information of medicines

Sunday, Mar. 26, 2017

O es ya o no es: ¿quién fabricó el monstruo?

Escrito por:

|

27/10/2014


Categorías:

Etiquetas: , , ,

O es ya o no es: ¿quién fabricó el monstruo?

Limite di velocità - Speed limitLo leo cada vez que cae en mis manos material sobre cómo trabajar en Internet hoy en día. Sea lo que sea, es para ya. Bueno, mejor, para ayer. Hoy ya estás llegando tarde. Así que no queda otra si quieres ser alguien en este ensordecedor escenario en el que vivimos. Coge tu megáfono y grítalo a los cuatro vientos: ¡No hay demora, tú te lo mereces, te contestamos de inmediato! Y dicho lo cual, feliz, crees que has hecho lo correcto. Claro, no tenías elección. Luego, a sufrir como un condenado tratando de cumplir lo que dijiste al sentir la pistola apuntando sobre tu cabeza.

Ya, que exagero. Me temo que no. Alguien comenzó a apretar el acelerador y parece que el pedal se ha quedado bloqueado. Sí, pisado a fondo. No hay opción alternativa. No hay tiempo para pensar. La cultura de la urgencia funciona en todas partes. Es sinónimo de buen servicio y es sinónimo de perversión. Paradoja servida. Acostumbrar a la inmediatez de la recompensa. Peligroso, ¿no?

En este mundo siempre han existido las demoras. En teoría de sistemas son fundamentales para romper círculos viciosos. Si actuamos demasiado rápido entramos en una espiral que no conduce a comprender las dinámicas de fondo. Si no tengo paciencia para que el agua de la ducha se caliente es muy probable que sobreactúe. Ya nos lo explicó Peter Senge en La Quinta Disciplina. Bien sencillo: círculos virtuosos y círculos viciosos que generan bucles de realimentación. Adiós al control. ¿De veras no podemos convivir con la demora?

Las cosas suceden ya o no suceden. La información pegada a los sucesos no admite espera. Si consigues ser la primera, tu voz ganará ante la competencia. Si ocurre, tienes que estar ahí. Si quieres que te escuchen no puedes dejar pasar la oportunidad. Llevas encima la tecnología. No tendrás excusa. Pudiste hacerlo rápido. Si no lo hiciste, perderás.

Me envías un correo y esperas que lo conteste rápido. Me citas en Twitter y seré un maleducado si no te hago caso. Lo mismo en cualquier otra red social. Esperas que mi comportamiento se produzca de acuerdo a los estándares del tiempo comprimido en que vivimos. Y cuando lo hago, cuando te quedas a gusto porque te he respondido, entonces es cuando sé que estoy alimentando al monstruo en que te estás convirtiendo.

Share This Article

Related News

Tras 12 años, dejamos este blog (casi) en barbecho
El RACE quiere evitar las muertes que provocamos los ciclistas
Cinco momentos estelares de viralidad viejuna

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(7) comentarios

  1. Leire Gandarias
    27/10/2014 at 12:29

    ...pero en la montaña, sólo, lleno de silencio te (re)encuentras y sabes que el sentido ultimo de la vida es vivir y eso te basta y bajas la montaña a tu ritmo, con una enorme y monstruosa sonrisa...

    • Julen
      27/10/2014 at 19:06

      Me alegro de que pensemos así :-)

  2. David Sánchez
    28/10/2014 at 08:12

    Me ha gustado mucho el post. En mi caso he podido poner en práctica eso de bajarle el ritmo a la inmediatez y mírame, sigo vivo... y muy agustito ;-)

    Por poner el cascabel al gato, o tratar de ponerlo, creo que al monstruo lo hemos creado entre todo, no sabiebdo decir "No" y no sabiendo aceptar un "No" cuando nos lo han dicho

    Un saludo

  3. Charlipap
    28/10/2014 at 09:52

    Mi más sincero agradecimiento por esta entrada que comparto plénamente. No se puede expresar mejor, ni mas claro. Algunos estamos empezando a estar hasta arriba de esta nueva cultura. Gracias.

  4. Pingback: Actitud digital positiva | Consultoría artesana en red

  5. Pingback: La inmediatez mató a la estrella de la planificación | Consultoría artesana en red

  6. Pingback: La inmediatez mató a la estrella de la planificación | Distrito Emprendedores

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies