Sunday, Jul. 22, 2018

Uber y su poder oculto: los datos

Uber y su poder oculto: los datos

Taxi OmotesandoMuy interesante, como siempre, el artículo que firma Evgeny Morozov en El País titulado La ofensiva de Uber. Apunta, cómo no, a uno de los ejes fundamentales de la moderna competitividad: los datos. Porque según parece, en la medida en que Uber gana cuota de mercado y el número de usuarios crece, resulta que esta compañía dispone de información sobre cómo se mueve la gente por una ciudad. Y eso son datos útiles para los gestores públicos y para cualquier otra entidad que quiera organizar servicios de transporte urbanos.

Sin embargo, Evgeny plantea dos cuestiones de fondo a mi juicio muy relevantes:

  1. ¿A quién pertenecen esos datos? Una cosa es que Uber los conozca porque sus usuarios se dan de alta de acuerdo con sus requerimientos, pero ¿quiere eso decir que puede venderlos o cederlos?
  2. El modelo de Uber se basa en la primacía del vehículo como medio de transporte. Quizá interesara más el acceso a información no solo de qué vehículos “particulares” adscritos a Uber se pueden utilizar para desplazarse, sino qué otras opciones, incluyendo transporte público ad hoc podrían organizarse.

En el fondo es la vieja historia de siempre: dame datos en tiempo real y entonces me podré olvidar de sistemas rígidos prefijados de transporte. Lo lógico sería un Just-In-Time capaz de responder a la demanda allí donde haga falta, en la cantidad necesaria y con los recursos más adecuados. ¿Ciencia ficción si hablamos de movilidad en una ciudad? Espero que más pronto que tarde podamos ver soluciones a medida. Es un reto de planificación de recursos, ni más ni menos. Solo se necesitan buenos datos de partida.

Aplicando una genial táctica comercial, Uber ha ofrecido también a la ciudad de Boston –antes enemiga acérrima- acceso a los valiosísimos datos anonimizados de sus trayectos, todo ello con la esperanza de aliviar los problemas de tráfico y mejorar la planificación urbana. Además, por pura coincidencia, claro está, el estado de Massachusetts, donde está Boston, acaba de reconocer legalmente las plataformas para compartir coche como método de transporte, levantando así una de las principales barreras que Uber tenía ante sí.

A mí particularmente cada vez me gusta menos la propuesta de Uber. Reconozco que no estoy puesto en los detalles pero solo faltaba que ahora se conviertan en la piedra angular sobre la que hacer pivotar el transporte público de una ciudad. De momento, esa idea de comerciar con los datos es típica de los nuevos negocios. Disponen de la materia prima y la venderán al mejor postor. La misma idea que mueve -simplificando mucho, claro está- a Facebook: no pagamos por usar sus servicios, no somos su cliente, somos su producto.

Más interesantes, por lo que comenta Evgeny, son apuestas como Kutsuplus, una alternativa para solicitar la solución de movilidad más adecuada y que funciona, según comenta, en Helsinki. Claro que allí seguro que tienen la presión, al menos en buena parte del año, de que no puedes pasar mucho tiempo a la intemperie esperando que llegue un autobús, un taxi o lo que sea. Servicio rápido o peligro de congelación 🙂

Share This Article

Related News

Por una humanización del dato
De falsos autónomos y buscarse la vida
Limpieza, Japón y el fútbol del mundial

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(29) comentarios

  1. Amalio Rey
    02/03/2015 at 14:56

    Mozorov, el cañero :-)
    Esto de los datos creo que va a ser inevitable. Si es un negocio, se monetiza todo, y Uber es un negocio de cabo a rabo. Si tu y yo fueramos Uber, lo mas probable que hicieramos lo mismo. Ten en cuenta que Uber tiene enemigos potentes, esta en estado de guerra, y sabe que tiene que ser un negocio rentable/sostenible para aguantar tanta presion. Por eso va a aprovechar todas las fuentes de rentabilidad posibles. El test del algodon vendra de los usuarios. Recuerda que muchos estan dispuestos a ceder privacidad a cambio de comodidad y personalizacion

  2. Pingback: Máster Marketing Digital » Blog Archive » SOLOMO, como no podía ser de otra forma

  3. Pingback: “Sharing economy”: Una ideología económica tras el colaboracionismo - Marc Martí

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies