information of medicines

Tuesday, Dec. 6, 2016

EcoSInuestra en lugar de EcoNOmía

Escrito por:

|

13/01/2016


Categorías:

Etiquetas: , ,

EcoSInuestra en lugar de EcoNOmía

#9: differenceSugerente de verdad el texto de Ricardo Antón publicado en el blog de ColaBoraBora: Emprender hacia la EcoSInuestra. Bordea la estrecha frontera que separa lo lógico de lo utópico, la acción de la reflexión, la prisa del sosiego, la ambición de la humildad. En realidad estamos hablando de esa otra economía (o ecosinuestra) que mucha gente creemos que es posible a pesar de que sean tantos los posibles caminos que conducen a Roma. Y quizá no sea tanto la carretera por la que cada cual transita sino saber si, efectivamente, acabaremos llegando a Roma. El problema: que Roma se mueve de sitio todo el tiempo a mayor gloria del ancianito Bauman.

Economía social y solidaria para transformarla en ecosinuestra. Lo bueno es que (casi) toda la ciudadanía de bien de este planeta está de acuerdo en lo que no quiere. Nadie quiere reventar explotado por un sistema que genera monstruosas desigualdades. Y nadie quiere reventar junto al planeta que habitamos. Sí, debe haber un trasfondo de bondad inherente a la naturaleza humana porque al menos aún se soporta a sí misma. Nadie ha sido capaz de cargársela. Por el momento.

Ricardo desgrana un importante número de temas en su texto. Y hay ejemplos vía enlaces para emprender líneas de fuga del texto, aunque casi todos ellos hacia la parte final. Menos mal. ¿Ejemplos? Sí, este es el mejor resumen: hay referencias, hay gente que se lo curra, que lo persigue y lo consigue. Con matices, con sus peros, con sus dudas, con sus fracasos. Sí, pero ahí están. Merece la pena ir haciendo clic en esos enlaces del artículo.

La economía social y solidaria existe. Es una realidad. En el primer mundo parece ser una opción entre más pero en otros lugares parece ser la única opción. Este es un matiz importante. De la necesidad, virtud. Donde hace falta, no hay otra: hay que ayudarse porque nadie lo está haciendo por ti. Aquí en cambio parece que el paradigma imperante es precisamente el que entierra este tipo de propuestas en lo alternativo y marginal. ¿O estamos realmente ante un cambio de ciclo? Las mareas, las candidaturas de unidad ciudadana: ¿lo alternativo al poder? ¿Es el poder lo que hace falta?

Aquí, desde este humilde blogsito, siempre nos hemos reconocido en lo pequeño, en la falta de ambición, en la atomización. Microbios, fragmentos, una realidad en la que sin embargo no se renuncia a la parte de responsabilidad que nos toca pero que hace de esa pequeñez su bandera. Importa la red, el alcance, las conexiones. No queremos reproducir el gigantismo de las modernas corporaciones. Las muchedumbres asustan.

Qué bien que de vez en cuando Ricardo se anime a escribir textos como el que enlazamos aquí. Es un torrente de ideas que resudan por todas partes y que te hacen pensar que sí, que el día merece la pena y que hay mucho por hacer todavía. ¿No te parece?

Bola extra.- Pásate por El Transicionario para leer otras palabras 🙂

Share This Article

Related News

El mundo más amable: 10 años de Fundación Ellacuría
Un propósito personal: sonreír
La cultura “extreme”, sea de lo que sea

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(12) comentarios

  1. Isabel
    14/01/2016 at 12:47

    Que refrescante y que estupendas referencias Julen :-)
    En este mundo tan ubicuo, Roma puede estar en cualquier parte.

    • Julen
      14/01/2016 at 13:00

      Pues sí, incluso se podría ir vía A Coruña :-)

  2. Ricardo_ColaBoraBora
    14/01/2016 at 17:30

    Aupa Julen.
    Me alegro que te haya parecido estimulante y eskerrik asko por ayudar a difundirlo y hacer aportaciones para enriquecer el debate.
    Me gusta mucho esa idea de estrecha frontera, una frontera que se da en muchos aspectos de la vida y que me esfuerzo por ver como puente o membrana (aunque en la realidad aún suelen imponerse el foso y las concertinas). Otra de esas fronteras sobre las que solemos tener disquisiciones es sobre lo pequeño y lo grande, lo individual y lo colectivo, lo micro y lo macro, lo centralizado y lo distribuido... al fin y al cabo,el poder de los microbios era ese, su potencia plural. Igual que la Godzilla Cuidadana de CopyLove, que era un cuerpo formado por una multitud.
    Linux o Wikipedia son posibles porque hay muchas aportando a un común, porque hay comunidad distribuida y organizada. Eso no significa que sólo deba haber un único sistema operativo o un único repositorio enciclopédico. por eso son tan importantes los forks y los index especializados. Quizá una pregunta a hacernos a la hora de situarnos en cada caso a uno u otro lado de la frontera (o explorar otros territorios), sea ver si lo hacemos por razones más ideológicas o prácticas, si es por nuestros miedos y limitaciones o realmente por necesidades detectadas, investigación, etc.
    Justo hoy he leído un articulo de Corral Herrera Gómez en Pikara, que de alguna forma viene al caso. "No eres tú, es la estructura", sobre el poliamor, otra de esas fronteras entre realidad y utopía en la que hay mucho que trabajar para liberarnos y pasar de pantalla. Es muy interesante como plantea vivir la transformación disfrutándolo, sin forzar el ritmo, desde lo individual a la vez que desde o en colectivo, desde lo teórico, lo práctico y lo emocional, desde casuísticas concretas. ¡Muy recomendable! http://www.pikaramagazine.com/2015/09/no-eres-tu-es-la-estructura-desmontando-la-poliamoria-feminista/
    Y si, ciertamente el Transicionario ES_MUY_GRANDE!
    ¡Seguimos en ello!

    • Julen
      21/01/2016 at 08:02

      Yo me creo lo que escribe Coral sobre que "tiene que ser divertido". No es frivolidad pero sí que hace falta un punto de "disfrutar" de ser pequeño, de ir a la contra, de no estar dentro del poder sino de dinamitarlo con inteligencia y sin demasiado ruido... No sé, el modelo de "triunfo" que nos han vendido quizá nos hace daño. ¿El enemigo en casa? Sea como fuera, sin prisa pero sin pausa, cual martillo pilón. Dale y dale.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies