte de la gente está jodida y con problemas serios. A veces, creo que es bueno pararse a reflexionar y mirar el mundo con una sonrisa y dejar de preocuparse por gilipolleces. Pues eso, unas risas, pese a la que está cayendo :)

  7. Isabel
    06/12/2016 at 13:26

    :-) :-) :-)

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies