Tuesday, Nov. 13, 2018

The Start-up of You, tú eres tu producto, fin de trayecto

The Start-up of You, tú eres tu producto, fin de trayecto

He estado leyendo las frases lapidarias con las que Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn, y Ben Casnocha nos alientan respecto a la nueva relación entre trabajador y empresa en los tiempos actuales. Viene a cuento de lo que supongo es un best seller de esos imprescindibles para comprender la cosa que hoy en día es el trabajo: The Start-up of You. Y la presentación de la que hablo la puedes repasar en esta reseña de Business Insider.

the-startup-of-you-reid-hoffmann

Hablan estos dos autores de la necesidad de un vínculo renovado entre trabajador(a) y empresa. Todo tiene que ver con que cada parte debe resituarse en un mercado que ya no es el que era. Se habla de confianza mutua, de misión, de sentido ético, de dos partes que se necesitan, de arengas militares y de sentido del compromiso. Pero me temo que la arenga llega demasiado tarde. En un mundo en el que al trabajador le han dicho que se salve si puede no queda mucho terreno para la mensajería de buenas intenciones.

La realidad es que el vínculo de la empresa con su gente llega hasta el siguiente análisis mensual de la cuenta de resultados. Si dice que los números no salen comenzará el recuento de personas recursos humanos prescindibles. Esto es todo, amigos. La confianza, el vínculo o la fe son para religiones de otros tiempos. Aquí y ahora eres materia prima a procesar. Entras por una parte del negocio y sales por otra. Si las cosas van bien, eres talento a conservar; si van mal, desecho a triturar, basura que depositar en el contenedor marrón de personas expulsadas del sistema.

¿Y acaso otra forma es posible? Por supuesto que sí, que encontraremos casos en la periferia. Pero el estándar es el estándar. Y viene aderezado con altas dosis de frases lapidarias, de esas que puedes encontrar en la presentación de Hoffman y Casnocha:

  • Competition can come from everywhere. An the world continues to change at a ralentless pace.
  • If you’re graduating, you may feel anxious. I want you to know that’s OK. But uncertainty you feel right now about your future -it won’t ever go away.
  • Many people want your dream job. For anything desireable, there’s competition.
  • The most succesful professionals learn to take intelligent risks.

Hay decenas de frases que sirven para caracterizar la realidad actual… y para aconsejarte por qué debes usar LinkedIn, claro está. Blanco sobre negro. Business is business. Diáfano, claro, directo. No puedes meter la cabeza bajo tierra. Tú eres responsable de lo que eres, de tu red profesional, de tu competitividad personal. No lo olvides: compites. Con(tra) tu empresa. Tenemos que leer a Richard Sennett para entender que los daños colaterales de todo esto provocan una pérdida de valor global en la sociedad que construimos. La empresa no será ya nunca más el eje vertebrador de nuestras vidas.

Sí, cada vez que leo mensajes de estos convertidos en best seller se me pone la carne de gallina. The Star-up of You. ¡Qué gran título para definir los tiempos contemporáneos! Coge tu vida y startuptízala, haz de ella el sentido de tu vida. Tú eres tu proyecto. Tú eres tu mercancía. Constrúyete en tanto que valor para el mercado. Terrible mensaje.

Sí, parecería que me he levantado pesimista otra vez.

Share This Article

Related News

El sentido del trabajo para las nuevas generaciones
Peatones contra ciclistas: la trampa
¿Chief Happiness Officer? Jodido, pero contento

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(29) comentarios

  1. Elena
    15/07/2014 at 15:05

    Julen, das en el clavo: todo vale, no hay valores comunes, esto es la selva!!!
    y quien se beneficia de todo esto? los mismos de siempre.

  2. Alfonso Vázquez
    15/07/2014 at 21:59

    Pues sí, Julen, la cruda realidad pinta mal: Todo convertido en "mercancía", todo con sus "equivalencias", que no es nuevo (ya lo advertía Nietsche), pero que ahora se universaliza, se convierte en el "infierno de lo igual", que dice Han.
    Y lo que me preocupa es que tantas personas, supuestamente progresistas, deseosas de una nueva realidad, sigan lanzando proclamas entusiastas, sustentadas en frasecitas presuntamente ingeniosas (siempre sacadas de contexto, por supuesto) en FB y similares, además, claro, de respetadas instituciones públicas y centros como Innobasque, enalteciendo y animando a unirse a esta siniestra degradación, no sólo del trabajador/productor, sino del ser, como el perfil del "hombre del futuro".
    Bueno, como a ti, nos quedan los "viejos" del futuro, los Sennett, los Bauman, los Deleuze... y tal vez gente como Han, para orientarnos hacia la construcción de un futuro diferente.
    Gracias, Julen

    • Julen
      16/07/2014 at 07:08

      Esto va disparado, Alfonso. Se ha encumbrado, como dices, al "hombre del futuro", ese engendro pleno de conciencia respecto a su valor como mercancía. Sus acciones deben encaminarse a que valga más y más. Bufff, a ver cómo se desmonta este tinglado porque ya forma parte del imaginario colectivo, me temo.

  3. Iñaki Ortiz
    15/07/2014 at 22:47

    Frente a estas teorías que degradan lo humano a la categoría de mercancía, cada vez me parecen más razonables las propuestas del decrecimiento. Trabajar lo que hace falta para satisfacer las necesidades materiales, que debería ser cada vez menos en un mundo tan automatizado, y disponer de tiempo para uno mismo, la familia, los amigos y la vida comunitaria. Cuestión de recuperar el sentido de la economía de satisfacer las necesidades, en lugar de acumular y especular.

    • Julen
      16/07/2014 at 07:06

      Pues sí, Iñaki, esa es una vía: jugar no con la expansión constante y el crecimiento como referencia sino con algo mucho más humilde y cercano. Ahí nos encontramos :-)

  4. Pingback: Emprender en primera persona del plural | Consultoría artesana en red

  5. Pingback: Emprender en primera persona del plural » Vallebro Comunicación

  6. Pingback: Empleo de usar y tirar | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies