Tuesday, Nov. 13, 2018

Música en YouTube: cuando la remezcla da de comer al original

Música en YouTube: cuando la remezcla da de comer al original

Youtube GenerationTremendo constatar el dato que comparte Jaime Novoa en Genbeta a través de su artículo Los vídeos musicales creados por los usuarios son más rentables que los oficiales. Así de simple. Resulta que a la gente le engancha tanto o más que la producción “oficial”, la producción amateur. Someter el vídeo a escarnio público tiene estas cosas: se puede viralizar mucho más su difusión. El “ejército” de anónimos (o no tanto) que se ponen manos a la obra con la remezcla acaba dando sus frutos: el original se promociona y aumentan los ingresos. Tomen nota los puristas del original y quienes cierran el camino a la remezcla.

Claro que estamos hablando de YouTube, eso que podríamos definir como una cultura y una manera de entender el conocimiento o simplemente como una diversión. Da igual cómo lo queramos etiquetar. El caso es que es la forma “por defecto” a través de la cual mucha gente joven aprehende el mundo. ¿Hay algo que buscar o de lo que estar al día? Pues vamos a YouTube a ver qué encontramos. Las búsquedas reducidas a lo que me devuelve YouTube, toda una evidencia de cómo este mundo se mueve, para lo malo y para lo bueno.

Como nos apunta Jaime en el artículo:

Pero en YouTube conviven vídeos de música muy diferentes. Desde los oficiales que suben los propios artistas y discográficas hasta otros creados por los usuarios, que suelen ser remixes o mashups. Pues bien, según la IFPI (International Federation of the Phonographic Industry) y YouTube, estos últimos vídeos generan más ingresos por publicidad que los oficiales.

Las cosas como son. Dejar que la gente se apropie de un contenido y lo remezcle, cuando el modelo de negocio ha sido bien diseñado, provoca ingresos por publicidad mayores que los que generan los originales. Curiosamente esto, por supuesto, no impide que la visión que el sistema tiene del asunto del copyright se modifique. Plácido Domingo, como presidente de la IFPI lo deja claro en el breve prólogo del informe que se cita en el artículo:

This is the message I try to convey when I travel the world and talk to senior politicians.
Copyright provides the basis of the modern digital music marketplace. Confidence in copyright enables rights holders to license exciting new services that music fans love.

Da igual que la realidad indique, como recoge el informe, un constante crecimiento de los ingresos que vienen de lo digital desde 2008 hasta 2013 y que suponga ya el 39% del total. El caso es seguir con las mismas reglas del juego. Acabarán como los disonaurios a este paso. Lo digital transforma el modelo de negocio. YouTube, en este sentido, es un transformador del modelo de negocio:

YouTube, the most used music service in the world, is now licensed and monetised in virtually every country with twelve markets added in 2013, including Sweden, South Korea and Chile. YouTube is the biggest single access point to music for consumers internationally, with one billion users worldwide.

Entonces, ¿seguimos como siempre, como si nada hubiera cambiado? Si estás entre quienes se interesan por ver cómo lo digital transforma un sector, el Digital Music Report 2014 de la IFPI que ha citado Jaime Novoa en el artículo es una muy buena referencia. Te lo recomiendo.

Share This Article

Related News

El sentido del trabajo para las nuevas generaciones
Peatones contra ciclistas: la trampa
¿Chief Happiness Officer? Jodido, pero contento

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(10) comentarios

  1. Gari Araolaza
    25/03/2014 at 07:03

    Estoy de acuerdo en todo lo que escribes en esta entrada, pero la realidad es más amplia.

    Es cierto que la parte de ingresos digitales tiene mas importancia en el total, pero es que el total es mucho menor.

    Yo tenía esperanzas en queel reparto de royalties sería más justo que el tradicional de la SGAE, al basarse en datos reales, pero la realidad es que el artista medio recibe una miseria de sus canciones en Youtube, además disminuída por intermediarios (aquí también) y aprobetxategis que juntan catálogo de cientos de artistas pequeños y con eso consiguen los ingresos.

    Al artista medio ni siquiera le compensa empezar a resolver la injusticia porque al final, con todos los derechos aclarados segurirá percibiendo una limosna.

    • Julen
      25/03/2014 at 09:02

      Conste, Gari, que había estado pensando recopilar datos porque he leído en varias ocasiones lo que comentas. Pasa lo mismo con plataformas de películas como Filmin, que conozco un poco más de cerca. Hay que mirar por detrás del dato general -que sí que representa una diferente manera de entender de dónde vienen los ingresos- para hilar más fino. Gracias por el apunte.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies