Tuesday, Nov. 13, 2018

Contra el reduccionismo empresarial

Escrito por:

|

30/11/2015


Categorías:

Etiquetas: ,

Contra el reduccionismo empresarial

Citrus tristeza: fruit dwarfingLas empresas están aquí desde hace muchos años. Son una institución que se remonta a siglos atrás. Arie de Geus en su libro La Empresa Viviente ya nos lo explicaba. Entre otras cosas allí exponía casos de empresas que hundían sus raíces a finales del siglo XVI, como el caso de Sumitomo en Japón, o el de la Swedish Company Stora que se remontaba a hace más de 700 años. El discurso del autor es muy claro: las empresas juegan un rol demasiado importante como para menospreciar su papel en la sociedad contemporánea. Todo esto lo comento ante la evidente crisis actual en muchas de nuestras instituciones. La empresa, sobre todo la empresa grande, dominada por la especulación financiera, corre el riesgo de convertirse en un monstruo nocivo para el ser humano.

¿Pueden “ser comunidad” las grandes empresas? se preguntaba Natalia Fernández, de Las Indias, en un estupendo artículo hace unos días. Ella terminaba con un mensaje de esperanza alegando que podrían, quizá algún día, volver a convertirse en “entornos vitales significativos“. Arie de Geus estaría contento. Él ya decía en su libro (pág. 154):

La compañía en sí misma es primariamente una comunidad. Sus propósitos son la longevidad y el desarrollo de su propio potencial. La rentabilidad es un medio para ese fin. Y para producir tanto beneficios como longevidad, se debe tener cuidado con los distintos procesos necesarios para construir una comunidad; definir la pertenencia, establecer valores comunes, reclutar la gente, desarrollar sus capacidades, evaluar su potencial, cumplir con el personal, manejar con extraños y contratistas, y establecer políticas para dejar la empresa elegantemente.

Pero, ¿hasta dónde la realidad niega lo que de Geus nos propone? Si nos levantamos optimistas podemos pensar que todas las iniciativas de responsabilidad social empresarial van en esta línea. Pero si vemos el vaso medio vacío, además de calificar la RSE como pura propaganda, observamos cómo se siguen cometiendo tropelías por doquier: la desigualdad salarial crece, el engaño en algo tan importante como el cuidado del medio ambiente está a la orden del día y el uso de paraísos fiscales es habitual. ¿Quién va a fiarse de una gente así? Por eso escribimos aquello de Fíate tú de las multinacionales.

Demasiadas empresas quedan reducidas a medios para un fin: ganar dinero. Y ojo, porque podemos pensar solo en los accionistas pero no, hay que mirar más alto y pensar también en las personas que allí trabajan. La inmensa mayoría comulgan con el paradigma imperante: es un medio para ganar dinero. En unos casos mucho, muchísimo. En otros lo necesario para susbsistir. La empresa es lo que sirve de puente para llegar a fin de mes. Pero no le pidas más, porque no lo hay.

Ver a la empresa dentro de un contexto global, dentro de un ecosistema con cadenas tróficas, dentro de un ciclo cerrado de materia y de un flujo abierto de energía, no es algo que suceda con frecuencia. La empresa se reduce a una serie de procesos que se pretende optimizar para maximizar el beneficio. Si acaso con un respeto -a regañadientes muchas veces- a la legalidad vigente. La empresa no es comunidad, no se siente sistema conectado a otros sistemas donde lo que importa realmente es el planeta y el bien común. Eso es para otro tipo de organizaciones. Llámalas ONGs o como quieras, pero no empresas.

En un artículo que publicamos aquí ¡a principios de 2007! decíamos:

Peter Senge, en el prólogo al libro de Arie de Geus publicado por Granica, nos recuerda la relación de las empresas con la vida misma. Cita el caso del idioma sueco, donde el término más antiguo para “negocio” es nürings liv, literalmente “alimento para la vida”. Igualmente, comenta Senge que en chino los viejos pictogramas referentes a “negocio” se traducen como “vida”, “vivo”, “sobrevivir”, “nacimiento” o “significado”. Quizá por eso se explica bien su afirmación: “trabajar juntos puede ser en verdad una profunda fuente de significado para la vida“.

Han pasado desde entonces casi nueve años y no me queda nada claro que hayamos progresado. Porque ¿qué es progresar? Dejar atrás a un montón de gente hundida por el sistema, lanzar más gases contaminantes a la atmósfera o perder biodiversidad no parece desde luego progreso. El reduccionismo oprime a la empresa y la reduce a una caricatura de lo que de Geus quisiera que fuera. Los hechos, me temo, no le dan la razón. Disculpad que empiece pesimista la semana.

Share This Article

Related News

El sentido del trabajo para las nuevas generaciones
Peatones contra ciclistas: la trampa
¿Chief Happiness Officer? Jodido, pero contento

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(25) comentarios

  1. Edurne Madina
    30/11/2015 at 09:11

    Parafraseando también a Arie de Gueus, "la capacidad de aprender más rápido que los competidores es la única fuente de ventaja competitiva sostenible".
    En este sentido, otra empresa no sólo es posible, es segura. El propósito básico en toda organización es la propia supervivencia (desarrollo+evolución), la del trabajador, llevarse el pan a casa (euskeraz ere BIZIbidea esaten zaio), ninguno de estos propósitos son menores ni desdeñables. (1 de 2).

  2. Edurne Madina
    30/11/2015 at 09:40

    Pero en su condición de Viviente, la empresa necesita más, no sólo funcionar HOY sino simultanear la supervivencia presente con la producción hoy, de los componentes que necesitara para seguir funcionando mañana, Cuidar la autopoiesis organizacional no es tarea menor. Así, en entornos globalizados, en sectores crecientemente intensivos en conocimiento y con el descarte de la selección natural en marcha, yo veo que el reto de aprender más rápido que los demás, nos aboca a comunidades con un propósito que las dote de diferenciación, inquietudes compartidas, cohesión interna (Wilson señalaba la eusocialidad como clave de la evolucionabilidad) y capacidad de generar vínculos externos que se unan a su propia capacidad. El bien común, aparece como causa y efecto: auto realización profesional, capacidad de emplear personas, riqueza para su entorno, etc... Que hoy no estamos preparados para esto? Pues ya podemos ir espabilando todos, es la única baza que nos queda a los "pequeños", Toca ya un cambio de enfoque, nosotros en A+g, con 20 años de vivencias en gestión empresarial directa, lo hemos bautizado "Bizikiro". (2 de 2). A pelear por ello, Buen lunes!

    • Julen
      09/12/2015 at 07:33

      Edurne, que los dioses te oigan. Yo de vez en cuando reconozco que me levanto con un pesimismo que a lo mejor no es muy sano como actitud existencial, pero mira que la realidad me pone en mi sitio... En positivo: un inmenso margen de mejora. Y eso motiva, ya lo creo.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies