Sunday, Jul. 22, 2018

Blogueo porque me encanta hacerlo, ¿y por qué trabajo?

Escrito por:

|

11/09/2013


Categorías:

Etiquetas: , ,

Blogueo porque me encanta hacerlo, ¿y por qué trabajo?

Simple Walk Day 244 of 365Sí, ya hace tiempo empezamos con esto. A finales de marzo de 2005 publiqué el primer post. Quizá por eso, por viejuno, me ha encantado leer Falsa mística bloguera, artículo al que llego a través de la referencia que hace de él Fernando Tricas. Lo recomiendo de veras. Mira tú por dónde acabo de descubrir otro blog que tiene una pinta estupendísima… y yo sin enterarme. Disculpas.

Disfrutar tu blog puede significar echarle mil horas, sufrir como un perro escribiendo los posts, quitarte horas de dormir para documentarte o buscar información o dejar una entrada perfecta…pero TE ENCANTA HACERLO. No hay necesidad de venderlo como una tarea de titanes, como algo complejo y esforzado, algo sacrificado y trabajoso para que sea valorado.

Esta es más o menos la reflexión que quiero compartir. Bloguear tiene que ver con que te guste hacerlo, así de simple. Vale, que puede ser útil para tu reputación profesional, para aparecer como alguien que parece que sabe de algunas cosas, de acuerdo. Pero, en el fondo, todo se resume en ese párrafo que he copiado del artículo de Ana Ribera. Dejémonos de historias, hay quienes tenemos un blog que nos encanta escribir… en él.

Y derivado de lo anterior, ¿se puede aplicar eso al trabajo? ¿Trabajamos porque nos encanta trabajar? Habrá tantos matices en las respuestas como personas se pongan a contestar. El lugar que asignamos al trabajo en nuestras vidas depende de muchos factores. No es un valor absoluto. Quien no tiene empleo lo coloca como referencia fundamental, quien tiene ambición lo usa como medio para su fin particular, quienes comparten una cooperativa pequeña quizá descubren que supone un vínculo muy importante en sus vidas. Muchas respuestas como para encontrar un punto común. ¿Aceptamos la diversidad?

Ana Ribera maneja la dualidad del profesionalismo en el blog frente al placer de bloguear. Con algunos matices es lo que hace ya mucho tiempo trataba yo de distinguir cuando escribía Blogger profesional o profesional con blog: ¿homo blogger? Claro que cuando algo te gusta mucho mucho, cuando algo te encanta… ¿es buena idea convertirlo en tu profesión? Mis dudas, mis eternas dudas.

En fin, solo quería compartir esta sencilla reflexión a la que he llegado gracias a Fernando Tricas.  Me ha alegrado la mañana.

Share This Article

Related News

Por una humanización del dato
De falsos autónomos y buscarse la vida
Limpieza, Japón y el fútbol del mundial

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(6) comentarios

  1. molinos
    11/09/2013 at 13:34

    Muchísimas gracias por citarme en tu blog y me encanta que te haya gustado mi post sobre la "Falsa mística bloguera".

    Gracias y un placer conocerte.

    • Julen
      11/09/2013 at 14:21

      Pues sí, Ana. Ha sido verte citado en el blog de Fernando Tricas, comenzar a leer y decirme... Jesús, qué razón tiene esta mujer en lo que dice. Así que, nada, a disfrutar, que según parece solo pasamos por aquí una vez. Prometo leerte a partir de ahora.

  2. Amalio Rey
    11/09/2013 at 13:56

    Mil gracias, Julen, por la pista del post, y tambien del blog/bloguera que no conocía. Menudo descubrimiento el de Ana Ribera. Me encanta como escribe, y los argumentos que utiliza para desmontar la "falsa mistica bloguera". Directo a mi Delicious, y me lo quedo como "lectura obligada" para todo aquel que me pregunte lo que significa tener un blog. Un saludo :-)

    • Julen
      11/09/2013 at 14:21

      Sí, a mí también me ha encantado. Habrá que agradecer a Fernando Tricas, que siempre anda detrás de buenas pistas en esto de bloguear :-)

  3. Isabel
    12/09/2013 at 06:53

    Me quedo con profesional con blog, sobre todo tal y como lo explica Ana en su post. Como decía José Luis Sanpedro, y tu recordabas no hace mucho, “escribir es vivir”.

    Sobre lo del derecho al olvido, es una de esas cualidades humanas, como la de relativizar o contextualizar, que las máquinas no van a hacer por nosotros. Puede ser un gran problema, sin duda pero me pregunto de qué sirve vivir tan pendiente de la vida de los demás en lugar de vivir y disfrutar la propia. Son temas complejos, me ocurre algo similar, las eternas dudas…

    Un abrazo.

    • Julen
      18/09/2013 at 05:37

      La "curiosidad" por la vida ajena nos la han metido por los ojos a través de los formatos de reality que se han puesto tan de moda. Es todo un género que parece transversal a la sociedad en que vivimos...

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies