Wednesday, Apr. 23, 2014

Mis mejores deseos: dopamina para 2014

Escrito por:

|

21/12/2013


Categorías:

Etiquetas:

Mis mejores deseos: dopamina para 2014

Un año pasa deprisa. Quizá más deprisa a medida que vas cumpliendo más y más años. Vaya misterio. Cualquier sabe por qué. Pero el caso es que 2013 agoniza y enseguida le daremos sepultura. Por eso prefiero hablar de 2014.

Un año diferente. Por nuevo, por ilusión. ¿Qué se atisba? No lo sé, pero será otra oportunidad para aprovecharla. Tenemos tiempo y hay que ponerse de acuerdo con él. Hay muchas formas de disfrutarlo, incluso dejando que pase. Llévate bien con él, por favor. No merece la pena reñir.

Un año mejor. Casi todo el mundo está de acuerdo en que 2013 se ha enfadado. Los humanos somos así de vez en cuando. Está feo decirlo, pero puede que lo merezcamos. El pozo en que hemos caído evidencia nuestra vulnerabilidad. Pero se trata de mirar a 2014. Qué suerte, será mejor. No hay duda.

Un año para ensoñarse. No hace falta pisar todo el tiempo esta cruda realidad. Somos humanos y podemos soñar. Podemos salir de aquí y viajar. Podemos disfrutar entre cuatro paredes. Alguien acertó al dotarnos de esta cualidad. Las baterías que mueven nuestras vidas también se recargan a base de sueños.

Un año para pelear. Cada cual en su ámbito. Pelear para que tu gente no pase apuros. Pelear por tu causa y por las causas de los demás. Pelear con tu voz y tus argumentos. Pelear con la solidaridad y con sumas que multiplican. Pelear sin armas. Pelear contra su violencia.

Un año íntimo. Pleno de rincones y susurros. Un año para recogerse y callar. Un año con más silencio, con más escucha. Tiempo para no producir, tiempo para cuidar y tiempo para cuidarnos.

Un año pedaleando. Porque los caminos de la dopamina son muchos y variados. Deja que te guíe, no te dé vergüenza. Sonríe. Ríe.

Todos los años terminan. Y otros comienzan. Estar ahí en ese tránsito y poder atestiguar que sucede de nuevo es ya un buen regalo. No le pidamos mucho más. Un año diferente, mejor, para ensoñarse, para pelear, íntimo. Incluso pedaleando. O como tú más lo disfrutes. Mis mejores deseos. En lo que pueda echar un cable, para eso estamos :-)

Dopamina en 2014

Share This Article

Related News

La puta valla del fracaso
FLOK Society, el gran proyecto de conocimiento abierto de Ecuador
Uruguay, su competitividad como país y su peculiar presidente

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.