Saturday, Dec. 16, 2017

Un agosto diferente

Escrito por:

|

27/08/2015


Categorías:

Etiquetas:

Un agosto diferente

horizonte

Supongo que “necesitamos” vacaciones. “Necesitamos” viajar. Llega el verano y hay que huir de lo que rodea el trabajo habitual. Sí, hay que moverse. En julio parecía un verano más, con una parte de viaje en bici y otra de turisteo por el norte de Italia. Bonitos planes. Y todo comenzó como tenía que ser.

Pero llegó el final de julio y hubo que dejar de pedalear. Circunstancias hicieron que los planes quedaran en eso, en planes. Y agosto giró en el aire, hizo un escorzo y mostró otro lado hasta entonces desconocido. Visitas al hospital y luego a una residencia. Una persona mayor de la familia a la que había que acompañar. Algo que por edad se supone normal pero que te enfrenta con otro agosto. Y hace pensar. Porque lo que está enfrente es quizá nuestro futuro. Quién sabe.

El caso es que todas estas idas y venidas no han hecho sino matizar esa “necesidad” de la que hablaba al principio. El tiempo obtenido me ha posibilitado leer algunos libros de viajes al mundo en bicicleta. En vez de dar pedales y sentir el aire en la cara, lo he imaginado a través de narraciones. He estado pedaleando con el deseo. Acompañando a Andoni Rodelgo y Alice Goofart primero y luego a Salva Rodríguez después. El primero un viaje en pareja y hasta con niños de por medio. El segundo un viaje de casi diez años por las geografías físicas pero también por las más recónditas del pensamiento humano. Por cierto, enhorabuena ahora que has vuelto a la Granada de la que saliste.

Escribiré sobre estos libros para Iván Marcos. Él es un viajero de verdad. Veía sus actualizaciones de Facebook en Filipinas y me decía: sí, eso es viajar en busca de paraísos. Luego, pegado a la realidad que me está tocando vivir y en buena parte gracias a las ensoñaciones de Salva, he terminado por creer que las “necesidades” las inventamos. Y cuantas más inventas, con más carencias compartirás tu camino.

Ayer pasé la tarde, como otras cuantas este mes, sentado y dando algunos paseos en un parque aquí de Bilbao. A media tarde me tocaba turno en la residencia. Así que mochila a la espalda con un libro a cuestas nos fuimos a dejar pasar tres horas sentados en un banco del parque. Ambiente festivo de Semana Grande. Chavalería animada. Pero también ellas -casi toda chicas- se dieron de bruces contra el destino: se suspendía su concierto por un problema con las ya famosas avispas asiáticas. Creada la necesidad, vete tú a saber cómo después encajaron los lloros y la desilusión. Planes de momento cercenados: las avispas asiáticas no figuraban en el guión.

Lo anterior tiene que ver con la vida misma. Nos marcamos objetivos. Nos lo han grabado a fuego. Da igual a qué rama de la autoayuda te acojas. Da igual de lo que estemos hablando. Tienes que marcarte objetivos, perseguir tus sueños y luchar para conseguirlos. Es la pelea. Es la competición a la que nadie parece que pueda renunciar si quiere ser tenida por una persona de bien. Luego, cuando lo consigue, satisfacción. En cambio cuando la realidad se tuerce, lágrimas y humillación.

Termina agosto y vuelve el trabajo. Cerramos un pequeñísimo paréntesis. Me hace recordar otros paréntesis mucho más profundos de gente amiga. Nada que no sepamos cómo afrontar… cuando llega. La universidad espera. El ciclo se agarra con fuerza a su recursividad. Quedará atrás un agosto de viajes diferentes. Escribe Salva Rodríguez, en Asia. Un viaje de cuento. [La vuelta al mundo en bicicleta]:

Ningún nómada kirguís me ha preguntado: “¿No te sientes solo?”. Ni nadie que haya acampado en un lugar hermoso haría esa pregunta, tan repetida en las ciudades. La belleza de este planeta, sean montañas, selvas o desiertos, es algo que despierta constantes diálogos dentro de quien la contempla, y más allá de las palabras, del discurso mental con uno mismo, sobreviene un vibrante sentimiento de unión con todo alrededor.

————-

Nota.- La fotografía la he tomado del blog El pampa en bici… “el hombre es lo que piensa”, donde aporta la referencia de Coleccionando atardeceres, otro magnífico blog con imágenes fabulosas y de donde es realmente la foto.

Share This Article

Related News

El Hierro: turistas, los justos
19 recuerdos de 19 jornadas de ruta MTB y datos resumen #OlvidadoTransKtb
19- Quintanaentello-Bilbao #OlvidadoTransKtb

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(16) comentarios

  1. Pingback: Livraria Lello. ¿Un espacio idolatrado? | cambiando de tercio

  2. Carlos Fernandez
    28/08/2015 at 13:42

    Yo sin ir más lejos llevo sin vacaciones 4 años. Y lo que hice en 2011 fue conocer 4 días la ciudad de Zaragoza, que me encantó. Desde entonces, ni fines de semana ni escapadas ni vacaciones. Alguno/a pensará que qué vida tan triste, pero yo sigo tan contento. El día que me vaya a un Todo Incluido, porque ya me toca, lo voy a pasar fatal. O no. No sé. ¡Salu2!

  3. Pingback: El viaje en solitario como experiencia de aprendizaje: Salva Rodríguez | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies