Wednesday, Nov. 22, 2017

La diferencia son las personas

Escrito por:

|

20/07/2015


Categorías:

Etiquetas: , ,

La diferencia son las personas

[077/365] Remember to SmileHace poco, preparando la ruta en bici que comienzo este próximo día 22 por Canarias, me sucedió algo curioso. Tenía que encontrar una caja de cartón para embalar la bici en la isla de La Palma, de donde volveré a Bilbao en el vuelo directo que opera a lo largo del verano. Después de varias pesquisas, me enteré de que Correos vende este tipo de cajas para bicicletas. Así que llamé por teléfono a una oficina de Santa Cruz de la Palma para preguntar. Lo que sucedió me dejó encantado.

Me cogió el teléfono un hombre que me dijo que allí en su oficina no tenían, pero creía que quizá en Los Llanos de Aridane, otro pueblo de la isla, sí que hubiera. Le pregunté si tenía a mano el teléfono de aquella oficina para que pudiera llamarles. Pero no. Insistió en que él se encargaba de la gestión. Ya llamaba él, lo preguntaba y si disponían de alguna se encargaba de que la trajeran a Santa Cruz de la Palma. En ese caso me la dejaría reservada para cuando pasara por allí. Me pidió mi número de móvil y me dijo que me llamaría en cuanto lo supiera.

Al cabo de cinco minutos, suena el móvil y ¡estupendo! Efectivamente, tenían cajas de cartón para bicicletas en Los Llanos y se encargaba de localizarme una y traerla hasta su oficina de correos en Santa Cruz de la Palma. Mil gracias. Un detalle darse cuenta de que una simple gestión así dice mucho de la profesionalidad de quien te atiende. Por cierto, debo decir que mientras estábamos conversando por teléfono, se nos cortó la llamada. Pues bien, no me había dado tiempo a marcar de nuevo cuando él mismo me la estaba ya devolviendo diciéndome que disculpara, que se había cortado la comunicación.

Ya veis, hablo de Correos, de un servicio mil veces puesto en la picota, candidato seguro de privatización y que compite con gigantes de la paquetería. Y allí estaba un empleado del que solo sé su nombre, Ezequiel. Una persona como otra cualquiera, que podría contestar tan bien como mal, que podría darme un teléfono y cumplir sin más. Pero no, no se quedó ahí. Superó de largo mis expectativas.

Quizá su actitud fue lo que me sorprendió, comparada con la mala atención tan generalizada hoy en día. No sé si este hombre habrá pasado por algún curso o si es que le sale de dentro. En realidad fue un detalle muy sencillo. Pero lo a gusto que me dejó comprobar que sí, que hay personas detrás de las organizaciones, no hay forma de pagarlo. Supone recuperar la confianza y darse cuenta de eso tan evidente y que a veces queda sepultado por complejos sistemas burocráticos: las personas son lo que cuentan. La otra lectura, la de pensar por qué me sorprende tanto, nos lleva a otra conclusión más pesimista. Pero esa, hoy al menos, la dejamos a un lado. Mil gracias, Ezequiel.

Share This Article

Related News

Juezas y jueces, independientes por la gracia de Dios
Aquí uno de la mayoría silenciosa
“Libros, bicicletas y datos”, artículo en la revista Texturas

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(42) comentarios

  1. amalio rey
    20/07/2015 at 14:29

    Asi es y bien contado. Pero fijate, igual en Correos importa menos la eficiencia que en muchas empresas que conocemos, donde tomarse ese trabajo "extra" seria mal visto y desanconsejado. En el mundo funcionarial, paradojicamente, hay cierto margen para que estos "talentos" se salgan con la suya, para bien de sus usuarios.

    • Julen
      20/07/2015 at 15:04

      Pues no se me había ocurrido pero va a ser que sí... o que lo mismo le echan por supuesta improductividad: en vez de echar cartas, atender a un ciudadano ;-)

  2. Txetxu Barandiaran
    20/07/2015 at 17:15

    Lo pequeño y cotidiano sigue siendo hermoso ;-)

    Disfruta!

  3. Pingback: De Bilbao a las puertas del Parque Nacional del Teide | Consultoría artesana en red

  4. Pingback: Empresas resilientes, empresas abiertas

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies