Saturday, Dec. 16, 2017

El capitalismo artístico, paradoja de nuestro tiempo

La estetización del mundoEste largo fin de semana del Primero de Mayo lo hemos dedicado, entre otras cosas, a devorar el último libro publicado en castellano por Gilles Lipovetsky y Jean Serroy: La estetización del mundo. Subtitulado Vivir en la época del capitalismo artístico, presenta una sociedad contemporánea taladrada por contradicciones y paradojas provenientes de la omnipresencia de lo estético en la comercialización de todo lo que nos rodea, que es la esencia del capitalismo global en que vivimos.

La tesis de los autores es que vivimos inmersos en la era del capitalismo artístico, caracterizado por “peso creciente de los mercados de la sensibilidad y del proceso diseñador, por un trabajo sistemático de estilización de los bienes y lugares comerciales, de integración generalizada del arte, del look y de la sensibilidad afectiva en el universo consumista”. En cierta forma se trata de una superación de lo que Luc Boltansky y Ève Chiapello nos propusieron en El nuevo espíritu del capitalismo.

Probablemente le dedicaré más de un post a comentar algunas ideas del libro, pero de momento dejo aquí una cita que ejemplariza esa paradoja a la que nos vemos abocados. Por cierto, el libro me parece muy útil para quienes quieran disponer de una visión amplia sobre la forma en que hoy (hiper)consumimos. La marca, la imagen, la experiencia, lo sensorial; todo este universo recibe un buen repaso por parte de los autores. Lo ubican en las dinámicas hipermodernas de individualización y culto a la persona que somos.

Consumimos cada vez más belleza pero nuestra vida no es más bella: ahí radica el éxito y el fracaso profundo del capitalismo artístico. […]
Cuanto más se infiltra el arte en la cotidianidad y en la economía, menos cargado está de altos valores espirituales: cuanto más se generaliza la dimensión estética, más aparece como una simple ocupación de la vida, un accesorio sin más finalidad que animar, decorar, sensualizar la vida corriente: el triunfo de lo inútil y lo superfluo.[…]
Henos, pues, en la época de la desabsolutización del arte, tanto de sus misiones como de su experiencia vivida.

Share This Article

Related News

Industria 4.0: ¿qué mejora supone para las personas?
Nos vemos en una edición muy especial de #GetxoBlog
La lógica de las 5S: menos es más

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(28) comentarios

  1. Amalio Rey
    04/05/2015 at 14:15

    Genial referencia, Julen. Es una paradoja que vengo rumiando hace tiempo: "consumimos cada vez mas belleza, pero nuestra vida no es tan bella". Da en el clavo, y es curioso xq hay mucho pseudo progresismo que se pierde bastante en ese tipo de belleza embaucadora y fragil. Pongo este libro en mi cola de "a taladrar". Gracias por la referencia

  2. Juanjo Brizuela
    05/05/2015 at 07:18

    hhuuuumm… me interesa mucho…
    ¿es problema del arte? ¿de la sociedad? ¿del arte convertido en criterio de consumo?

  3. Pingback: equiliqua » Enseñar a comportarse

  4. Pingback: Cuando la productividad no es la (única) respuesta | Consultoría artesana en red

  5. Pingback: El arte y la estética, compañeros de viaje del turismo y el consumo | Consultoría artesana en red

  6. Pingback: Capitalismo consciente, pero consciente ¿de qué? | Consultoría artesana en red

  7. Pingback: La causa solidaria, ese oscuro cajón de sastre | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies